La mano del Comando Sur

La forma como se dieron los sucesos de Bagua, la extensión por parte de Presidente Uribe de las facilidades de la Base de Palanquero a EE.UU y los entretelones del Golpe de Estado en Honduras, constituyen eslabones de una misma cadena militarista en el Comando Sur, de la que ni el mismo presidente Obama tiene control.

Por Diario La Primera | 18 julio 2009 |  1.3k 
La mano del Comando Sur
Honduras, Palanquero y Bagua, una misma línea de militarización e intervencionismo.

Más datos

Todo ello puede explicar la tibia respuesta del Departamento de Estado, frente al golpe de Roberto Micheletti.
1353  

Cuando el presidente García anunció en Expreso una nueva Guerra Fría en la región, se refería a las distintas agendas que tiene, respecto a la de los presidentes Chávez, Ortega, Morales y Correa. Una, la del “perro del hortelano”, la del “Plan Colombia” y la “Doctrina Bush” que expresan Calderón, Uribe y García basados en enclaves extractivos militarizados. Otra, la de los regímenes que se diferencian desde los indígena, lo ciudadano y lo nacionalista, al proyecto hegemónico neoliberal.

Un golpe a la medida
El Presidente Manuel Zelaya tomó posesión en enero del 2006 y su mandato debía durar hasta enero del 2010. El 28 de junio último, debía llevarse a cabo la consulta sobre la re elección y a finales de 2009, debía votarse sobre una constituyente para una nueva carta que reemplace a la de 1980. Las relaciones del gobierno de Presidente Manuel Zelaya y EE.UU se hacen más difíciles por los problemas para conceder mayores facilidades en la Base de Soto Cano (Palmerola a 97 kms de la capital), al Comando Sur norteamericano. El 31 de mayo del 2008, el presidente Zelaya anunció el uso de fondos de ALBA para construir una estación civil para vuelos internacionales en dicha Base Soto Cano, controlada por elementos de las FF.AA norteamericanas. Este puede haber sido uno de los detonantes de una relación cada vez más lejana entre Zelaya y EE.UU; incluso, Zelaya pidió al nuevo presidente norteamericano, Barack Obama, no intervenir en asuntos internos. Todo ello puede explicar la tibia respuesta del Departamento de Estado de ese país, frente al golpe de Roberto Micheletti.

Hay que destacar el rol de Embajador norteamericano en Tegucigalpa, Hugo Llorens, ex Director de Asuntos Andinos en el Consejo de Seguridad Nacional durante el golpe a Chávez en abril del 2002; éste, sustituyó a Charles Ford, quien ya había empezado a tener problemas con el presidente Manuel Zelaya. Mientras, Ford marchó como asesor diplomático del Comando Sur en Miami, en sus relaciones con los oficiales de las FF. AA hondureñas. Los dos generales fundamentales en el golpe, el General Luis Javier Prince Suazo (Fuerza Aérea) y el general Romeo Vásquez del Ejército, han sido educados en la Escuela de las Américas.

Si no hubiera sido por la opinión de otros líderes latinoamericanos, no se hubiera producido tan enérgica condena al golpe del 28 de junio último, en la que las FF.AA. secuestraron y expulsaron al presidente en contra de la Carta Democrática de la OEA, en clara ruptura del orden constitucional y democrático de Honduras. La respuesta diplomática de EE.UU –como la del gobierno peruano- no califica dentro del esquema de golpe de estado: el gobierno de Obama ni suspendió ayuda militar, ni retiró a su misión.

Se debe recordar otro hecho similar, en el que en febrero del 2004 el presidente de Haití Jean Bertrand Aristide, fue secuestrado por fuerzas especiales norteamericanas y luego, desembarcado en la República Centroafricana. Recordemos también el intento de golpe de estado en Venezuela (11 de abril del 2002) y el rol norteamericano de reconocimiento al presidente/empresario Pedro Carmona y los hechos ocurridos con los intentos de sublevación de los prefectos de la “Media Luna” en Bolivia (cuando el embajador norteamericano era Philip Goildberg que venía de provocar la secesión de Kosovo).

La historia de Soto Cano y Palanquero
Desde 1981 en el gobierno de Reagan, la Base de Soto Cano fue usada por el Coronel Oliver North –famoso por el “Irangate”- como base de los “contras” que atacaron constantemente al ejército y gobierno sandinista, en Nicaragua. Ahora es sede de la Fuerza de Tarea Conjunta cuenta con 18 aeronaves militares y 600 soldados norteamericanos. Es sede del Primer Batallón Regimiento Número 228 de Aviación; otro destacamento militar de EE.UU está asentado cerca del aeropuerto internacional, en Colonia Las Torres.

Soto Cano, como Palanquero, constituyen parte fundamental de una arquitectura militar que antes se sostenía desde Miami, Guantánamo, Araba, Curazao (Caribe holandés) y Manta en Ecuador. Ahora, el Comando Sur norteamericano está en proceso de reemplazar la FOL (Forward Operacional Location) en Manta, para lo cual ha logrado obtener lo que eufemísticamente en Colombia se ha denominado la “profundización” de los convenios militares anteriores. Con ello ha obtenido la cesión por diez años de la Base aérea de Palanquero en Puerto Segar sobre el río Magdalena. Allí acondicionaría un “cooperative security location” que le permitiría realizar acciones militares y de inteligencia, dentro y fuera de Colombia.

Adicionalmente, el Departamento de Defensa negocia con Uribe el uso de las bases navales de Málaga en el Caribe y de Cartagena sobre el Caribe, de la misma forma que los buques de la IV Flota vienen acoderando en los puertos del Callao y Salaverry (Trujillo) sin ningún control político sobre las implicancias de tal hecho.

Relaciones con Bagua
Esto nos hace recordar la premura con la que el gobierno del presidente García incluyó en el paquete legislativo de agosto del 2008, más de 10 normas destinadas a privatizar la Amazonía, sin pasar por la consulta a los pueblos originarios. Asimismo, la forma como la entonces Ministra Aráoz alertaba sobre el riesgo en la ejecución del Tratado de Libre Comercio con EE.UU, cuestión que después demostró ser falsa y le costaría el cargo.

Los largos meses en la que el Congreso manejado por el APRA y la UN no pudieron desenredar el caos legislativo y evitar la explosión ocurrida el 5 de Junio en Bagua, van de la mano con la forma abrupta como el Presidente García y su ex Ministra del interior, Mercedes Cabanillas, intentaron romper el bloqueo de carreteras y estaciones de bombeo con el lamentable saldo de 24 policías y 10 civiles muertos.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario