“García teme acabar como Fujimori”

Ronald Gamarra, abogado de la parte civil en el juicio contra Alberto Fujimori y secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, advierte sobre las presiones del gobierno a favor de Fujimori y los riesgos de una sentencia absolutoria en segunda instancia. Según el especialista, García debería ser juzgado por violaciones a los derechos humanos cometidas en su primer gobierno y su temor a terminar como Fujimori lo lleva a buscar una sentencia absolutoria para éste.

Por Diario La Primera | 11 ago 2008 |    
(1) Gamarra, firme defensor de los derechos humanos. (2) Su pasado lo condena. (3) Quieren sacarlo de la cárcel.
Afirma abogado Ronald Gamarra y precisa que por eso el mandatario busca absolución del exdictador.

¿Usted también cree que hay un pacto entre el gobierno y Fujimori?
Claro que sÑ Eso se expresa en la elección de la directiva del Congreso, en la posición de Alan García sobre la extradición de Fujimori, quien fue extraditado a pesar del gobierno y contra la voluntad de García, y en el trato que recibe Fujimori, quien debería estar en una cárcel común. Su régimen carcelario es inaceptable.

¿Qué repercusión puede tener ese pacto en el juicio a Fujimori?
Estoy convencido que la intención del gobierno y del fujimorismo es influir en el juicio para favorecer a Fujimori, pero veo difícil que lo logren porque el tribunal que ventila el caso está integrado por jueces de primer nivel. No creo que acepten la presión que, estoy seguro, reciben del régimen y del fujimorismo para absolverlo.

¿Está convencido que el gobierno quiere la liberación de Fujimori?
Estoy convencido que Alan García desea la libertad de Fujimori. El gobierno y el fujimorismo apuestan por su absolución, pero hay un sector del Apra que seguramente quiere que se condene a Fujimori.

Si, como usted dice, el gobierno y el fujimorismo quieren la liberación de Fujimori, pero les va a resultar difícil lograr influenciar en el tribunal que lo juzga, ¿cuál es la estrategia que tienen para lograr ese objetivo?
Saben que, por la evidencia contra Fujimori y la calidad de este tribunal, es muy difícil que puedan lograr la absolución. Saben que este juicio lo van a perder y juegan a debilitar la sentencia, probablemente a obtener el voto de uno de los tres magistrados a favor de Fujimori, para llegar a la apelación.

¿Confía en que esa segunda instancia resista las presiones políticas a favor de Fujimori, o cree que ahí está el riesgo de una sentencia absolutoria?
Ese riesgo existe, claro. Nuestra confianza termina con la decisión de este tribunal. Luego de eso, debe haber una fuerte fiscalización del comportamiento del tribunal que en definitiva va a resolver la situación jurídica de Fujimori. Todo dependerá de los jueces que integren la Sala de Apelaciones.

¿Y qué es lo que más les preocupa de la conformación de la Sala de Apelaciones?
Nos preocupa que integren la Sala de Apelaciones vocales provisionales como el doctor César Vega Vega, un operador político del Apra en el Poder Judicial, que seguramente será proclive a la absolución de Fujimori. Si la apelación sube el próximo año, es muy importante estar atentos a la elección del futuro presidente del Poder Judicial, que nombrará a los integrantes de las diferentes salas de la Suprema y podría dirigir esa causa a un tribunal proclive a la absolución.

El vocal Javier Villa Stein, con antecedentes de haber favorecido al fujimorismo es voceado como candidato a la presidencia de la Corte Suprema. ¿Su elección facilitaría la liberación de Fujimori?
Teniendo en cuenta los antecedentes de Villa Stein, su elección como presidente de la Corte Suprema o su posible participación en la Sala de Apelaciones favorecerían a Fujimori. También sería un riesgo que integre dicha Sala alguien como el vocal Robinson González, quien ha fallado en varias ocasiones a favor del fujimorismo.

¿Cree que el pacto entre el gobierno y el fujimorismo podría llevar a un indulto a favor de Fujimori si en segunda instancia se confirmara una condena?
La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha dicho que tratándose de violaciones a los derechos humanos no proceden amnistías ni indultos. El presidente tiene la facultad de indultar, pero esa facultad tiene un límite y, tratándose de derechos humanos, no es posible. Políticamente puede darse, pero eso nos llevaría a una condena del sistema interamericano de derechos humanos.

¿Cree que la Fiscalía está cumpliendo bien su papel en el juicio a Fujimori?
El fiscal Avelino Guillén es un excelente profesional y el Ministerio Público se prestigia con su presencia en este juicio. Mientras el doctor Guillén intervenga en el juicio, alternándose con el doctor José Peláez, es una garantía.

¿El fiscal Peláez no le da la misma garantía que Guillén?
Creo que este es un caso para el doctor Guillén y debería tener más participación.

¿Cuando Guillén no está se debilita la posición de la Fiscalía?
Digamos que cuando está Guillén vemos interrogatorios sólidos.

¿Qué impacto tendría una posible sentencia a favor Fujimori?
Una absolución expondría al ridículo al Estado peruano y significaría un retroceso increíble en el respeto de los derechos humanos. Eso sería negativo para un Estado que pretende insertarse en bloques internacionales. Por el contrario, una condena significaría la reafirmación del derecho internacional y un paso adelante en la defensa de los derechos humanos.

Más allá del pacto político con el fujimorismo en el Congreso, ¿el gobierno estaría apostando por la absolución de Fujimori pensando en los procesos pendientes por derechos humanos que tiene Alan García?
No creo que Alan García vea con buenos ojos que un ex presidente esté en el banquillo de los acusados. Estamos hablando de un juzgamiento por derechos humanos y a lo que más le debe temer García es a un juzgamiento de ese tipo. La posición de García respecto a Fujimori no solamente está en el plano político, también tiene un componente personal: Alan García se ve reflejado en Fujimori, es decir, en la posibilidad de ser también sometido a un proceso judicial, internado en un penal y sancionado a una larga condena de cárcel.

¿Alan García debe ser juzgado por violaciones a los derechos humanos como Fujimori?
Claro. Tiene que responder por los hechos de “El Frontón” y por las denuncias de una práctica sistemática de violaciones a los derechos humanos durante su primer gobierno. Hay elementos suficientes para que sea investigado por el Ministerio Público, pero no va ser investigado mientras sea Presidente.

“Cada vez hay menos diálogo y más palo”

¿Ve una desviación autoritaria en el gobierno?
El gobierno tiene rasgos autoritarios cada vez más visibles. No entiende que en una democracia los ciudadanos tienen el derecho de protestar en las calles pacíficamente. El Estado dialoga cada vez menos con los ciudadanos que reclaman y, más bien, los reprime. Cada vez hay menos diálogo y más palo. Es inaceptable que se haya autorizado a las fuerzas de seguridad a hacer uso de sus armas de fuego para reprimir las protestas sociales, eso es una invitación a la represión indiscriminada.

¿Con este gobierno se ha retrocedido en el tema de derechos humanos?
SÑ Los gobiernos de Paniagua y Toledo avanzaron mucho, aunque con límites, en defensa de los derechos humanos, pero este régimen no tiene el tema en su agenda. Los juicios por derechos humanos se han estancado porque no hay voluntad política de parte del gobierno.

Entrevista: Carlos Noriega


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.