Los entretelones fueron menos aburridos

Esta vez no hubo masas en las calles tratando de ver el paso del Presidente (salvo quienes viven entre Palacio y el Congreso) pues las vallas y los piquetes policiales restringieron el ingreso al damero de Pizarro. El discurso presidencial tocó muchos temas, pero tan sutilmente y sin propuestas de solución que al final quedó la imagen de una enumeración de supuestos éxitos, más promesas y suaves golpes de pecho. El Te Deum y el Mensaje Presidencial fueron el centro, pero nuevamente los entretelones en el Parlamento, la Catedral y –en especial– las calles fueron más disipadores del sopor que oír tanto “logro” del gobierno.

Por Diario La Primera | 29 jul 2008 |    
Los entretelones fueron menos aburridos
Los momentos previos en las calles limeñas, antes y luego del interminable discurso presidencial y la enumeración de los “logros” de su gobierno.

Más datos

(1) Como pidiendo apoyo divino para que el mensaje pueda convencer aunque sea a algunos peruanos. Arriba no lo oyeron.

(2) Una bolsa causó miedo.

(3) Reportero de ambiente de Canal 2.

(4) Unas hojitas de coca para el cansancio.

(5) Sin público. El Presidente no quiso bajar ni la luna del vehiculo.

(6) Haciendo tiempo. La demora al iniciar el discurso fue aprovechada.

(7) La familia Velásquez recibió regalo por 28.

(8) Se le adormeció. Rascadita ministerial causó gracia.

(9) Lo más colorido de la jornada.

A pesar que el premier Del Castillo destacaba como uno de los éxitos recuperar la puntualidad y dejar la “hora peruana” de lado, el discurso empezó con casi media hora de retraso. Dentro del Congreso se apreciaban parlamentarios con aburrimiento marcado, alguno (como la parlamentaria Sumire) buscaba despejarse chacchando hoja de coca, otros se acomodaban de un modo y otro. En las calles, una bolsa en lo alto de un poste en la Plaza de Armas fue el detalle que faltaba para generar unos minutos de tensión ante la sospecha de un atentado. Aunque un real atentado a la visión fue ver un singular reportero “drag queen” buscando –y logrando– la atención general. El colorido personaje de plumas, representando al programa “Enemigos íntimos” de Canal 2, hizo su propio show. No llegó a la plaza.

Mientras que durante el mensaje el Mandatario hacía exhortaciones para que los peruanos mejoren su alma, eleven el espíritu y que nadie se “bestialice por el alcoholismo”, en las tribunas más de uno trataba de no ser “ampayado” por cámaras en situación de sueño producto de oír tantos triunfos estatales…

“Todos somos el Estado, que nadie se justifique diciendo que viola porque lo violaron o pega porque le pegaron. ¡No!. Así no se podrá tener crecimiento material”, exclamaba el Presidente, reafirmando la percepción nacional de un mensaje “optimista” sin propuestas de solución ante tantos problemas menos espirituales en el país como inflación, represión social y entreguismo de tierras en beneficio de transnacionales.

Celebraciones patrias lejanas
A la par que García Pérez daba su discurso presidencial, miles de peruanos radicados en el extranjero celebraron la fiesta nacional. Por ejemplo, la colonia de connacionales que vive en Santiago de Chile celebró una misa en la Basílica Catedral de Santiago, así como con una feria donde expusieron y vendieron comida y productos nacionales. Con el paso de los años las celebraciones peruanas en Chile han dejado de ser un brindis a puerta cerrada en el consulado, para dar lugar a coloridas actividades oficiales.

Igual imagen se apreció en la capital argentina, Buenos Aires, donde los peruanos residentes pusieron ofrendas florales ante el monumento al libertador San Martín. Además, se entonó el himno patrio, luego del cual la embajadora peruana Judith de la Mata dio unas breves palabras.

Una de las más grandes colonias peruanas en el exterior se encuentra en España, país donde los nacionales que radican en su capital, Madrid, celebraron con un festival gastronómico, donde la causa limeña fue la estrella entre los asistentes.

El diario neoyorquino “El Diario” publicó una reseña donde destacó las celebraciones de la colonia peruana en Estados Unidos, principalmente de los residentes en New Jersey. El artículo denominado “Qué viva el Perú” se centró en las celebraciones de los condados de Passaic, Clifton y Patterson, donde en más de 8 kilómetros de vías los connacionales abarrotaron las calles.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.