Fidel visto por un gran historiador

Eusebio Leal es el Historiador de la Ciudad de La Habana, con mayúsculas, porque tiene ese título oficial. Su obra cimera, la restauración de La Habana Vieja, convirtió un amasijo de tugurios, como el Rímac o los Barrios Altos, en un hermoso barrio colonial poblado de vida, cultura y turismo y lo ha hecho merecedor de reconocimiento mundial. Recientemente visitó Lima y en esta entrevista habló sobre la política y la historia de su país.

| 29 abril 2008 12:04 AM | Informe Especial | 733 Lecturas
Fidel visto por un gran historiador
(1) Eusebio Leal (Foto Milagros). Historiador de prestigio mundial y restaurador de La Habana Vieja, visitó recientemente Lima. (2) Tras retirarse de las funciones estatales, se dedica a escribir sus reflexiones en la prensa cubana (3) Raúl Castro tiene una larga trayectoria plena de méritos para ser presidente, asegura el historiador cubano. (4) Los cubanos viven una serie de cambios, ahora bajo el gobierno de su nuevo mandatario. (5) Un pueblo pujante que busca seguir creciendo, sin perder su consigna. (6) Un momento del interesante encuentro con el reconocido historiador Eusebio Leal.
El historiador cubano Eusebio Leal analiza la nueva situación de Cuba tras el retiro de Fidel.

Más datos

DATO

En Cuba, el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, reiteró el rechazo de su gobierno a los planes de la oposición en Bolivia que amenazan la estabilidad. "Estamos junto a Bolivia en su lucha contra las conspiraciones externas que buscan afectar su integridad territorial", subrayó Pérez Roque a su homólogo boliviano, David Choquehuanca, en la sede de la cancillería en La Habana.

El presidente cubano, Raúl Castro, aumentó ayer hasta en 20% las pensiones, lo que beneficiará a más de dos millones de cubanos, pero llamó a "trabajar duramente" para continuar con los incrementos salariales "de manera gradual y diferenciada". El aumento salarial fue de hasta el 55% a los trabajadores de los tribunales y la fiscalía.
733

-¿Qué cambios va a traer el retiro de Fidel Castro de las responsabilidades estatales?
-Todo liderazgo tiene un espacio en el tiempo. Él llenó con creces su espacio, en una forma directa, marcando la historia. Hoy está en la reflexión; está consagrado a dejar escrito todo aquello que la palabra viva y el pugilato de todos los días a veces le impidió hacer. Esto es lo primero; lo segundo: la revolución cubana no es la obra de un hombre, es un proceso histórico que comenzó hace muchos años, desde la lucha por la independencia. Y la etapa que me tocó vivir a mí y a mi generación cumple exactamente medio siglo. Fidel ha hecho lo que pocos hacen, que es apartarse del poder. Y, al mismo tiempo, el hombre que está hoy en la presidencia no está ahí por ser su hermano, esa es una casualidad feliz. Está ahí porque es un ejemplo de lealtad, de compañerismo. Lo acompañó desde que era un niño en la escuela. Lo acompañó en el Moncada (primera acción revolucionaria), lo acompañó en el Granma (yate en el que desembarcaron los guerrilleros para iniciar la lucha en Cuba), lo acompañó en la Sierra Maestra. Ha sido un forjador de la revolución y ha sido un hombre de acción callada. Un hombre de gran pragmatismo, de gran sentido común, y al mismo tiempo, se apoya muy fuertemente en lo que ha sido el ideario personal y el ideario humanísimo de Fidel.

Cuba ha entrado en una etapa nueva, donde es necesario adecuar la realidad de la revolución a una realidad de un mundo tan cambiante, que en cuestión de semanas se ha cumplido uno de los vaticinios más acertados del Comandante en los últimos meses, como fue prever, en un debate público que muchos no entendieron y hasta se reían, que si se convertía en biocombustible al maíz, el trigo, la cebada y otros alimentos, iríamos a una hambruna mundial. Y, de pronto, ahora estamos a las puertas de una crisis alimentaria mundial.

-¿Qué edad tenía Raúl cuando participó en el asalto al Cuartel Moncada?
-Tenía apenas 17 años. Ellos estudiaron juntos en el colegio y ya entonces era como el pequeño escudero del gran Quijote. Era una especie de Sancho, porque siempre representó una razón muy cartesiana, frente al ideal emancipador y a veces alucinado de su hermano en la juventud. Si asaltan Moncada, es Raúl el encargado de una importante parte del asalto y va a ser Raúl también el que va a la cárcel y al exilio junto a su hermano, y el que vuelve con él en el yate Granma, y el que se reencuentra con él cuando ya se creían que estaban perdidos, que los habían matado, cuando Fidel, con un puñado de sobrevivientes, se alegra y piensa que ya podemos triunfar. Porque así ha sido su carácter, su forma de ser, su optimismo ante lo imposible. Raúl no está impuesto ahí porque ser el hermano de Fidel, como dicen generalmente los detractores y los que no conocen a la revolución cubana. Raúl es omnipresente. No hay una sola tarea que Fidel le dio y que no haya cumplido.

- Un rasgo del carácter de Raúl es el pragmatismo. ¿Cómo se refleja eso en su etapa actual?
- Fidel es el Comandante en Jefe, pero Raúl estructuró, dio disciplina y creó a las fuerzas armadas de Cuba, capaces de hacer la proeza de atravesar con un ejército el Atlántico para combatir por la libertad en África contra el Apartheid, derrotar a los sudafricanos, abrir las celdas de Nelson Mandela, liberar Namibia, pagando la deuda de gratitud con el pueblo africano, que está en nuestras raíces. Pero además estuvo en la batalla por Cuba, la batalla en este medio siglo de asedio contra la potencia más agresiva y mayor que jamás haya existido, que ha practicado contra Cuba todas las malas artes, desde intentos reconocidos de asesinar a Fidel, el bloqueo naval y aéreo, la amenaza de guerra nuclear, la guerra económica, la guerra bacteriológica. Sin embargo, ahí está Cuba.

- Hay adversarios de la revolución cubana que critican que Fidel haya prometido una renovación generacional y tenga dirigentes de edad avanzada.
- La cuestión no es de edad. No me hable nunca de edad, hábleme de mérito. Y en Cuba sí hay renovación generacional. ¿Quién es el ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba? ¿Quién es uno de los más importantes vicepresidentes de la República de Cuba?

- ¿Qué edad tiene el ministro de Relaciones Exteriores?
- Felipe Pérez Roque tiene 40 años de edad. El vicepresidente Carlos Lage tendrá cuarenta y tantos años. La juventud es la única enfermedad que se cura con el tiempo. Además, la renovación generacional está en los puestos públicos, está en las juventudes, está en las masas de médicos. ¿Que acaso no son jóvenes médicos los que han estado aquí en Pisco, en la batalla por la salvación de la gente, en medio del desastre del terremoto? ¿Se quiere una prueba más vital de lo que es una revolución y de lo que es un pueblo, que esa brigada que fue, que es la que está en este momento? Pero que además vuelven ahora con otro rostro porque sus padres, porque sus abuelos vinieron aquí en el terremoto anterior del callejón de Huaylas (1970).

-¿Cómo está la salud del Comandante?
- Lo que se puede decir es lo siguiente. Usted sabe que el imperialismo yanqui vive muy pendiente de la salud de Fidel, porque ellos han tenido siempre la idea final, después de haber fracasado en todo, de que la revolución muere con el poderoso continuador de las ideas de los padres fundadores. Eso no es asÑ Fidel se recupera y la prueba más fehaciente de todo esto es que el 5 de mayo se van a presentar en el Centro Cultural de la Universidad de San Marcos cuatro tomos de las reflexiones que escribe periódicamente y que demuestran la lucidez, la concatenación de sus ideas; después del golpazo de una enfermedad súbita, de un golpe a su naturaleza, que solamente un hombre de su voluntad férrea pudo soportar. Él se recupera, se recupera favorablemente. Y ahora está haciendo la meditación sobre su vida y dejando trazados firme y claramente los derroteros fundamentales de su obra.

La revolución, los hoteles y los celulares

- En cuanto a la juventud cubana, qué impacto tienen estas novedades de que ahora es posible para los cubanos nuevamente alojarse en hoteles o comprar celulares…
- En Cuba ha habido restricciones, más que prohibiciones, nacidas de situaciones económicas concretas; no olvidemos nunca que Cuba ha vivido un bloqueo sin piedad. El otro día un periodista norteamericano, radicado en La Habana por cierto, comentaba para la CNN que el gobierno tendría que buscar una ayuda para que los cubanos puedan ir a los hoteles porque, con su salario, a pesar de que ahora cualquiera puede alojarse en un hotel, no pueden pagar el hotel. Usted se imagina que aquí la prensa diría que hay que ayudar a los peruanos para que vayan a los hoteles de lujo. Sencillamente, en una sociedad como ésta, que está dividida en clases, todo el mundo sabe el lugar que ocupa. Cuando vino la revolución todo eso fue demolido. Todos fuimos a todas partes. Las playas fueron de todos, los clubes exclusivos se abolieron. Y después vino la dura construcción de una sociedad nueva, que ha sido una batalla larga y enconada, en medio de ese bloqueo tenaz, que impide la reunificación familiar, que favorece a la emigración ilegal desde la isla, que impide que los cubanos puedan mandar a sus familiares las remesas que los de otros países mandan en la cantidad que ellos quieran. Yo pienso que hay cosas más importantes que deslumbrar a las masas con que pueden tener celulares. En un barrio cualquiera aquí, de la periferia, ahí lo que quieren es pan y trabajo. En América Latina, millones de niños y adolescentes viven en la pobreza y la marginalidad. Ni uno solo en Cuba está en esas condiciones.

Ahora, en la medida en que la sociedad obtiene sus recursos después del golpe que ninguna otra nación había resistido: la pérdida de todas las exportaciones virtualmente, el derrumbe del campo socialista, después de haber pasado 15 años en que de pronto no había con qué encender la luz, nos preguntábamos qué es lo que comeríamos mañana, no teníamos un vehículo en qué ir a trabajar y había que moverse en bicicleta, el que va a Cuba hoy ve el fruto del trabajo, el fruto de haber sobrevivido con dignidad.

- ¿A qué ritmo está creciendo en Cuba actualmente el PBI?
- Eso es muy discutible, porque los estimados del PBI a escala internacional, a nivel de países del Tercer Mundo, son totalmente ficticios, pues las que crecen son las clases elevadas, los sectores más poderosos, pero los pobres son cada día más pobres. Para nosotros el dato es la esperanza de vida al nacer, la mortalidad infantil por cada mil nacidos vivos, las estadísticas de educación, de cultura, de acceso a universidades. Ahí vamos a ver la realidad de Cuba con relación al resto de América Latina.

César Lévano
Director


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD