Listos para adueñarse de Petroperú

Ya empezó a impactar la crisis mundial y expresarse la crisis propia de la nación. Es necesario un balance del conjunto para apreciar los desafíos, en especial en asuntos de Seguridad Energética y la Competitividad Portuaria, como ejes del plan anticrisis. Planteamos la alerta respecto de una grave crisis energética nacional, que anuncia escasez, altos costos, granjerías monopólicas y subordinación geopolítica, bloqueando el desarrollo nacional.

| 12 febrero 2009 12:02 AM | Informe Especial |1.6k Lecturas
Listos para adueñarse de Petroperú
(1) La intención es liquidar la empresa que es de todos los peruanos. (2) El gas seguro y más barato se exporta, desguar-neciendo al país.
Plan anticrisis de Alan García es la excusa perfecta para liquidar petrolera estatal y bloquear el desarrollo nacional.
1612

La crisis económica mundial está en sus inicios. Hasta los más optimistas evalúan que sus efectos recesivos abarcan los próximos tres o cuatro años, y por ello colocan en el centro de sus planes a las reformas estructurales sobre energía y recursos naturales, Tal es el caso de Estados Unidos, Francia, Alemania, China, Rusia, México, Chile, Argentina y Brasil.

Sólo Alan García insiste que en un año el mundo se reactivará y saldrá de la crisis. Por esta irracionalidad de tapar la crisis recesiva, es que su plan anticrisis está orientado a estímulos para mantener limitadas tasas de crecimiento, gastándose los escasos ahorros públicos en un año, entregándolos como subsidios a los grupos de poder amigos del gobierno.

Y para el resto de años, su plan se reduce a entregar desde ahora los activos y recursos públicos de la nación (agua, petróleo, gas, bosques, tierras productivas, cuotas de pesca, empresas públicas, infraestructura pública, etc.) a la mayor concentración y voracidad lobista de la historia republicana.

El paquete que se acaba de anunciar, se presenta pasando de “modular” (Valdivieso) a “estimular” (Carranza II), pero es básicamente la entrega más rápida de los recursos públicos a los grupos mercantilistas del poder económico, lo cual queda demostrado con una decisión estratégica: privatizar Petroperú para faenones de control privado en la guerra del petróleo. Con esto, acentúan la exportación del gas y las granjerías petroleras ilegales, que reducen y encarecen la energía requerida por el crecimiento económico, y se apropian de rentas fiscales multimillonarias.

Ministro peligroso
El encallecido privatista que es actualmente ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, ha anunciado la suspensión del proceso de modernización de la refinería de Petroperú en Talara. Usa como argumento la caída de los precios del petróleo a nivel mundial cuando es un argumento falaz que no tiene relación.

Las ganancias de las refinerías provienen del margen de refinación (compran el petróleo, lo refinan y luego venden el producto terminado como combustible). Por lo tanto, el margen de refinación no está sujeto al vaivén de los precios internacionales del petróleo, como lo demuestra el margen de refinación de Rotterdam que se mantuvo en US$ 6/barril desde el 2000 hasta hoy .

Petroperú está actualmente reducida a ser básicamente una empresa refinera. La ley 28840 de Modernización y Fortalecimiento, abre las perspectivas para que recupere la integración vertical, entre a explorar y explotar petróleo y gas, como lo son todas las empresas petroleras estatales de Sudamérica. En esta perspectiva, es clave la modernización de la refinería de Talara.

Sin embargo, el ministro, que es por ley presidente de la Junta de Accionistas de Petroperú, anunció desde sus primeros días en el cargo que la empresa no va a explorar y no va a explotar y que volverá al ámbito de Fonafe. Ahora completa la faena: señala que reducida la empresa nuevamente a refinera, ni siquiera podrá refinar, pues a partir del 2010 no tendrá el estándar de producción como para vender sus combustibles. La consecuencia es clara: esta privatización es para cerrar, para liquidar, para “disolver”, la empresa que es de todos los peruanos.

Repsol y chilena ENAP
¿A quien beneficia incumplir el mandato de la vigente ley 28840? A Repsol, a cargo de la refinería de La Pampilla. Sería monopólica en la refinación nacional, cuando, por ejemplo, Chile sin tener petróleo, tiene con su empresa estatal Enap dos plantas refineras. También beneficia a la estatal Chile Enap, asociada con el grupo Romero, en Primax.

En el 2008 ya Enap, vía su comercializadora Manu Perú, nos vendió más de 300 millones de dólares de sus refinerías de Aconcagua y Bio Bio. Liquidada Petroperú y su refinería, se incrementará la importación en 30 o 40 %, teniendo como principal beneficiaria a Enap, que busca ser la principal refinera del Pacifico Sur, desplazando al Perú de esta atribución geopolítica estratégica.

Los faenones de Rómulo León y Discover Petroleum, permitidos desde el gobierno, con los hidrocarburos, y la gestión del actual ministro, llevan a la directa liquidación de la empresa. Los estados financieros preliminares a diciembre del 2008 así lo evidencian, como señala Jorge Manco Zaconetti.

En quiebra
De este modo, Petroperú es una empresa que de acuerdo a sus estados financieros a fin del 2008, está técnicamente en quiebra. El 2006 tuvo como total de su pasivo la suma de S/. 1,696 millones con un patrimonio de S/. 766 millones y una utilidad neta de S/ 53.812 millones. El 2008, en cambio, se registra un total de pasivos de S/. 2,780 millones, con un patrimonio de S/. 631 millones, patrimonio que es menos de un cuarto del pasivo. La utilidad positiva de S/ 53.812 del 2006 se ha transformado en negativa el 2008 en – 717.845 millones.

Frente a este panorama, es de urgencia que Petroperú entre a la exploración y explotación, que avance a ser una empresa integrada verticalmente. Las compras de petróleo crudo constituyen aproximadamente el 87 % del total de costos y gastos de los S/. 10,828 millones del 2008. La empresa requiere una reingeniería para su especialización, y no para formar unidades de exploración bambas con una sola persona que además no es ingeniero colegiado, como ocurrió con el Consorcio formado con Discover Petroleum International. Pero también existen decisiones de Estado, las que se han postergado y ahora han estallado ante la crisis de los petroaudios, en la intensa guerra por el control de los recursos de petróleo y gas en el Perú.

Decisiones para impedir crisis energética
a) Darle prioridad a la política de una nueva matriz energética, que combine la generación de fuentes variadas (hídrica, hidrocarburos, renovables, etc), garantizando el destino del gas principalmente a la petroquímica y a generación, en función de las necesidades nacionales en un horizonte constante de por lo menos 20 años, y promoviendo la construcción de hidroeléctricas, afianzado Electroperú y las empresas eléctricas estatales regionales .

b) Poner en ejecución la Ley de Modernización y Fortalecimiento de Petroperú, designando un directorio integrado por personas aptas y comprometidas con las políticas públicas respectivas, incluyendo un representante del Colegio de Ingenieros del Perú, y otro por un paquete de acciones, de no más del 20% del total de acciones de la empresa.

c) Una Comisión Ad Hoc, con participación y asistencia de la Contraloría General y del Colegio de Ingenieros, debe renegociar los contratos de hidrocarburos, para que cumplan la Constitución y la ley de prioridad al abastecimiento nacional, para que la regalía al Estado no tenga topes al incrementarse los precios internacionales; y el Estado disponga de la parte de la renta de petróleo y gas que le corresponde a la nación. Además aplicar las siguientes correcciones sustantivas: en el lote 88, la no exportación del gas, y la corrección de las ilegales formulas para distribuir los excedentes al darse mayores precios, especialmente en Líquidos; en el lote 56, para priorizar la disponibilidad de gas al mercado nacional, y corregir el ilegal costo establecido para procesamiento y transporte como si fuese de 6.40 US$/BI, cuando es 2.88 US$/BI; y en el lote 1AB para reformular su real periodo de vigencia, resolviéndolo a favor del Estado.

d) Otorgar efectiva prioridad nacional al convenio de Petroperú con Petrobras para desarrollar el polo petroquímico en Ilo, así como a promover la construcción del gasoducto andino del macro sur.

e) Convocar por concurso internacional a socios estratégicos para desarrollar la exploración y explotación en el zócalo y en la amazonía, en condiciones adecuadas de Consorcio con Petroperú.

f) Realizar en los plazos previstos el proyecto de modernizar la refinería de Talara de Petroperú.

g) Designar un nuevo Directorio de Perupetro, con una nueva composición calificada, acorde con el objeto social de la empresa.

h) Anular los lotes asignados por Perupetro el 2008 a las empresas Discover Petroleum International y a Petrotech. Y propugnar un cambio en la política de forma tal que sea adjudicadas por concurso y en lotes más pequeños que garanticen la efectiva exploración.

Estamos al borde del racionamiento
Con el gobierno de García se ha afirmado un cambio de “Matriz Energética”, que no es el requerido por la Nación, sino el impuesto en forma abusiva e ilegal por un puñado de empresas mercantilistas y sus socios, amigos y subordinados en el Estado.

El Perú con Camisea y en plena alza del precio mundial del petróleo, estaba en condiciones de avanzar a un cambio de matriz energética. Se debía afianzar la seguridad energética priorizando el consumo nacional en un horizonte permanente seguro de 20 años, en el que se busque la ampliación de fuentes de energías renovables y desarrollando la petroquímica.

Sin embargo, la política de García, continuando la subordinación al esquema primario exportador, ha abierto un mayor foso, una mayor brecha, entre las necesidades nacionales y la disponibilidad de energía. Ha consagrado y persistido en la exportación del gas de Camisea a México (y también Chile), a cargo principalmente de la empresa Repsol del lote 56, “complementada” con el lote 88. De esta forma el gas seguro y más barato se exporta, desguarneciendo a la Nación.

Segundo, ha bloqueado la industria petroquímica, al frustrar el desarrollo del polo petroquímico y el gasoducto en el macrosur del país, echando por la borda el convenio sucrito para invertir con Brasil 3 mil millones de dólares en Ilo, otorgando ubicación a una reducida instalación de industria petroquímica (peruano-chilena) en Marcona, con lo que, además, ha trabado la posibilidad del gasoducto andino del macrosur.

Además, el gobierno ha realizado anuncios especulativos y fantasiosos sobre las reservas reales de petróleo y gas, como que ya estaríamos exportando el crudo pesado del lote 1AB, o que existirían más de 50 TCF de gas, cuando en realidad no pasamos los reales 14 TCF certificados.

El resultado de esta política es nefasto para la nación. Actualmente ya existe un cuello de botella en el abastecimiento del ducto de Camisea, y no se está suministrando gas para los nuevos proyectos de generación eléctrica. Estamos al borde coyuntural de un racionamiento, en el que para 2010 los consumidores eléctricos peruanos subsidiaremos la exportación de gas, para que esta no pierda su negocio. Y tendremos escasa energía y a un alto costo.

Manuel Dammert Ego A.
Redacción

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario