El Perú despega o nos convertimos en una “provincia económica” de Chile

El general Edgardo Mercado Jarrín señaló que a inicios del Siglo XXI, el Perú tendría nuevamente una gran batalla geopolítica para su ubicación mundial como Nación, similar a la que ocurrió en el Siglos XVIII y XIX, al abrirse la navegación marítima por el Cabo de Hornos. La denominó la batalla de los Puertos, en la que éstos deben ser asumidos como nexos territoriales y plataformas logísticas del desarrollo soberano.

| 22 mayo 2008 12:05 AM | Informe Especial | 2.5k Lecturas
(1) Estamos ante la gran oportunidad geopolitica de despegar como un pais-puerto soberano sudamericano. (2) Gobierno aprista le da la espalda al Mercosur. (3) Debemos ser el punto de conexion con la cuenca del Pacifico. (4) Continuan intenciones de llevar nuestro gas a Chile.
Gobierno traiciona el futuro geopolítico del país al apostar por modelo exportador subordinado a EE.UU. y al vecino del sur
2541

Actualmente se está ante nuevos desafíos en el reposicionamiento geopolítico de la patria. Ello como consecuencia de la globalización, los cambios del transporte marítimo contenedorizado en la Cuenca del Pacífico, el nuevo rol intermodal de los puertos como nexos territoriales y la crisis global de la energía.

En este contexto, el Perú está entre dos opciones antagónicas, decisión que marcará nuestro destino. Una es despegar como Pais-puerto soberano sudamericano, afirmando nuestra condición de plataforma logística en la neo-industrialización sudamericana. La otra, que quiere repetir el aislacionismo subordinado de Pinochet, es la que pretende estancarnos como exportadores de materias primas, subordinarnos al Imperio de Estados Unidos y aislarnos de Sudamérica, reduciéndonos a “provincia económica” de Chile.

5 megaregiones
Tal como lo señala CEPAL, Sudamérica tiene ahora un margen de autonomía global, que puede aprovechar para impulsar encadenamientos productivos de valor agregado, con innovaciones y sinergias territoriales, y lograr así una nueva industrialización competitiva. Se están configurando 5 grandes megaregiones, y el Perú debe avanzar en sus opciones de desarrollo en estrecha relación con éstas, que son la Transversal del Eje del Amazonas; la de mayor desarrollo industrial (Sao Paulo-Rio-Buenos Aires); la mediterránea de la Soya; la transfronteriza centroeste (surperuano, norchilena, Bolivia, estados limítrofes de Brasil); y la del Sur de Sudamérica ( Chile centro-sur y Argentina Sur).

El desarrollo del Perú debe hacerse desde el nuevo rol de plataforma logística y de valor agregado en la neo-industrialización continental. Debe plantearse ser pais-puerto como territorio de conexión de Sudamérica con la Cuenca del Pacifico. Para este objetivo requiere una geopolítica soberana integracionista. Los aspectos indispensables para lograrlo son claros: ser activo promotor de la integración, afirmar la alianza estratégica con Brasil, superar las profundas asimetrías con Chile, ganar liderazgo transversal en el Eje del Amazonas, competir soberanamente en el mercado inter-portuario en el Pacifico sur. Estas políticas no son posibles sin dinamizar el valor agregado de las economías macroregionales, para lo cual son claves los asuntos de Gas-Petroquímica y de Puertos.

En este contexto, con Sudamérica avanzando en su integración y tendiendo múltiples vínculos en el Perú, el Gobierno debilita los procesos de integración para darle prioridad absoluta a los acuerdos bilaterales de integración comercial-económica, especialmente con USA, a partir el aislamiento nacional, ofertando el mercado y los recursos de un país inerme y en subasta.

Esto ocurre mientras Brasil acentúa la búsqueda de salidas a la Cuenca del Pacífico. Sin embargo, el Gobierno sigue quebrando la alianza estratégica con Brasil y apostando por la perjudicial con EE.UU. Una de sus expresiones es el bloqueo a que el Acuerdo Económico Complementario Perú-Mercosur (Brasil), vigente desde el 2006, incluya la Zona Franca de Manaos. De esta forma se traba la constitución de la cadena logística del Eje del Amazonas, entre la Amazonía y el Norte Peruano, para proyectarse en la Cuenca del Pacifico. Se deja este corredor logistico interoceánico para ser ocupado por el creciente corredor Manta (Ecuador) hacia Manaos (Brasil).

Gobierno regala el gas y boicotea petroquímica
El Perú tiene las mejores condiciones para ser una puerta fundamental del MERCOSUR con la Cuenca del Pacifico, pero el Gobierno está cediendo completamente este rol a Chile. Cercena el rol geopolítico del Surperuano, al pretender anular el corredor de conexión logística y comercial para que las cargas que se intercambian con Asia, no se redistribuyan también hacia el continente y su corazón industrial del MERCOSUR desde el Surperuano, sus Puertos las Zonas de Desarrollo Especial ( Ceticos, Zonas Francas, etc). Se deja este rol geoestratégico para el área Norchilena, que construye para el 2009 la carretera interoceánica Arica-Santos (en el corazón del MERCOSUR) y diseña el Eje del Capricornio, así como afianza las plataformas logísticas de los puertos de Arica-Iquique-Mejillones, a los que ya se ha subordinado el puerto peruano de Matarani.

Mientras Brasil busca afianzar lazos con el Perú en asuntos de energía, el Gobierno bloquea, bajo diversas artimañas, el ducto macrosur andino y el polo petroquímico en Ilo, ofertado por el Consorcio Petrobrás-Petroperu, con inversión propia de tres mil millones de dólares. El Gobierno pretende dar pase a la exportación de las limitadas reservas de Gas de Camisea a Chile, priorizando la construcción de ducto costero de la empresa Suez Energy, para extenderlo a Chile y exportarle Gas. Con este gas Chile no solo reforzaría la asimetría económica con el Perú, sino que obtendría la potencialidad geopolítica de ser exportador de Gas a Argentina, aprovechando la red de ductos existentes en el cono sur.

Se ha iniciado la competencia interportuaria en el Pacifico Sur, con lo que se han abierto las condiciones para afianzar el sistema portuario nacional, potenciando los puertos públicos de Enapu. Pero el Gobierno busca anular la condición geopolítica e interoceánica de los puertos públicos, para reducir sus alcances y propiciar su privatización prochilena. Busca liquidar la empresa nacional de puertos Enapu, para dejar el sistema portuario nacional en manos del monopolio naviero portuario Claro-Von Apen-Romero, a costa de la soberanía marítima-portuaria del Perú.

Manuel Dammert
Ego Aguirre

www.poderciudadano.org.pe


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD