¿Cuenta regresiva para los Andes?

¿Los nevados andinos ya tienen fecha de extinción? ¿Estamos viviendo realmente un cambio climático irreversible? ¿Sólo es una etapa natural de nuestro planeta? Estas son algunas de las interrogantes que los científicos del Perú y el mundo intentan explicar en este informe.

| 17 noviembre 2009 12:11 AM | Informe Especial | 2.1k Lecturas
¿Cuenta regresiva para los Andes?
Los nevados andinos del trópico están sufriendo una deglaciación acelerada

Más datos

“No hay indicadores de que la contaminación en sí afecte el clima del valle del Mantaro. En otras regiones del mundo, sí es posible. En China e India, la contaminación puede producir un enfriamiento, como una nube negra que hay en el cielo”, dijo Takaheshi.
2184

La deglaciación acelerada de muchos de los nevados de la Cordillera de los Andes, como consecuencia del calentamiento global del planeta, ha dejado de ser una novedad científica desde hace algunos años. A pesar de la desazón y preocupación general que aquella noticia causó al inicio, lo cierto es que las acciones dirigidas a contrarrestar este fenómeno continúan siendo mínimas y sin el compromiso fundamental de los países industrializados que tienen la responsabilidad mayor en la emisión de gases de efecto invernadero como Estados Unidos, así como países emergentes como China e India, ni –mucho menos- de las naciones que son más vulnerables a las consecuencias de este fenómeno. Es decir, aquellos que suelen abastecer con materias primas a los países industrializados y que están ubicados, mayoritariamente, en el hemisferio, sur como el Perú.

¿Calentamiento o enfriamento global?
La mayoría de posiciones científicas coinciden en una visión pesimista y catastrofista respecto a la naturaleza del cambio climático y al porvenir inmediato de la Humanidad. Sin embargo, hay teorías científicas como la del glaciólogo y vicedecano de la Universidad de Chile, Patricio Aceituno, que indican que lo que conocemos ahora como ‘cambio climático’ solo constituye parte de lo que él llama ‘fluctuación natural’, consistente en una sucesión de periodos de aumentos y descensos de la temperatura global. Al respecto, recuerda que la comunidad científica internacional solía estar preocupada por el descenso de la temperatura global a inicio de la década del 70, así como lo está hoy por la razón contraria. Es más, Aceituno afirma que la temperatura de los últimos años, a diferencia de lo que muchos piensan, ha descendido en vez de haber aumentado, por lo que la “fase cálida” del planeta ya podría haber finalizado entre el 2005 y 2006 y haber pasado a otra “fase fría” que podría durar tres décadas aproximadamente.

“Uno de los elementos de fluctuación natural que tiene más impacto, y que lo seguirá teniendo en el futuro, es una fluctuación que se conoce como la oscilación decadal del Pacífico. Es una forma de fluctuación, en la cual la región del Pacífico ecuatorial se mantiene en un cierto nivel de temperatura anormalmente alto. No sólo por años, sino por décadas. Podría ser 30 años, y, luego, dar pase a una fase contraria de temperaturas bajas”; explica.

Aceituno asegura que la última fluctuación importante de la región del pacífico ecuatorial del planeta –nuestra zona, por cierto- empezó a mediados de la década del 70 con un aumento de temperatura muy abrupto, que ha sido probablemente el responsable directo del derretimiento acelerado de los nevados andinos. Sin embargo, esta fluctuación habría tenido –además- un impacto planetario y provocado el “calentamiento global” tan comentado por los científicos. “Entre el año 75 y 76, la temperatura subió, y es probable que ese aumento de temperatura tan abrupto sea en parte responsable, no solo del calentamiento de la zona andina y del derretimiento de los glaciares, sino del calentamiento a nivel planetario. Pero eventualmente esta fase va a ir a la fase opuesta. Nosotros pensamos que va a pasar a la fase fría y, por lo tanto, en los próximos 20 o 30 años, a lo mejor vamos a ver un menor crecimiento o –incluso- una estabilización de la temperatura en la región andina”; señala.

Sin embargo, el científico chileno aclara que su teoría no busca desmentir a preocupación de la comunidad científica mundial sobre las consecuencias del cambio climático ni descartar la responsabilidad humana, o el ‘factor antropogénico”, como lo llama, en la alteración del clima, sino advertir que, si bien es cierto que el cambio climático no ocurrirá con la rapidez y contundencia que ha sido publicitado, los períodos de aumento y disminución de la temperatura global irán incrementando sus intensidades a la par que el hombre siga con su papel de agente principal de contaminación. “Cuando los gobernantes no vean, eventualmente, que la temperatura sigue aumentando, podrían tomar la actitud, que creo que no es la inteligente, de creer que el cambio climático no existe, que era un invento de los científicos, que la temperatura se estabilizó, y simplemente va a ocurrir que por 20 años se va a estabilizar pero que, cuando venga la fase contraria, sumado al efecto del hombre, la temperatura va a aumentar con más fuerza que antes”, advierte.

