Ica: Esa reconstrucción que no llega

Hasta hace poco menos de un año, hablar de Ica era hacer referencia inmediata a la alegría del pueblo de Chincha, a la vida al lado del mar de la gente en Pisco, a la magia de la Huacachina. Sin embargo, desde el 15 de agosto 2007, una imagen de fatalidad aparece al mencionar a esta región, devastada por el terremoto de aquella fecha. A pesar del fracaso de Forsur y la acción estatal lenta, los iqueños no bajan la guardia y se levantan de sus cenizas…

Por Diario La Primera | 05 jul 2008 |    
Ica: Esa reconstrucción que no llega
(1) La esperanza no se pierde. Pese a abandono del gobierno central, la región Ica no se rinde y confía en que pronto podrá volver a empezar... (2) Principal centro religioso iqueño también fue afectado. (3) Para Chincha el trauma no pasa. Y la espera continúa...
El pueblo sureño se levanta tras el terremoto, a pesar de que hasta ahora sigue sin recibir la ayuda del Estado.

Más datos

DETALLE

La región Ica cuenta con una población de 711,932 habitantes, distribuidos en las cinco provincias en que se divide: Ica, Chincha, Pisco, Palpa y Nazca.

Cuenta con un clima desértico subtropical seco, con una temperatura promedio de 22º centígrados, que pueden bajar por las noches hasta los 7º.

La infraestructura vial comunica toda la región, gracias a la Panamericana Sur.

Devastación y pobreza. Estas palabras son inevitables para hablar de la región Ica, y es que el terremoto de 7.9 grados en la escala de Richter que destrozó casi la totalidad de la ciudad de Pisco, Chincha y la misma Ica, dejó una secuela de hechos que hasta hoy, a puertas de cumplirse un año de aquel trágico día, no pueden ser solucionados.

El gobierno implementó el Fondo para la Reconstrucción del Sur (Forsur), bajo la dirección de Julio Favre, pero al parecer sólo sirvió para que, quienes estuvieron a cargo de dicho organismo, sean denunciados por malos manejos.

En concreto, hasta la fecha las acciones palpables de esta entidad no se ven. La devastación continúa.

Las cifras de pobreza en la región se han incrementado, pues –de acuerdo a las evaluaciones del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social– el 41% de la población vive en condiciones por debajo de los estándares normales. Mientras, un 8,6% vive en calidad de pobreza extrema.

Hasta el momento casi todo Pisco sigue como si el terremoto hubiera ocurrido hace unas semanas, la reconstrucción es sólo una palabra que no se materializa.

La población duerme en improvisadas carpas. Ha sido necesaria la intervención de un gobierno extranjero y de sus “Petrocasas” para que al menos cien familias que lo perdieron todo puedan tener un hogar.

Ahora el nuevo peligro es el frío. Como toda ciudad en medio de un desierto, Pisco tiene un descenso en la temperatura durante la noche, lo que afectará directamente a la gente que debe dormir a la intemperie.

Economía iqueña
La región Ica está dedicada principalmente a la agricultura, la pesca y la industria.

La actividad agrícola se centra en el cultivo de espárragos y algodón, para la agroexportación, así como la vid para la obtención de vinos y pisco.

Ica es netamente una comunidad que vive en gran parte de lo que obtiene del mar. Uno de los principales puertos nacionales se encuentra en su jurisdicción, en la provincia de Pisco, y da trabajo a miles de lugareños en las caletas de San Andrés, Paracas y Lagunillas.

Esta actividad productiva se desarrolla de forma artesanal (para el abastecimiento de los hogares) y de forma industrial (destinada a la elaboración de harina de pescado en las grandes fábricas).

Otra gran actividad económica que beneficia a los iqueños es también el turismo, pues cuenta con parajes naturales que concitan la atención de los viajeros, como la formación de la laguna de la Huacachina, la reserva de Paracas, entre otras.

Actividad minera
Hierro. El sector minero en Ica se dedica exclusivamente a la extracción de este mineral, en los asentamientos afincados en Marcona.

Pese a contar con esta actividad productiva-extractiva la región iqueña recibe montos mínimos por conceptos de canon minero.

Sin embargo, para la población de Ica la presencia de la minera Shougang es insostenible, pues son constantes las denuncias de condiciones laborales abusivas y en condiciones de alto peligro para el personal, principalmente del lugar.

Más minerales
Además el territorio de la región cuenta también con yacimientos de oro, plata, cobre, sulfato de cobre, cobalto, entre otros minerales, que no pueden ser explotados por falta de inversión.

Otro factor en beneficio de este departamento es la vía del gas de Camisea, con lo que se ha convertido en una región con un alto nivel energético.

Actualmente se realizan labores de exploración para determinar si en el subsuelo del litoral chinchano y pisqueño existen yacimientos de petróleo.

“Forsur debe pasar a Ica”
Para Rómulo Treviño, presidente regional de Ica, la principal preocupación de su gestión está centrada en luchar por lograr la reconstrucción de las ciudades golpeadas por el terremoto de agosto pasado. LA PRIMERA conversó con él para conocer el estado de los trabajos y la problemática que afecta a la región.

–¿Presidente Treviño, qué se ha logrado, desde del terremoto, en cuanto a trabajos de infraestructura?
–El problema ha sido la intervención desde Lima. Los trabajos casi no se han avanzado más de la remoción de escombros. Nosotros en todo momento pedíamos que Forsur se maneje por gente de acá, que conoce a la población y su problemática. Debe pasar a Ica. Hasta ahora seguimos esperando que lo dejen en nuestras manos, pero han preferido dejárselo al ministro de Vivienda, Cornejo.

–¿Entonces no hay una solución o un trabajo palpable a la fecha?
–Se han hecho las labores, pero la reconstrucción aún está en fase de inicio, no se está ejecutando ningún trabajo. Si uno recorre Pisco y las demás localidades afectadas por el terremoto del 15 de agosto comprobará lo que digo. La gente sigue en carpas y a la intemperie. El gobierno regional ha entregado ayuda y módulos. Pero falta más. Los recursos con que contamos no están destinados sólo a ese trabajo, hay otras necesidades más. Por eso es necesario que el gobierno central pueda ayudar, pero que se maneje a nivel local, no desde Lima.

–¿Y para los próximos meses, Forsur ha asegurado algo en concreto?
–Ni siquiera sabemos si estamos ya en la agenda de ese organismo. Hemos venido batallando desde que ocurrió el terremoto pero parece que no hay voluntad para la reconstrucción.

Omar Olivares Yzarra
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.