Israel: Peligro atómico

El padre de la bomba atómica es judío, el padre de la bomba de hidrógeno es judío. Israel entonces debe poseer bombas atómicas. David Ben Gurión (Cofundador del Estado de Israel . 1956.

| 25 julio 2009 12:07 AM | Informe Especial |1.7k Lecturas
Israel: Peligro atómico
(1) El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, ha intensificado relaciones en América Latina. (2) Israel clama contra Irán, pero tiene cientos de armas nucleares. (3) La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, no recibió a Liberman. (4) Una gira contra Irán cumple el canciller de Israel.

Más datos

…que Irán lo deseara tardaría años en llegar a producir un arma nuclear; sin embargo, Israel las produce hace más de 40 años.

…verdad de la milanesa es que Israel se encuentra en tercer lugar entre los nueve países del planeta que cuentan con armas atómicas.
1736

Pese a que Israel niega poseer armas nucleares, se sabe que cuenta con más de 400. Su mentira la lanza al mundo al amparo del mundo occidental que no lo considera un problema, a diferencia de lo que ocurre con Irán o Corea del Norte, a los que no se duda en calificar de estados terroristas.

Esa mentira la trae a América Latina el canciller israelí, Avigdor Lieberman, quien ha visitado Brasil y Argentina y este domingo llegará a Lima y ha llamado a los países del continente a frenar el programa nuclear iranÑ Al inicio de su gira, le pidió a Brasil que trate de convencer a Irán de detener su programa nuclear, en el que Teherán ha asegurado oficialmente que no hará desarrollos militares.

Pero la verdad de la milanesa es que Israel se encuentra en tercer lugar entre los nueve países del planeta que cuentan con armas atómicas: los cinco del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, Francia, Inglaterra y China. El primero de los cuales tiene unas 10 mil, el segundo seis mil y el tercero 350. Además de India, Pakistán y Corea del Norte.

Los expertos coinciden en que el régimen sionista, en tan solo 60 años de existencia, logró fabricar cerca de 400 bombas nucleares. Es la tercera fuerza portadora de armas de destrucción masiva del mundo y es la única que posee armas de destrucción masiva en todo el Medio Oriente.

A Lieberman habría que recordarle que a fines de los años '90, la comunidad de inteligencia estadounidense calculaba que Israel disponía de unas 130 armas nucleares para su aviación y sus misiles en tierra.

Y habría que preguntarle por qué tanta alharaca si la República Islámica de Irán decide enriquecer uranio con fines pacíficos para su desarrollo electro-energético y científico. ¿Por qué las protestas de Estados Unidos y otras potencias occidentales?, que se abstienen de cuestionar la posesión y producción de bombas atómicas en siete centros nucleares de Israel.

Las respuestas son claras: Israel es el sostén de la estrategia estadounidense en el Medio Oriente, mientras que Irán representa un obstáculo para que Washington alcance el control de esa región. No por nada la nación persa cuenta con una de las mayores reservas mundiales de hidrocarburos a las que Estados Unidos no tiene acceso; y que la posición soberana de Teherán estorba a la política hegemónica de Washington en la región.

Según los analistas, aunque Irán lo deseara tardaría años en llegar a producir un arma nuclear; sin embargo, Israel las produce hace más de 40 años. Desde la década del 70 se sospechaba que Tel Aviv trabajaba secretamente en la fabricación de artefactos nucleares, pero no existían pruebas tan claras hasta que en octubre de 1986 el periódico Sunday Times publicó las declaraciones de un técnico que trabajó por 10 años en uno de esos laboratorios.

Mordechai Vanunu, ciudadano israelí, natural de Marruecos, trabajó como técnico en el complejo nuclear de Neguev, conocido como Dimona. Sus simpatías proárabes y sus contactos con estudiantes palestinos motivaron que el servicio secreto de Israel, lo señalara como altamente peligroso y lo expulsara de la instalación en 1984.

Meses antes, Vanunu había logrado introducir una minicámara en el sótano secreto de Machon dos, en el centro nuclear de Dimona y tomar 60 instantáneas. El técnico abandonó el país y se fue a Australia, donde el Sunday Times tomó contacto con él y tras contactar con el doctor Frank Barnaby, ex director del Instituto de Investigaciones para la Paz, y con el físico atómico Theodore Taylor, publicó un extenso reportaje.

Tanto Barnaby como Taylor llegaron a la conclusión de que Israel se había convertido en la sexta potencia atómica mundial. Meses después Vanunu fue secuestrado en Roma por los servicios secretos y reapareció en una cárcel israelí donde pasó encerrado cerca de 15 años.

Según Vanunu, la fábrica nuclear de Dimona, en el Neguev, cuenta con tres edificios de dos plantas denominados Machon Uno, Machon Dos y Machon Tres (en hebreo significa “nave autónoma de producción”. Este complejo tiene un reactor para producir plutonio, un generador de electricidad con sistema para volver a tratar el plutonio, central de oficinas, almacenes y una escuela científica.

El edificio Machon Dos, en el que laboró Vanunu, lo componen dos pisos sobre la superficie y seis subterráneos. En el nivel superior se hallan las oficinas y la planta de filtración del aire para toda la instalación, y en la planta baja se ubican talleres y almacenes.

Los cuartos para el personal técnico, las oficinas y las pizarras para el control general de la fábrica, se encuentran en los dos primeros pisos subterráneos. Casi todos los componentes para la confección del arma nuclear son elaborados en los niveles tres, cuatro y cinco.

Científicos consultados por el Sunday Times aseguraron que la fábrica nuclear israelí, con tecnología francesa y norteamericana, tenía en 1986, una capacidad para producir 40 kilogramos de plutonio, o sea, 10 bombas al año, y que según cálculos ya debían poseer 200 de esos artefactos.

En el año 1952, el régimen israelí creó la Comisión de Energía Atómica e inauguró el primer centro de investigaciones nucleares en Nahal Sorek donde Estados Unidos jugó un destacado papel al otorgarle la asistencia técnica para construir un reactor de cinco megavatios.

A mediados de la década de 1950, Israel recibió un reactor de un megavatio y 10 kilogramos de uranio enriquecido por parte de Washington. En 1955, Estados Unidos donó a Israel ayuda financiera para el desarrollo de investigaciones nucleares, mientras a los centros de Oak Ridge y Argonne Forest, arribaron los primeros científicos israelíes para adiestrarse.

En esos años de 1950, Israel y Francia firmaron varios convenios ultrasecretos por medio de los cuales se preveía un amplio intercambio de informaciones. Ese acuerdo París-Tel Aviv permitió construir entre 1957-1964 el complejo de Dimona con tecnología franco-norteamericana y un reactor de 24 megavatios que según el Sunday Times fue aumentado en años posteriores a 150 megavatios.

Todo un peligro
La revista británica Janes´s, especializada en cuestiones de defensa, divulgó a fines de 1994 que el régimen israelí poseía cerca de 300 bombas diseñadas, construidas, y almacenadas en diferentes instalaciones nucleares. En la relación aparecía en primer lugar Dimona. Le seguía Nahal Sorek, bautizada con el nombre de Los Álamos, que se dedica a las investigaciones nucleares. Palmajim, donde se realiza ensayos y pruebas de mísiles nucleares. Yodefat, que sirve para el montaje y desmantelamiento de armas nucleares. Eilabun, donde se hallan “las reservas de armas nucleares tácticas”. Be´er Yaakov, que posee importantes instalaciones subterráneas y donde se fabrican los misiles Jericó II. Kefar Zekharya, que posee unos 50 bunkers subterráneos que albergan bases de lanzamientos de cohetes.

Los cálculos indican que los arsenales israelíes cuentan hoy con cerca de 400 bombas nucleares. Si Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña no lo condenan es porque buscan controlar el Medio Oriente, adueñarse del petróleo iraní y quitar del medio a un régimen no occidental.

Energía para la paz
El uso de la energía nuclear no tiene en sí objetivos bélicos, pues esa energía se destina a fines pacíficos. En el planeta existen más de 450 centrales nucleares que producen el 16% de la electricidad mundial, tendencia que va en aumento.

Es una fuente para el desarrollo de la agricultura. Por otra parte, es un pilar en la medicina moderna, la radiofarmacología, la biología, la genética, etc.; permite conocer el tiempo de las formaciones geológicas y arqueológicas; y ayuda a la preservación ambiental y ecológica.

Frente a la crisis mundial por la escasez del agua, la energía nuclear facilita la detección de reservas de aguas subterráneas y permite la dulcificación de aguas saladas. La utilización del combustible nuclear es una alternativa ante la escasez del combustible fósil, responsable del gas que genera el calentamiento global.

Efraín Rúa
Editor Mundo

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125391 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.