Además, critica el hecho de que gran parte de la comunidad científica se empeña en dar un protagonismo excesivo al hombre en cuanto a su influencia en el cambio climático, lo que considera una posición muy simplista que limita las posibilidades de estudio de este fenómeno. Para Aceituno, el concepto “cambio climático” está siendo utilizado para justificar cualquier anormalidad del clima que podría tener otra explicación. “Tenemos unos mega-témpanos que están flotando en los mares del sur actualmente y, rápidamente, han surgido voces que han dicho “cambio climático”. Yo digo que el cambio climático no mueve los glaciares de un año al siguiente. Esos glaciares antárticos se mueven en escala de miles de años. Se acumulan en el centro de la Antártida, cae nieve en ese centro, esa nieve empieza a escurrir, se forma, se profundiza en miles de años, hasta que esa molécula de agua que cayó en el centro de la Antártida termina en el borde y se quiebra y se transforma en témpano. Esa molécula recorrió y persistió miles de años para incorporarse en el campo de hielo desde la Antártida antes de transformarse en un témpano”, dice.

Derretimiento irreversible
A pesar de lo que uno podría pensar, el Estado peruano y sus instituciones no han dejado de lado el tema del cambio climático. Entidades como el Instituto Geofísico del Perú (IGP) han estado realizando un trabajo silencioso pero fructífero, a pesar de las limitaciones de sus presupuestos. Un ejemplo de ello es la labor que desempeña Ken Takehashi al frente de la delegación científica del IGP que realiza estudios sobre el impacto del cambio climático en el Valle del Mantaro desde el 2002. “Empezamos ahí porque genera el 35% de la energía del Perú. Es una de las principales fuentes de productos agrícolas a la ciudad de Lima. El Valle del Mantaro está en la parte central de una zona altamente productiva. También tiene una alta población. Por otro lado, el IGP se originó en la ciudad de Huancayo. Contamos con un observatorio climatológico. Tenemos datos de hace 90 años. Para el estudio del cambio climático, es una región lógica para empezar. Aquí, se da un calentamiento consistente como el de otras partes del mundo. Es un grado, más o menos. Es importante también por el impacto directo sobre la población. En el caso de los glaciares, son bastantes susceptibles al calentamiento. Un grado está asociado a un retiro de unos 200 metros de glaciar”, relata.

Takaheshi no comparte la visión optimista de su par chileno y ratifica su pesimismo respecto al futuro de la Cordillera de los Andes. Es más, está seguro de que, por lo menos, los picos de los Andes no tendrán muchas décadas de existencia. “En los últimos 20 o 30 años, lo que vemos es que, en un periodo de 20 años, el 50% de la superficie del glaciar ha desaparecido. La superficie no es lo mismo que la cantidad total de hielo. Entonces, no es totalmente correcto tomar esa medida y propalarla. Sin embargo, eso nos da una idea. El período de tiempo puede variar pero va a ser pronto. Relativamente pronto. Estamos hablando de desaparición, no estamos hablando de una pequeña reducción. Personalmente, creo que sÑ Científicamente, tenemos que hacer más estudios sobre cuándo ocurriría este hecho, porque –eventualmente- lo más probable es que sí desaparezcan. Pero cuándo, esa es la pregunta”, acota.

“Los nevados más bajos desaparecerán”
El representante del Instituto de Hidráulica e Hidrología de la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia (UMSA) y responsable del Programa Glaciológico de esta institución, Édson Ramírez, quien realiza estudios en la Cordillera Real de Bolivia, afirma que el proceso de deglaciación de los nevados andinos se ha triplicado en relación a los años 80, por lo que los nevados que tengan una altura inferior a los 5,500 metros sobre el nivel del mar desaparecerán dentro de los 20 o 30 años siguientes. “Esto implica que varios de los pequeños glaciares están en proceso de desaparición. Algunos de ellos, como el caso del glaciar Chacaltaya, que era la pista de esquí más alta del mundo, ya desaparecieron, y se estima que desaparecerán más en el transcurso de los próximos años. Depende mucho, por una parte, del tamaño de los nevados y también de la orientación que puedan tener. Es decir, la exposición que tengan frente al sol, y su altitud también”, dice.

Por su parte, el científico francés Bernard Francou, del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), asegura que las cadenas montañosas de altitud baja como la Cordillera del Huaytapallana (Junín) y la Cordillera Central desaparecerán muy pronto. “El Perú contiene el 70% de los glaciares tropicales, y es un hecho importante. Hay un proceso de deglaciación, y hay muchos glaciares a punto de desaparecer. La Cordillera Blanca es un caso un poco diferente ya que hay glaciares con más de 6 mil metros que, probablemente, van a tener una resistencia mucho más efectiva al cambio climático, pero porque son altos, nada más”, refiere.

Leonardo Caballero
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD