Droga vía aérea

Hace algunas semanas LA PRIMERA presentó un informe que se denominaba “Narcos de Alto Vuelo”, referente al proceso penal abierto a un grupo de traficantes de cocaína que embarcaban su producto en el Jorge Chávez y en el que está comprendido el gerente de seguridad de LAP.

Por Diario La Primera | 14 ago 2009 |    
Droga vía aérea
(1) Poder judicial chalaco tiene tremenda papa caliente de investigar la salida de drogas por el Jorge Chávez. (2) El cabotaje de alimentos y carga hacia los aviones se ha convertido en una vía para la cocaína. (3) La administración de LAP ha obstaculizado las investigaciones sobre narcotráfico.
La negra historia de LAP (V)

Más datos

Cuatro embarques interceptados en nueve meses. ¿Cuántos más pasaron las barreras para que los narcos hayan seguido insistiendo?

El día 16 de junio de 2008, personal antidrogas del aeropuerto Jorge Chávez fue informado que en un troliey de la empresa Gate Gourmet, que provee de alimentos para uso durante los viajes aéreos, se había detectado una carga sospechosa, que finalmente resultaron ser nueve paquetes camuflados dentro de placas de latón, que contenían un total de 12 kilogramos de cocaína.

El 29 de octubre del mismo año, la Primera Fiscalía Especializada Antidrogas del Callao, dispuso investigar a 29 personas, entre directores, accionistas, gerentes y trabajadores de la citada empresa, así como a su asociada Aeroservicios Peruanos S. A. y a la empresa de seguridad G4S. De otro lado, consideró la posibilidad de que exista responsabilidad en algunos funcionarios de Aeroméxico, que era la línea donde se iba a trasladar la ilícita mercadería.

Leyendo el informe de la fiscalía, uno además se puede encontrar con el siguiente párrafo: “del análisis de los documentos antes indicados se advierte que se trata de una organización internacional dedicada al tráfico ilícito de drogas que vendría operando desde 1992, con embarques de distintas cantidades de clorhidrato de cocaína acondicionada en los trolieys cars con los cuales la empresa Gate Gourmet provee con alimentos a las diversas líneas aéreas…(citando a continuación un antecedente del año 1992, bajo una modalidad parecida en el que estaban implicados algunos de los actuales directivos de la empresa)”

Algo más, en el detalle del informe fiscal se descubre que la empresa KLM reclamó un servicio de pesaje e inspección de los embarques de alimentos, que se estableció después de mucho tiempo. Sin embargo, estos sistemas se “malograban” de vez en cuando permitiendo el pase de algunos de los carritos, precisamente los que cargaban la droga. Para concluir, el fiscal da cuenta también de una serie de hallazgos de droga en el aeropuerto Jorge Chávez en distintas fechas (antes de junio del 2008):

- 23 de noviembre del 2007, vuelo de KLM, droga detectada en Holanda;
- 24 de febrero de 2008;
- 16 de junio de 2008;
- 29 de agosto de 2008

Cuatro embarques interceptados en nueve meses. ¿Cuántos más pasaron las barreras para que los narcos hayan seguido insistiendo? Hasta aquí el caso Gate Gourmet, con la pregunta abierta de si podía ser suficiente la intervención de la empresa de distribución de alimentos para sacar tanto polvo blanco por el Jorge Chávez.

El caso Yesquén Huby
El 12 de marzo de 2009, la misma Primera Fiscalía Provincial Especializada contra el Tráfico Ilícito de Drogas, a cargo del Dr. Juan Bautista Mendoza Abarca denunció a Jesús Yesquén Huby, detenido cuando intentaba hacer el pase de 57 kilogramos de cocaína que la mafia había previsto sacar del país a través de un vuelo de LAN con dirección a México, y a una larga relación de personas que actuaban como cómplices para que ninguno de los mecanismos de seguridad funcionara adecuadamente. El plan, según confesión del detenido consistía ni más ni menos que en llevar la droga en un automóvil particular hasta la playa de estacionamiento para de ahí trasladarlo a un camión de la empresa Gate Gourmet para su introducción en la aeronave. A cuatro meses de la anterior denuncia, otra vez se recurría a Gate Gourmet, a pesar de todas las sospechas de que se trataba de una empresa mafiosa.

Más aún, en el desarrollo de las investigaciones, la policía y el fiscal concluyen que lo que permitía que la droga siga saliendo es la existencia de una amplia red que comprendía al gerente de seguridad de LAP, John Charles Kirch Jr., a la supervisora de seguridad de LAN, Ana María Pedrera Ruiz y a numerosos trabajadores de las dos compañías, así como a agentes de aduana, policías de requisitorias y de control de drogas y otros. Para que todo funcionara el sistema que se había montado debía asegurar que todas las personas en la cadena de controles y revisiones estuvieran metidas en la moña, y se mostraran dispuestas a completar el embarque o hacer la vista gorda sobre lo que estaba pasando.

Al respecto, el Fiscal opina: “aprovechando su condición laboral… han obrado y omitido acciones tendientes a la facilitación del Tráfico Ilícito de Drogas, los que en su modus operandi han venido concertando voluntades con el único fin de… obtener un beneficio económico…” Finalmente, el Fiscal no puede ser más contundente en su análisis: “se tiene que dado a la ubicación estratégica del aeropuerto internacional Jorge Chávez, como vía de ingreso y salida del extranjero de pasajeros y carga, está siendo utilizado por las organizaciones y personas inescrupulosas dedicadas entre otros al Tráfico Ilícito de Drogas, por lo cual tratan de captar funcionarios y trabajadores relacionados con la actividad aeroportuaria…” El problema es que lo que se nos está diciendo es que esta es una mafia antigua que opera sistemáticamente y que no se ha detenido porque algunas de sus operaciones hayan fracasado y algunos de sus miembros estén detenidos o bajo investigación.

LAP
La empresa que administra el aeropuerto ha sostenido reiteradamente que no tiene nada que ver con los episodios de droga que se suceden en sus dominios. Ni siquiera cuando su gerente de seguridad, traído por ellos para cubrir el cargo, ha resultado embarrado en la cochinada. Más bien ordenaron a sus abogados tratar de sacar a Kirch del problema y no aclarar su real responsabilidad. El argumento que esgrimen es que no es su responsabilidad la mercadería que va en los aviones e ingresa a otros países, y que su obligación se acaba en garantizar que los terroristas no hagan estallar los aviones.

Pero lo cierto es que la administración aeroportuaria sí es responsable del desorden de las funciones de control en la zonas donde ejerce dominio y de las diversas áreas de nadie que existen. Por ejemplo, los túneles de equipaje, el hotel dentro de la playa de estacionamiento, las puertas traseras, las distintas empresas y services que brindan servicios. Está probado que basta concertar algunas personas aceitadas con dinero para que la droga llegue a los aviones y salga al exterior.

¿Qué clase de seguridad es esta?
El primer jefe de seguridad de LAP fue el oficial de la Marina Juan Salas, procesado por su institución por colaboración con el narcotráfico, delitos cometidos en la zona del VRAE durante la época de la violencia. Salas fue acusado de utilizar a los marineros para cargar la droga a los aviones y cobrarle este servicio y el uso de los aeropuertos a los narcos. Cuando salió en libertad fue reclutado por CORPAC, que luego lo despidió cuando salieron a luz sus antecedentes. Pero nadie sabe por qué, a LAP se le ocurrió contratarlo, donde sigue hasta ahora, como segundo de Kirch, a quién ahora también está procesado por narcotráfico.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.