La policía sabía del retiro pacífico

Entre el 8 y el 14 de octubre la comisión formada por el gobierno y las comunidades indígenas amazónicas para investigar los violentos sucesos de Bagua del 5 de junio, visitó las comunidades awajún. Dirigida por el representante nativo Jesús Manacés, trabajador administrativo de un centro escolar de Urakusa, en Condorcanqui, este equipo inició así una tarea que debe culminar en diciembre.

| 19 octubre 2009 12:10 AM | Informe Especial | 938 Lecturas
La policía sabía del retiro pacífico
(1) Cuando la policía intervino, los nativos creían que era una guerra de exterminio. (2) Jesús Manacés está convencido de que la tragedia de Bagua pudo evitarse. (3) Susana Pinillos.
Jesús Manacés, coordinador de la comisión investigadora de Bagua
938

En la siguiente entrevista, Manacés habla de la labor de la comisión que dirige, cuyo primer hallazgo es la confirmación de que antes del violento desalojo policial de la “Curva del Diablo”, la población indígena ya había decidido abandonar pacíficamente el lugar y que la policía estaba informada de eso. Manacés asegura que la comisión que dirige determinará responsabilidades concretas por los violentos sucesos de Bagua.

-¿Cuáles son las primeras conclusiones de la comisión que usted dirige luego de su viaje de una semana a Bagua y a las comunidades indígenas de la zona?
-Nuestra primera conclusión es que lo ocurrido en Bagua se pudo evitar. Antes de los sucesos de Bagua había diálogo entre la población y la policía, tanto en la “Curva del Diablo” como en la Estación 6. En Santa María de Nieva nos mostraron un documento con el acuerdo entre la población y la policía para desalojar pacíficamente la “Curva del Diablo” el 5 de junio (el mismo día del violento desalojo policial). La población acordó retirarse y comunicó la decisión al general Uribe en la tarde del 4 de junio…

-Es decir, cuando se ordenó el ataque policial a la “Curva del Diablo” la policía sabía que en ese momento la población se preparaba para retirarse.
-Así es. Ya estaban informados de eso. Incluso había un acuerdo con el presidente regional (de Amazonas), el alcalde de Bagua y el párroco del lugar, para facilitar el desalojo pacífico. La retirada pacífica debía comenzar el 5 de junio a las 10 de la mañana, pero a las 5:30 de la madrugada la policía atacó sorpresivamente, cuando todos estaban preparándose para retirarse.

-¿Saben por qué no se cumplió ese acuerdo?
-La población desconoce, piensa que no se cumplió porque el ataque policial era parte de un plan para exterminarlos. Por eso, en todo momento, ellos declaran que ese ataque era una guerra en su contra. Nos falta conversar con los miembros de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (Dinoes), que tuvo a su cargo la operación policial, para saber qué pasó. Hay que ver quiénes son los responsables de haber ordenado ese desalojo violento cuando ya había un acuerdo para un desalojo pacífico.

-¿Para determinar esas responsabilidades el siguiente paso de la comisión será citar a los generales Muguruza y Uribe, responsables de la operación policial, y a los ex ministros Cabanillas y Simon?
-Este lunes (hoy) nos vamos a reunir los miembros de la comisión para decidir lo que vamos a hacer. Sin duda vamos a citarlos a todos ellos y a todos los involucrados…

-¿Su comisión tiene facultades para obligar a todas las personas que cite a comparecer ante la comisión?
-No sabría responderle a eso en este momento. Esperamos que todos los que sean citados acudan a la comisión para colaborar con la investigación, porque establecer la verdad de lo sucedido es el camino para llegar a la reconciliación que todos invocamos. Si alguien no quiere ir a la comisión, informaremos eso a la opinión pública, porque este no es un problema de esta comisión, sino de toda la nación peruana.

-La resolución que crea la comisión que usted dirige, señala que su misión es determinar las causas sociales, culturales, económicas, políticas y religiosas de lo ocurrido en Bagua y hacer recomendaciones al Estado para evitar que esto se repita, pero no establece que debe investigar quiénes son los responsables de las muertes ocurridas. ¿No siente que su comisión tiene facultades limitadas?
-No creo que estemos limitados, porque nosotros tomamos la recomendación del relator de las Naciones Unidas, que señala que la comisión debe ser imparcial y debe hacer una investigación exhaustiva y objetiva de los hechos...

-Eso dice el relator de las Naciones Unidas, pero no la resolución que forma la comisión.
-Yo creo que nuestro mandato es de carácter abierto. Más allá del tema de las causas sociales, culturales, políticas o religiosas, tenemos que ir a determinar la verdad de lo ocurrido y las responsabilidades directas, porque no hacerlo sería recortar nuestra misión...

¿Qué hará usted si la comisión que dirige no avanza en encontrar responsabilidades directas por los sucesos de Bagua?
-Si yo encuentro que la comisión no está trabajando para cumplir con el objetivo de averiguar la verdad y establecer responsabilidades, voy a hacer conocer eso a la opinión pública, porque si no lo hago quedaría mal ante la población indígena que me ha elegido su representante en esta comisión. Nuestro objetivo es establecer las responsabilidades de lo ocurrido para que ambas partes reconozcan sus errores. Para reconciliarnos hay que conocer la verdad completa y señalar las responsabilidades de lo ocurrido en Bagua.

-¿En su informe final, la comisión señalará las responsabilidades penales o políticas de quienes dieron las órdenes para el operativo policial en la “Curva del Diablo” cuando ya había un acuerdo para un retiro pacífico, de quiénes lo dirigieron y de quiénes dispararon contra la población civil?
-Vamos a dar a conocer la verdad de lo que sucedió. Tenemos que señalar las responsabilidades concretas. Es un hecho que hay policías responsables de haber disparado contra la población civil, porque de la nada no hay diez muertos y más de ochenta heridos de bala. Determinar quiénes fueron los efectivos que dispararon contra la población civil y quiénes dieron la orden para el desalojo, son dos objetivos centrales de la comisión. A nosotros no nos corresponde juzgar, pero podremos recomendar a las autoridades que abran procesos penales contra los responsables por las muertes ocurridas.

-¿Cómo reaccionaría la población indígena si nadie es juzgado y condenado por la muerte de civiles en Bagua?
-Si eso ocurre, se estaría confirmando lo que la población indígena afirma en el sentido que el gobierno les ha declarado la guerra y quiere exterminarlos. Eso produciría un descontento tremendo y una radicalización que llevaría a no dejar entrar nunca más a las autoridades a los territorios indígenas. Le echaríamos candado a nuestros territorios para cerrar las puertas.

-¿Cuál es la expectativa de la población indígena con la comisión que usted dirige?
-La población espera que lleguemos a descubrir toda la verdad de lo que sucedió, a determinar por qué se atacó a la población si ya había un acuerdo para desalojar pacíficamente la “Curva del Diablo”, y que se establezca quiénes son los responsables. La población también exige que se indemnice a los familiares de los fallecidos y se atienda a los más de 80 heridos de bala, que hasta ahora no reciben ninguna atención por parte del Estado. En Santa María de Nieva la población agradeció la presencia de la comisión, pero fue clara en decir que espera que se cumpla el objetivo de llegar a la verdad. Ahí nos recordaron que el paro indígena no se ha levantado, que solamente se ha suspendido.

-¿Si esta comisión no cumple con lo que la población espera, se podría desatar una reacción que llevaría a una violencia incluso mayor a la ocurrida en Bagua?
-Efectivamente, así es. Ya no serían 34 muertos, estaríamos hablando de una violencia en gran escala. No queremos llegar a eso.


Sobre la Estación 6

-¿Qué información han recogida entre la población sobre el asesinato de los policías en la Estación 6 de Petroperú?
-Lo ocurrido en la Estación 6 fue el efecto de lo sucedido en la “Curva del Diablo”. Las cosas se desbordaron por el desalojo que hizo la policía en la “Curva del Diablo”. Mucha gente que estaba en la Estación 6 tenía familiares en la “Curva del Diablo” y recibieron la información que la población había sido exterminada en ese lugar. Ante eso, reaccionaron. Los dirigentes intentaron evitar un desenlace violento, pero los familiares de quienes estaban en la “Curva del Diablo” actuaron desesperadamente y sucedió lo que ya sabemos. La población dice que eso nunca debió pasar.

-¿Cree que su comisión llegará a identificar a los responsables directos por estos hechos?
-Es muy difícil individualizar responsabilidades. En la Estación 6 hubo mucha gente de distintos lugares. No fue un hecho dirigido, fue algo espontáneo.


No podrán imponer más concesiones sin consulta policíatrar

-¿Qué opina de las declaraciones de Susana Pinilla, integrante de la comisión que usted dirige, calificando a los pueblos indígenas como nómades?
-Felizmente, esas declaraciones no han llegado a la zona de la población indígena, porque si hubieran llegado otra habría sido su reacción ante nuestra visita. Seguramente le habrían reclamado personalmente a ella por esas palabras. Creo que esas declaraciones han sido un lapsus lingüis y que ella ha querido decir que los indígenas tenemos un sistema rotativo para cultivar la tierra.

-¿Cuál es el ambiente en este momento en las comunidades indígenas?
-Hay preocupación, resentimiento y un gran rencor contra la policía. En zonas como Chiriaco, Santa María de Nieva o Imaza, no dejan entrar a la policía. Para la población este es un mal gobierno que da concesiones a las grandes empresas sin ninguna consideración para los indígenas. Hay mucho descontento, pero la gente está tranquila porque tiene esperanza en el diálogo…

-El gobierno insiste en defender una visión del desarrollo que pasa por el ingreso de empresas petroleras y mineras a la Amazonía, a lo que ustedes se oponen. Parece que será difícil llegar a un acuerdo.
-No se debe llevar una receta de desarrollo desde afuera, el concepto de desarrollo debe nacer en la propia población amazónica. Cuando se habla de desarrollo desde una concepción occidental, se trata de un desarrollo como Lima, de grandes avenidas, hoteles, mercados, pero un amazónico cree en otro tipo de desarrollo. Para nosotros el desarrollo significa vivir como “tajimat”, que significa tener una vida de calidad sin alterar el medioambiente. En la Amazonía hay suficientes recursos y no es necesario recurrir al petróleo o a la minería, que tanto daño hacen a la población. En el río Corrientes, donde existen pozos de petróleo, la comunidad está sufriendo las secuelas de la contaminación de las aguas. Entonces, ¿de qué tipo de desarrollo hablan? Ese será un desarrollo para un grupo reducido, pero no para la población amazónica. Podemos promover el turismo, talleres para elaborar artesanías. Hay muchas cosas que se pueden hacer sin caer en el facilismo de sacar el petróleo y los minerales.

-¿Es posible un acuerdo que no incluya la derogatoria de todos los decretos sobre la Amazonía?
-No lo creo. Mientras quieran imponernos el petróleo o las minas no habrá acuerdo posible. Una posibilidad es aceptar la formación de una comisión independiente para que vea las concesiones petroleras y mineras, y que esas concesiones se otorguen solamente si la población, después de un diálogo, lo acepta.

-Ustedes han planteado como demandas centrales la indemnización a los familiares de los pobladores muertos en la “Curva del Diablo”, la liberación de todos los detenidos y el cese de la persecución judicial contra los dirigentes indígenas. Ninguna de las tres se ha cumplido. ¿Estos tres puntos siguen siendo un requisito indispensable para cualquier acuerdo?
-Así es. Si las promesas del gobierno para cumplir estas tres demandas no se cumplen, sería un nuevo engaño a la población. En el mundo occidental ofrecer algo y no cumplir parece ser normal, pero para el mundo indígena incumplir un pacto de caballeros es algo muy grave.

-¿Qué ocurriría si el diálogo con el gobierno no llega a un buen final?
-No quisiera ni imaginar lo que puede ocurrir si el diálogo no llega a un buen resultado.


Entrevista
Carlos Noriega


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD