Delgado Parker: Siempre con el poder

Más que el zar de las telecomunicaciones, Genaro Delgado Parker parece el zar del acomodo, de los negocios de dudosa procedencia y, sobre todo, de las deudas sin pagar. Para ello, siempre estuvo de lado del gobierno de turno.

Por Diario La Primera | 18 set 2008 |    
Delgado Parker: Siempre con el poder
(1) Genaro Delgado Parker: más sabe el diablo por viejo que por diablo. (2) La esquina de la televisión o el feudo de Genaro. (3) Jueza Ana Lucía Campos.

Más datos

DETALLE

En su libro “El pez en el agua”, Mario Vargas Llosa revela que el broadcaster “regaló (al Fredemo) un millón de dólares en espacios publicitarios en Pantel” para la campaña de 1989. A pesar de ello, MVLL confiesa: “Siempre tomé con un grano de sal sus declaraciones de amor político, pues creo conocerlo bastante bien para saber que su gran éxito como empresario se ha debido no sólo a su energía y talento, sino también a su genio camaleónico, su habilidad mercantilista para nadar en el agua y el aceite, y persuadir al mismo tiempo a Dios y al diablo que es hombre suyo”.

El conocido empresario Genaro Delgado Parker, identificado también como el zar de las telecomunicaciones, ha puesto mucho de su parte para gozar de esa fama ganada a lo largo de los años y durante los más disímiles gobiernos, incluyendo el gobierno militar de la década de los ’70 y la nefasta era del fujimontesinismo en los ’80.

El éxito empresarial de Delgado Parker se ha debido en gran parte a su habilidad para estar siempre bien con Dios y con el diablo, lo que le ha servido para escabullirse de muchos litigios a pesar de haber acumulado una nada desdeñable deuda con el Estado peruano que asciende a la friolera de casi 150 millones de soles, sin contar las de otras empresas de su propiedad como “Panamericana Contenidos” y “Astros”.

Panamericana Televisión nace el 16 de octubre de 1959, cuando se inauguró el Canal 13, que a partir del año 1965 se convertiría en el Canal 5. Si bien se ha presentado y popularizado como el pionero de la televisión en el Perú, la verdad es que Delgado Parker no fundó la televisión. La primicia se la ganaron Canal 7 (18 de enero de 1958) y Canal 4 (15 de diciembre de 1958).

Muchos recuerdan como anécdota que el presidente Manuel Prado asistió a la inauguración de América TV, mas no a la de Pantel, pues aunque por aquellos tiempos Delgado Parker era capaz de conseguir socios poderosos como la Philips y los Lindley de Inca Kola, generaba recelo entre los políticos.

Sin embargo, cuando se percató de la importancia mercantilista de mantenerse cercano al gobierno de turno, el broadcaster se volvió más agresivo tratando de promocionarse ante los gobernantes como dueño del principal canal de televisión en el Perú, ante la pasividad de los Umbert y González del Canal 4.

¿Y cómo lo hace?
En los ’70, Genaro Delgado sufrió la expropiación de Pantel por el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado, pero al mismo tiempo se las arregló para convertirse en el principal gestor de la nueva televisión estatizada y proveedor de programas para Telecentro –que abastecía a los canales 4 y 5–, y mientras esperaba cobrar el justiprecio de lo expropiado, se instaló en Argentina, para seguir en el negocio junto a José Enrique Crousillat.

De esta manera se convirtió en un lobbista clave para que la participación de Pantel en Telecentro (la productora creada por el gobierno militar tras la expropiación de los canales 4 y 5) fuera mayoritaria. Es más, Genaro Delgado Parker fue el primer gerente general de Telecentro y presidente de su directorio.

Gracias a su habilidad para los negocios, Delgado Parker se ubicó poco tiempo después en la lista de los propietarios de canales reivindicados por el gobierno del arquitecto Fernando Belaunde, a los que se les devolvía sus empresas con indemnización incluida. Fue así como obtuvo doble beneficio, a través de Pantel, como proveedor al servicio de quienes le habían expropiado el canal, y como indemnizado.

¿Cuál es el negocio?
En la década de los ’80, ya con el retorno a la ola de la democracia, Genaro apoyó a Belaunde, lo que le sirvió para transferir al Estado una deuda de 50 millones de dólares que adquirió con la comercialmente fracasada organización del concurso Miss Universo en el Perú y que solícitamente el entonces ministro de Economía, Carlos Rodríguez Pastor, convirtió en obligación del fisco.

En el primer gobierno de Alan García, Delgado Parker recibió una concesión para telecomunicaciones a favor de la Empresa Difusora Radio-Tele S.A. y Radio Panamericana, en la que el Estado tenía 12% de acciones. La concesión era para explotar el negocio de la televisión por cable y la telefonía celular, ambos rubros de altísimo valor potencial.

A partir de 1985 Delgado Parker aprovechó que su hermano Héctor era asesor presidencial de Alan García para identificar a Pantel plenamente con el APRA e involucrarse en la defensa de una de las más controvertidas operaciones: la reducción de compra de 26 aviones Mirage-2000 franceses, denunciada por Carlos Malpica, en su libro “Pájaros de alto vuelo”.

Posteriormente, no le resultaría difícil arreglar sus negocios durante el régimen fujimontesinista, del cual inclusive se recuerda el video en el que Delgado Parker aparece cerrando un acuerdo con el inefable ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, para salir bien librado del juicio contra Ernesto Shütz Landázuri por el control del Canal 5.

A la caída de Fujimori, pudo capear el temporal una vez más y, luego de obtener la administración de Canal 5 durante el gobierno de Toledo, mediante una argucia judicial bastante cuestionada, el empresario se dio el lujo de salir limpio de polvo y paja en el juicio anticorrupción por el caso Montesinos, del que fue excluido por ser mayor de 70 años, demostrando lo atinado del refrán que dice: más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Ana Lucía Campos, una jueza permisiva
Genaro Delgado Parker ha incumplido clamorosamente con sus obligaciones de interventor judicial, pese a lo cual la titular del Segundo Juzgado Civil de Lima Norte, Ana Lucía Campos, quien lo nombró y puede revocarlo, lo mantiene al frente del canal.

La jueza ignora, por ejemplo, la información que el Ministerio de Trabajo le ha proporcionado sobre las infracciones legales laborales que el hombre de negocios ha cometido.

El referido informe fue recibido por el despacho de la jueza el 13 de agosto de 2008, sin que ella remueva, como corresponde, a Delgado Parker de la administración de Pantel para proteger a la empresa.

Según oficio Nº 1357-2008 MTPE/2 del Ministerio de Trabajo, el administrador judicial incumple las normas sociolaborales que obligan a la empresa Panamericana Televisión SAA y ha llegado al extremo de negarse a permitir el ingreso de los inspectores del ministerio, además de mantener una abultada deuda con la Sunat que bordea los 100 millones de soles.

El ministerio ha informado también al juzgado de una serie de infracciones contenidas en 17 actas levantadas por violaciones de Pantel a la legislación laboral.

Las irregularidades de la administración judicial de Pantel pueden dar lugar a que la jueza tome en los próximos días la decisión de nombrar otro administrador, debido a que Delgado Parker no cumple las obligaciones básicas de llevar una buena gerencia, mantener un adecuado clima laboral y abonar a la Sunat los impuestos que la empresa retiene.

La jueza Ana Lucía Campos, de no tomar las medidas correctivas, podría compartir la responsabilidad de lo que pueda ocurrir con la empresa por la mala administración.

La última de Genaro
A Genaro Delgado Parker parece gustarle la carne sin hueso; es decir que aprovecha todo lo que sea rentable de Panamericana y no quiere pagar ninguna de sus deudas.

Así lo puso en evidencia ayer, al negar que tenga una deuda de casi 100 millones de soles con el fisco, por impuestos no pagados como denunció el periodista César Hildebrandt en su programa “El perro del hortelano” y como consta en las cuentas de la Sunat.

El empresario, responsable de la empresa por ser interventor judicial se negó en realidad a reconocer la deuda de Panamericana, al señalar que corresponde a la administración anterior, cuando el canal era manejado por Shütz.

“Todo ha sido pagado con bonos de desarrollo, ya está cancelado. Además no creo que César haya dicho eso; en todo caso, ha patinado nuevamente conmigo. Considero esto como una persecución, porque no tengo esa deuda, pues en realidad ese déficit pertenece a la administración anterior, cuando Shütz estaba al frente de Panamericana”, sostuvo el viejo y cazurro Delgado Parker.

Felipe Camino
Colaborador


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.