El Salvador: más que un triunfo electoral

“La corriente de cambio que vive América Latina se extendió el domingo a El Salvador, el país más pequeño de la región, y llevó al gobierno a Mauricio Funes, candidato de un movimiento de origen guerrillero, el FMLN, que luego de una larga guerra interna, optó por dejar las armas y asumir el desafío de la lucha legal, en la que fue avanzando hasta lograr la histórica victoria del domingo, con un candidato que no integró la vieja guardia guerrillera, de estilo, lenguaje y procedencia diferentes.

| 17 marzo 2009 12:03 AM | Informe Especial | 1.2k Lecturas
El Salvador: más que un triunfo electoral
(1) Con Funes se abre la posibilidad de saldar la enorme deuda social en El Salvador. (2) El presidente electo es de una generación posterior a la vieja guardia guerrillera.
1207

La importancia del triunfo del izquierdista Mauricio Funes en El Salvador no se reduce a una gesta electoral coyuntural, sino que adquiere la significación de una victoria histórica que tiene tras de sí una saga de organización y resistencia popular, decenas de miles de muertes, décadas de un sufrimiento social inconmensurable y el aprendizaje nacional de una civilidad democrática que, a la postre, ha rendido sus frutos, y por el cual cabe felicitar a la sociedad salvadoreña”, destacó el diario mexicano La Jornada.

“Se trata”, añadió, “de una larga lucha popular iniciada en los años 70 del siglo pasado, que se confrontó con las armas en la mano contra una oligarquía dictatorial y sanguinaria, apoyada en sus peores excesos por Estados Unidos; que transitó por la firma de la paz, la desmovilización y la construcción de instituciones democráticas y que, después de tres lustros de enfrentar en las urnas a la derecha neoliberal, logra arrebatarle la Presidencia”.

Incluso en una circunstancia mundial de crisis económica profunda, la llegada al poder de la izquierda en el país más pequeño de América representa una esperanza para la mayor parte de la población de dicha nación, sumida en la pobreza, y se abre, con ello, la posibilidad de empezar a saldar la enorme deuda social, la cual no fue tema de los acuerdos de paz firmados en México en 1992 entre la insurgencia popular y el gobierno, dice el comentario, repesentativo del impacto regional de los resultados de los comicios salvadoreños.

Vuelco Político
Según La Jornada, el vuelco político en El Salvador constituye en el contexto internacional un refrendo a la tendencia continental caracterizada por el surgimiento en las urnas de gobiernos progresistas, soberanos y no alineados con el llamado "consenso de Washington"; es decir, con las recetas económicas fraguadas por el pinochetismo y la Escuela de Chicago y luego impuestas a buena parte de la humanidad por los gobiernos de las naciones ricas.

Es previsible que el gobierno presidido por Mauricio Funes se sume a los procesos de integración regional en los que confluyen, con todo y sus diferencias, Brasil, Bolivia, Cuba, Venezuela, Ecuador, Argentina, Paraguay, Nicaragua e incluso Chile, pese a que en ese último país el neoliberalismo sigue siendo postura oficial.

Según el análisis, ese campo de gobiernos independientes y de clara vocación latinoamericanista ha debido ser reconocido incluso por el gobierno de Barack Obama, como quedó de manifiesto en su encuentro con el presidente brasileño, Luis Inazio Lula Da Silva, en quien el nuevo mandatario estadounidense reconoció la interlocución con otros gobiernos sudamericanos.

Con otros ojos
Además de ése, añade el periódico mexicano, otros sucesos recientes parecen indicar que Washington se dispone a rediseñar su política de alianzas hacia América Latina. Si hasta el último día del gobierno de Bush los pilares principales de esas alianzas fueron los regímenes de derecha de Álvaro Uribe (Colombia) y Felipe Calderón (México), en días pasados ambos gobiernos han verbalizado un distanciamiento ante Estados Unidos. Así lo hicieron el propio Calderón y algunos de sus colaboradores, la semana pasada, al rechazar con estruendo críticas al desempeño del gobierno mexicano, sobre todo en materia de seguridad, y ayer el vicepresidente colombiano, Francisco Santos, hizo lo propio, al quejarse de que la administración de Uribe ha recibido un trato "indigno" de la potencia del norte en el contexto del Plan Colombia, e incluso puso en duda –cosa insólita– la vigencia de ese acuerdo bilateral de contrainsurgencia y combate al narcotráfico.

“En suma, el escenario continental se transforma con rapidez, y el triunfo electoral del FMLN no sólo corresponde a un proceso de cambio en El Salvador, sino que se inscribe también en una realineación regional sin precedente”, dice La Jornada, a tiempo de señalar que “si el colapso económico global representa una difícil situación de arranque para la izquierda que gobernará ese país, tal circunstancia puede ser atenuada por la existencia de administraciones progresistas que son, en principio, aliadas naturales de los vencedores en la elección de ayer”.

Periodista y luchador
Mauricio Funes, nacido en San Salvador, El Salvador, el 18 de octubre de 1959, es un periodista salvadoreño con una larga carrera en los medios de comunicación de su país. El 28 de septiembre del 2007 anunció que el FMLN lo había designado candidato presidencial, en la última presentación de su programa La Entrevista.

Funes realizó sus estudios superiores de Licenciatura en Letras en la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" (UCA). En 1986 comenzó su práctica periodística como reportero del Noticiario Tele 10, programa de la televisora estatal Canal 10. Desde 1987, y por un período de cuatro años, trabajó en "Al Día", espacio informativo de Canal 12, teniendo bajo su responsabilidad la fuente parlamentaria (cobertura de la Asamblea Legislativa).

En 1991 fue uno de los fundadores del Centro de Audiovisuales de la UCA y de la Radio YSUCA. En 1992, volvió a laborar en Canal 12 como conductor de la Entrevista "Al Día". Durante los siguientes trece años condujo ese espacio de entrevistas. En 1997 fue nombrado Director de Noticias de TV12. Como periodista, Funes ha sido crítico de la administración del Partido ARENA que gobierna El Salvador desde 1989. Entre 1997 y 2003, condujo el segmento editorial "Sin Censura" dentro del Noticiero Hechos de Canal 12, donde frecuentemente fustigó a la actuación gubernamental y sostuvo varias polémicas con funcionarios del gobierno. En 2001 hizo públicas las denuncias sobre la forma en que se manejó la ayuda internacional, luego de los terremotos de enero y febrero.

El 19 de febrero de 2005, fue despedido de Canal 12. Varias organizaciones sociales manifestaron su descontento ante ese hecho. El 20 de mayo de ese año, retornó a la televisión con el programa "La Entrevista" en los Canales 15 y 21 de la cadena Megavisión, de gran audiencia.

En agosto del 2007 la empresa televisiva grupo Megavisión, cerró el espacio "La Entrevista con Mauricio Funes", en uno de sus canales. Un mes más tarde, en la última presentación de su programa en el canal 15, agradeció a los televidentes y se despidió manifestando que era la última presentación de su programa, pues cerraba su carrera como comunicador, para dedicarse a la política.

En su carrera periodística ha entrevistado a personajes como João Baena Soares, Javier Pérez de Cuéllar, César Gaviria, Felipe González, Hugo Chávez, Fidel Castro (en 2000), o Luiz Inácio Lula da Silva. En 1988 entrevistó en Costa Rica al comandante del FMLN, Joaquín Villalobos, siendo la primera entrevista que un comandante de la guerrilla concedía a un medio de prensa nacional. Fue por muchos años corresponsal de CNN en El Salvador.

El miércoles 10 de octubre de 2007, Alejandro Funes, hijo primogénito de Mauricio Funes, falleció en Francia. Según partes policiales parisinos, el joven de 27 años fue atacado por un hombre de origen marroquí en las afueras del Museo de Louvre. Alejandro Funes estaba en París estudiando fotografía.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD