Del Castillo sería el principal acusado

En el informe de la comisión de investigación del caso de los petroaudios, que debe estar saliendo en estos días, se acusaría a tres ex ministros del actual gobierno, Jorge del Castillo, Carlos Vallejos y Hernán Garrido Lecca, y a diversos funcionarios del Estado.

| 07 enero 2009 12:01 AM | Informe Especial | 811 Lecturas
Del Castillo sería el principal acusado
(1) Comisión Abugattás presentaría su informe en el transcurso de la semana. (2) Del Castillo quedaría como el principal implicado del caso. (3) Garrido Lecca, ya tenía lista la entrega de las obras de los hospitales a Fortluck.

Más datos

Artículo 126 de la Constitución

“Los ministros no pueden ser gestores de intereses propios o de terceros…”
811

El Perú está camino a volverse a dividir con lo que seguramente serán los resultados de la investigación realizada por la comisión encargada de investigar la red de corrupción puesta en evidencia inicialmente con la emisión de los petroaudios de Rómulo León, Alberto Químper y Fortunato Canaán. Todo indica que el Apra presentará, a través del congresista Miguel Guevara, miembro de la comisión, un informe exculpatorio, afirmando que más que escándalo se trató de un “escandalete” mediático (definición de Alan García) y algunas conductas impropias de funcionarios de tercer nivel.

Por su lado, la compleja mayoría integrada por el nacionalista Daniel Abugattás, el upepista Edgard Reymundo, el pepecista Rafael Yamashiro y el fujimorista Carlos Raffo, ha llegado, según todas las refe-rencias, a la conclusión de que sí existen hechos que acreditan una denuncia por infracción constitucional contra va-rios ex ministros (lo que podía derivar en su inhabilitación por un número de años) y que eventualmente se abra proceso contra algunos de ellos por la comisión de diversos delitos. Los ex ministros comprendidos en la investigación son el ex premier Jorge del Castillo, y los ex ministros de Salud, Carlos Vallejos y Hernán Garrido Lecca.

No se produciría un pronunciamiento sobre la responsabilidad del presidente Alan García, aunque hay varias pistas y hechos claves que lo vinculan a las principales decisiones del caso. Evidentemente no hubo fuerzas suficientes para someterlo a un interrogatorio y ni siquiera a un cuestionario de preguntas sobre sus encuentros a puerta cerrada con algunos de los implicados y la intervención del secretario de despacho y su secretaria personal en la organización de citas de ministros con los empresarios tramposos.

Versión del Apra
La versión de la defensa de Rómulo León se ha ido aproximando a la del partido de go-bierno, y eso a pesar de que nadie ha retirado la calificación de rata para el ex mi-nistro de los 80 y su compadre Químper, ni se les ha cambiado la sanción de expulsión del Apra que pesa sobre ellos, ni Lucianita ha vuelto a explicar por qué se sentía tan avergonzada las primeras semanas y ahora camina como si nada.

La versión aprista actual sería la de aceptar que los audios son excesos verbales de una conversación privada que nunca debió ser grabada; que Canaán quería ayudar al desa-rrollo del Perú, pero era fanfa-rroncito; y que Discover ganó en buena ley sus lotes, por lo que el “faenón” no era un término técnico petrolero sin contenido ético; que los minis-tros iban a la suite del hotel Country, en uso de su libertad de reunirse y porque no habían sido educados en el buen gusto. A todo esto García habría advertido no juntarse con León, pero Del Castillo, Garrido, Vallejos, Zavala, Alva y otros no le hacían caso.

La comisión Abugattás tenía que desarmar esta coartada y explicarle al país por qué dos empresas pequeñas: Fortluck del dominicano Fortunato Canaán y Discover Petroleum Internacional de capitales noruegos, lograron tanta llegada en un gobierno que se preciaba de moverse a escalas de miles de millones de dólares, con las más fuertes transnacionales del mundo. ¿Tanto poder tenía la señora Peggy Cabral sobre sus compañeros apristas?, ¿Rómulo y Romulito agarraron a tanto zorro viejo con el cuento de sus relaciones?, ¿cómo fue?, ¿qué pasó?, ¿y adónde apuntaba todo esto?

La red de Rómulo
La comisión parece haberse inclinado finalmente a la tesis de la existencia de una red de influencias encabezada por Rómulo León que se valía de su condición de ex ministro, padre de una congresista, amigo personal de García, Del Castillo y otros, a los que podía llegar directamente, para ofrecer servicios a empresas que buscaban obtener ventajas de inversión de entidades del Estado, que no hubieran conseguido por la vía regular, debido a sus propias limitaciones y a restricciones legales existentes. Se trataría de una manera de sacarle provecho a la fiebre de reuniones y contactos con inversionistas desatada por el mismísimo presidente, en la que cada cita era presentada como un logro de gestión, como si los capitales ya no se movieran por las reglas del mercado, sino por las claves secretas de una reunión con la autoridad política.

En esta historia hay dos actores empresariales que se distinguen: uno es Fortunato Canaán, quien encabeza la empresa dominicana Fortluck y llega al Perú en febrero del 2007, apuntando a lograr contactos gubernamentales del más alto nivel, lo que logra con Jorge del Castillo en ese primer viaje y con García en octubre de ese mismo año. Todo indica que fue el premier el que lo conecta con Rómulo León (y no al revés, como se creía) y el que facilita los movimientos de su compañero de partido por numerosos ministerios, oficinas públicas y gobiernos regionales.

El problema de Canaán es que no lograba calificar en Consucode para la ejecución de obras de gran magnitud como las que estaba negociando (le reconocieron una capacidad de inversión de apenas un millón y medio de dólares), y sin embargo, tuvo contactos con seis ministros y realizó una serie de encuentros privados que le abrieron la puerta hacia funcionarios de segundo y tercer nivel.

Favoreciendo a Canaán
Estaría debidamente probado que el director de infraestructura del sector Salud, Luis Sifuentes, habría recibido una remuneración de mil dólares mensuales para favorecer a la empresa de Canaán. Igualmente se habría producido un insólito cambio de calificación en Consucode para Fortluck que elevó su capacidad inversora a 750 millones de dólares, evidentemente con vistas a iniciar la etapa de ejecución de las obras que habían sido negociadas, calificación que se corrigió en octubre del 2008, cuando ya estaba resonando el escándalo de los petroaudios y el nombre del dominicano estaba en boca de todo el mundo. Por este caso, la comisión estaría pidiendo la destitución y denuncia judicial del presidente de Consucode, Santiago Antúnez de Mayolo.

El segundo actor es Disco-ver Petroleum de Noruega, que se interesa en el Perú por iniciativa de Canaán y que luego convierte a Rómulo León en su representante en Lima. Esta empresa de tecnología de exploración petrolera estuvo interesada en la obtención de algunos lotes con potencialidades petroleras y gasíferas. Sin embargo, tampoco tenía la capacidad económica, financiera y técnica para ha-cerse cargo de una inversión petrolera de significación, mucho menos de varios lotes en la selva y el litoral como lo que finalmente obtuvo. Aquí alguien los ayudó a conseguir que se les imputara un desarrollo patrimonial que no era suyo, sino de algunos de sus socios internacionales, para aparentar una garantía de inversión por un monto de 540 millones de dólares, como reclamaban las bases de la lici-tación de los lotes.

Juego de influencias
En realidad, los funciona-rios de Petroperú y Perupetro se prestaron a falsear la información para favorecer la participación de Discover como consorciada con la petrolera peruana, en lo que parecía una reivindicación de la empresa estatal. Para la entrada de Discover en el Perú hubo también un juego de influencias, dentro de las que destaca una reunión con el presidente García en abril de 2008 en el que presenta a los noruegos como los portadores de una nueva tecnología que reforzará los trabajos petroleros en el país y como una chequera grande que nos garantizará fuertes inversiones en hidrocarburos. En este caso se habría probado la responsabilidad de diversos funcionarios, entre ellos de los presidentes de Perupetro, Daniel Saba, y Petroperú, César Gutiérrez.

El fin de las suites
Dentro de las recomendaciones de la comisión se incluiría un párrafo que propondría al Congreso legislar sobre las relaciones del Poder Ejecutivo, presidente, ministros y altos funcionarios con empresas privadas extranjeras con intereses de inversión el país. Sería obligatorio realizar las reuniones en locales del Estado, con pre-sencia de los equipos técnicos especializados y con informe final de lo tratado.

Asimismo, se han presentado varias figuras de delito: gestión de autoridades para favorecer intereses particulares; emisión de normas que beneficiaban a determinadas empresas; pagos irregulares (sobornos) a funcionarios del Estado en posiciones importantes en la adopción de decisiones; concertación con entidades de supervisión para que debiliten su control; actuación de personajes con ligazones con el gobierno como gestores de interés de empresas que desean invertir en el país.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD