¿La peor recesión en cien años?

Mientras el Congreso de Estados Unidos aprobaba un programa de estímulo de 787.000 millones de dólares, con un fuerte elemento proteccionista, el comentario de un miembro del gobierno británico daba lugar a la noticia económica más sensacional de la semana pasada al advertir que el mundo enfrentaba la peor recesión en cien años. Con esto daba a entender de que será peor que la Gran Depresión de la década del treinta.

Por Diario La Primera | 26 feb 2009 |    
¿La peor recesión en cien años?
(1) Obama logró del Congreso la aprobación de su plan de estímulo. (2) Los bancos pierden efectivo a una escala que nadie creía posible. (3) Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de EE.UU. (4) Industria del acero: se empiezan a mostrar los signos del nuevo proteccionismo.

Éste es el escenario más sombrío pintado hasta ahora por un dirigente occidental. Su autor, Ed Balls, es uno de los dirigentes políticos más cercanos al primer ministro Gordon Brown. Fue durante varios años el principal asesor económico del Departamento de Hacienda cuando el actual jefe de gobierno británico era canciller.

En una conferencia del Partido Laborista, Balls dijo: “La realidad es que se está convirtiendo en la peor recesión mundial en los últimos –estoy seguro– cien años”. Indicó a continuación que los acontecimientos se están moviendo a una “velocidad, ritmo y ferocidad nunca vista” en todo el mundo y los bancos están perdiendo efectivo a “una escala que nadie creía posible”.

Balls admitió que los reguladores financieros habían fracasado: “La gente tiene razón al decir que la regulación financiera no fue lo suficientemente firme en Gran Bretaña y en el resto del mundo, y que los reguladores no entendieron y no vieron la naturaleza de los riesgos que corrían nuestras instituciones financieras. Tiene toda la razón”. Describió la crisis financiera como peor que la de 1930 y dio a entender que la extrema derecha podría ganar terreno, como ocurrió entonces.

“La economía definirá nuestra política en esta región y en Gran Bretaña en el próximo año, en los próximos cinco, diez e incluso quince años”, dijo Balls. “Son eventos sísmicos que cambiarán el escenario político. Creo que es una crisis financiera más extrema y más grave que la de 1930, y todos recordamos cómo la economía forjó la política de esa época”.

Alarma
Los comentarios de Balls provocaron alarma porque Brown había tratado de dar la impresión de que su gobierno tenía la situación bajo control, incluso cuando había malas noticias sobre grandes pérdidas de los bancos, la última sobre el Lloyds. Se especula con que Balls contaría con información confidencial sobre la gravedad de la situación, que el gobierno británico aún no ha dado a conocer a la opinión pública.

La Autoridad de Servicios Financieros de Gran Bretaña también lanzó una advertencia, aunque más tibia que la de Balls, de que la recesión “podría ser más profunda y prolongada de lo esperado”, y añadió que el sistema financiero mundial había “sufrido su peor crisis en más de setenta años”.

Los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Siete (G-7) países más industrializados (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) se reunieron en Roma los días 13 y 14 de febrero para analizar la crisis. La declaración al final de la reunión no transmitió nada nuevo sobre medidas para manejar la crisis. Un tema importante en la discusión habría sido la necesidad de impedir medidas proteccionistas “que no harían más que exacerbar la recesión”, y la declaración sostiene que el G-7 sigue comprometido en no aplicar “nuevos obstáculos comerciales” y trabajar por una “conclusión rápida y ambiciosa de la Ronda de Doha”.

Pero si bien los ministros del G-7 prometieron evitar el proteccionismo, en los hechos algunos de los países que lo integran estaban adoptando medidas de este tipo. Francia anunció la semana pasada préstamos de rescate para sus empresas ferroviarias y los vinculó con el mantenimiento de la producción y puestos de trabajo en ese país, con lo cual provocó el malestar de la República Checa, que ahora teme que las fábricas francesas de automóviles en su territorio puedan despedir trabajadores o incluso cerrar.

La preocupación mayor, sin embargo, es el programa de estímulo fiscal de 787.000 millones de dólares aprobado el 13 de febrero por el Congreso de Estados Unidos. La Ley de Recuperación y Reinversión, firmada por el presidente Barack Obama el martes 17 en Denver, estipula que ninguno de los fondos podría utilizarse para proyectos de obras públicas a menos que el hierro, el acero y todos los bienes manufacturados utilizados en el proyecto sean producidos en el país.

Limitado consuelo
Cuando se dio a conocer la redacción de la ley que contenía esta cláusula, varios líderes políticos europeos y canadienses elevaron sus protestas, y Obama prometió que sería enmendada para evitar el proteccionismo. La redacción final añade esta línea: “Esta sección se aplicará de manera compatible con las obligaciones de Estados Unidos emergentes de los acuerdos internacionales”. Esto significa que no se aplicaría el principio de comprar productos estadounidenses si viola las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) o de los tratados comerciales firmados por Washington. Pero esto es un escaso consuelo porque las normas multilaterales de la OMC no prohíben que un país exija que el gasto del gobierno en sus proyectos se aplique a bienes y servicios producidos en dicho país.

El Acuerdo Plurilateral sobre Contratación Pública de la OMC obliga a los países miembros que lo han suscrito a permitir que los productos o servicios importados de otros países también se beneficien del gasto público. Estados Unidos suscribió este acuerdo, por lo tanto debe permitir a sus otros miembros que liciten en proyectos contemplados en su programa de estímulo. Pero pocos estarían en capacidad de hacerlo, y casi todos ellos son países desarrollados.

Por lo tanto, los países en desarrollo no podrán beneficiarse del mayor gasto del gobierno ya que casi ninguno de ellos firmó el Acuerdo de Contratación Pública de la OMC.

La ONU exhorta a la equidad
El Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas demandó esta semana en Ginebra a la comunidad internacional que enfrente la crisis global con criterios de equidad y con respeto a los derechos humanos, en una resolución en torno a la crisis económica y financiera que azota al mundo.

Con 31 votos a favor y 14 abstenciones, el texto fue aprobado en la sesión especial dedicada al tema por iniciativa de Brasil y Egipto, respaldada por los países No Alineados (NOAL).

A tono con el discurso pronunciado la semana anterior por Cuba como presidente de turno de los NOAL, la resolución pide respuestas globales sobre bases equilibradas, sin prácticas coercitivas ni discriminatorias para enfrentar con éxito la crisis económica mundial. El desarrollo como una prioridad para todos en el contexto del pleno disfrute de los derechos humanos básicos, la asistencia a los grupos sociales más vulnerables y el cumplimiento de las metas del milenio, de lucha contra la pobreza, se inscriben entre los puntos más relevantes del texto.

También el derecho al trabajo, la vivienda, la educación, la alimentación, la salud, el acceso al agua, entre otros, están en grave riesgo como consecuencia de los efectos de la situación financiera y económica mundial, advierte la resolución.

De igual forma, señala que la pobreza, el subdesarrollo, la marginalización, el analfabetismo, el hambre, la desnutrición y la falta de acceso a la atención médica se incrementan.

Greenspan apoya la nacionalización
El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, apoyó la nacionalización de los bancos estadounidenses en problemas. En una entrevista con el Financial Times, Greenspan dijo: “Podría ser necesario que se nacionalizaran temporalmente algunos bancos para facilitar una reestructuración rápida y ordenada. Según entiendo, una vez cada cien años se debe hacer esto”. El apoyo de Greenspan a las políticas neoliberales durante el tiempo que estuvo en la Reserva Federal fue criticado por ayudar a provocar la crisis financiera actual.

Martin Khor*
Colaborador

Director de Third World Network (TWI)
Informe de Agenda Global de Uruguay


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.