EsSalud bajo amenaza

Es común que el presidente Alan García diga que EsSalud viene haciendo una “revolución copernicana” a favor de los asegurados con la construcción de hospitales y unidades básicas de salud y la adquisición de equipos. Sin embargo, el padecimiento diario de miles de asegurados que buscan atención médica hospitalaria o ambulatoria en sus policlínicos echan por tierra sus palabras

Por Diario La Primera | 23 jul 2009 |    
EsSalud bajo amenaza
(1) Triunfalismo y carnaval de inauguraciones vende la propaganda oficialista. (2) Santiago Vinces denuncia maniobras privatizadoras de la seguridad social. (3) Equipos almacenados en desuso en hospital de Sicuani.
Aprovechan carencias y caos para privatizarla poco a poco, denuncian médicos.

Más datos

La atención deplorable en la mayoría de policlínicos de EsSalud es considerada por Vinces como el claro reflejo de que la seguridad social está enferma

Esta caótica y deficiente situación de la prestación del servicio de salud no es ninguna novedad para muchos peruanos asegurados y no sería gratuita, sino que respondería a un sistema impuesto por la autoridad para propiciar el desencanto de los asegurados con el fin de transferir al sector privado los servicios que brinda el seguro social.

“Ese es el grave problema, ese el tema de fondo”, afirmó a LA PRIMERA el presidente de la Asociación Médica del Seguro Social del Perú, Santiago Vinces, al denunciar la existencia de acuerdos de directorio, “que es tan responsable como el presidente del directorio ejecutivo”, Fernando Barrios, y en los cuales se aprueba dar contratos ley a operadores privados para que se encarguen de la construcción, el equipamiento y la administración de hospitales de seguros hasta por 32 años en terrenos del seguro social, contratos que no podrán ser revisados por ningún gobierno.

“Eso es una privatización encubierta”, advierte Vinces al recordar que durante la dictadura fujimorista también se dieron estos tipos de contratos ley y, como en esa época, se registran una serie de hechos como las sospechosas compras de equipos médicos, sin sustento técnico.

Afirmó que en muchos servicios el Seguro trabaja de manera precaria, lo que contribuye a hacer gastos injustificables. Relató que el gerente central de prestaciones, el doctor Barrera, anunció que para enfrentar la pandemia del AH1N1, EsSalud comprará más de 45 ventiladores mecánicos para pacientes con insuficiencia respiratoria, a un precio de más de 40 mil dólares cada uno, lo que significaría una inversión de más de un millón 800 mil dólares.

El representante médico enfatizó que eso no es lo que se necesita para atender la situación, sino más consultorios y mejor remuneración a los profesionales y que haya más turnos de atención. “Por eso le digo, que de la necesidad se crean situaciones que pueden ser irregulares y que merecen investigación”, como, por ejemplo, la compra de carpas a pesar que existe suficiente infraestructura.

Se quejó de que el personal del área de emergencia de la mayoría de centros no cuenten con una máscarilla adecuada para protegerse del contagio de esta gripe. No existen, dijo, las adecuadas medidas de bioseguridad.

Los policlínicos: Vía Crucis
La atención deplorable en la mayoría de policlínicos de EsSalud es considerada por Vinces como el claro reflejo de que la seguridad social está enferma, pero -aclara- es por culpa de las autoridades que han demostrado poca capacidad para gestionar los recursos de los asegurados.

Argumentó que más les interesa adquirir y construir como si allí estuviera la solución de los problemas, y comentó que los procesos de selección de personal se hacen sin la participación de los trabajadores, ni siquiera como veedores.

“Hoy día están haciendo selección de personal solamente con documentos, sin siquiera tomarles un examen de suficiencia y se podía dar el caso que estén ingresando muchos profesionales sin las competencias, sin una preparación”, advierte.

Al respecto, grafica que un médico que tiene en consulta a 25 a 30 pacientes en cuatro o cinco horas, debido a las normas que imponen la autoridad no puede atender debidamente en un lapso de ocho a diez minutos por paciente, en el que tiene que interrogar al paciente, hacer la receta y en muchos casos poner la información en la computadora

“Esas son las condiciones que impone la autoridad para el trabajo, eso es lo que tiene que cambiar; eso es lo que las autoridades no comprenden que se atiende a seres humanos y creen que éstos son mercancías y que los trabajadores son máquinas de producir, se ha deshumanizado la atención, pero no por responsabilidad médica”, acotó.

Compra injustificada
EsSalud lleva invertidos 800 millones de soles en tecnología y aparatos médicos, se jactan en público el jefe de Estado y su amigo Fernando Barrios, pero la realidad de los policlínicos de la seguridad social los contradice y lo afirma esta periodista, que lleva esperando siete meses por una referencia al policlínico Angamos para un examen rutinario de mamografía, como parte de la prevención que toda mujer debe tener.

Lamentablemente, he tenido la mala suerte, como cientos de personas, de atenderme en el precario policlínico chorrillano Juan José Lazo, donde las constantes quejas por la mala atención terminan en saco roto. En este centro, el propio personal no se explica a dónde han ido a parar los equipos adquiridos por EsSalud, de los que alardea el mandatario como si fuera un logro de su gobierno, cuando han sido adquiridos gracias al dinero de los asegurados y los empleadores.

En el tema de las adquisiciones, el dirigente sostiene que existen suficientes motivos para una investigación, pues puede haber manejos corruptos, teniendo en cuenta que no hay razón, por ejemplo, para que en Huánuco EsSalud carezca de una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y tenga apenas una unidad de vigilancia intensiva con tres camas y siete ventiladores mecánicos para apoyar la respiración, de los que solamente uno está en uso.

Mencionó otro caso, el hospital de Sicuani, al que se le ha dado la categoría de policlínico, llamando la atención de que existan en el lugar hasta seis incubadoras neonatales cuando sólo atienden quince partos al mes, para lo cual serían suficientes una o dos incubadoras.

Vinces, en este punto, reveló que el año pasado se presentó una denuncia por la adquisición irregular de más de 60 ventiladores, ante la Contraloría que lo remitió al órgano de control interno de EsSalud, aunque el caso fue tomado de oficio por la Fiscalía.

Adquisiciones bajo sospecha
El dirigente mencionó también las adquisiciones en módulos asistenciales temporales, fijos, equipos médicos y mobiliario clínico para los centros asistenciales de EsSalud de Ica y Cañete, tras el terremoto de agosto de 2007, por un monto de 1 millón 665,396 soles. Las compras fueron aprobadas por el presidente ejecutivo de Essalud mediante resolución Nº 517-PE-Essalud-2007. Los módulos no han podido ser ubicados en ninguno de esos centros.

“Estoy plenamente convencido que la seguridad social maneja mucho más recursos que cualquier ministerio, y es dinero de los asegurados que se gasta en compras que el presidente de la República se da el lujo de inaugurar a diestra y siniestra como si fuera dinero del gobierno y dice haber más de doce mil equipos, entonces habrá que averiguarse cuáles son, dónde están, año de fabricación, costos”, señaló Vinces, al aludir la inexistencia física de los pregonados aceleradores lineales, resonadores magnéticos y otros.

El galeno opinó que la carencia de medicinas se debe a la falta de un sistema de gestión moderno de las autoridades y específicamente del área de adquisiciones, carencia que da lugar además a la compra de fármacos sin garantía de calidad. Para Vinces, este problema sería usado también por las autoridades para justificar la privatización, empezando por las farmacias.

Unidades Básicas
Vinces asegura que con la creación de las Unidades Básicas de Salud se pretende “dar gato por liebre”, porque éstas son un cuello de botella que no solucionan el problema fundamental del seguro social, que urge de atención especializada. Explicó que si antes un paciente de Los Olivos con una urgencia cardíaca iba directamente al hospital Sabogal, ahora con estas mal llamadas unidades básicas que sólo cuentan con un médico general o un pediatra, primero tendrá que recurrir a la unidad que le corresponsa, en busca de una referencia.

La última: hospitales bamba
“Ya se encuentran en marcha 17 nuevos hospitales y cuatro han sido inaugurados”, reza la constante propaganda de EsSalud, de la cual hace eco el jefe de Estado que encabeza las ceremonias inaugurales.

Se trata –según Vince- de un cuentazo, pues a excepción de la Clínica Geriátrica San Isidro Labrador, que funciona en un 25 por ciento en la actualidad, luego del escándalo que siguió a su inauguración, los otros tres “hospitales” son simples pabellones construidos en centros hospitalarios ya existentes.

Mencionó el Pabellón de Especialidades Médicas del Hospital Sabogal, la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI-UCIN) en Víctor Lazarte de Trujillo y el denominado Complejo Hospitalario Marino Molina de Comas, en el cual sólo se ha erigido un pabellón y cuyas ventanas de vidrio ya se destruyeron por el indebido acabado.

El representante de los médicos de EsSalud señaló que específicamente son estos centros los que la dirección de EsSalud y el gobierno quieren entregar a operadores privados para que los gerencien o administren en usufructo.

A ello agrega Vinces las condiciones en que se construye el nuevo Instituto del Corazón (Incor) en terrenos del Hospital Edgardo Rebagliatti. Tenían ascensores estrechos, en los que no entran camillas, por lo que finalmente tuvieron que unirse dos.

Vilma Escalante
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.