Cuando querer es poder

Hugo Chávez Frías era el presidente de Venezuela y Nicolás Maduro su canciller el pasado 22 de julio, cuando las relaciones con Colombia quedaron interrumpidas ese día.

Por Diario La Primera | 20 ago 2010 |    
Cuando querer es poder
(1) El restablecimiento de relaciones fue inmediato, por decisión de Chávez y Santos. (2) Uribe continúa librando su guerra personal contra Chávez.
COLOMBIA-VENEZUELA

El 9 de agosto ambos continuaban en sus cargos, pero las relaciones con Colombia quedaban restablecidas ese día tras una reunión de cuatro horas entre el presidente Chávez y el nuevo mandatario colombiano Juan Manuel Santos, quienes además suscribieron importantes acuerdos, fruto del trabajo del canciller Maduro y de María Ángela Holguín, nueva ministra de Relaciones Exteriores de Colombia.

Queda señalado así donde radicaba el conflicto entre los dos países, conflicto que Álvaro Uribe, ahora como ex presidente, quiere seguir impulsando con una demanda contra el presidente de Venezuela en la Corte Penal Internacional y declarar en su contra. Además, Uribe presentó otra demanda en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra la República Bolivariana de Venezuela.

Las pataletas uribistas no enturbiaron la reunión efectuada en la localidad de Santa Marta, lugar donde murió Simón Bolívar y que fue elegido por Santos porque representa el tronco común entre los dos países. Allí se aprobó una declaración de principios y se crearon cinco comisiones de trabajo que inciden en aspectos económico-comerciales y en asuntos de seguridad.

La coordinación quedó entregada a los cancilleres con la participación de la Secretaría General de Unasur, de la cual Colombia forma parte. Sin embargo, el presidente Santos aclaró que la participación de este organismo no excluye a otros. El punto más importante es el relativo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, que estuvieron en el fondo de la ruptura de relaciones.

Uribe y la CNN
En la víspera del encuentro entre Santos y Chávez, la Cadena televisiva estadounidense CNN, anunció un programa especial, del que no señaló el tema. Se trataba de un reportaje denominado “Los guardianes de Chávez”, que buscaba demostrar que Venezuela es un país de milicias y que en la frontera con Colombia hay campamentos de las FARC.

Lo que en realidad se vio y puede verse en Internet buscándolo por el título, es a un periodista que va a dos barrios de Caracas, en los cuales los entrevistados se declaran defensores del gobierno del presidente Chávez y dispuestos a empuñar las armas contra quien pretenda derrocarlo, el entrevistado muestra un arma.

En el otro barrio se observa una posición similar y el entrevistador no puede dejar de reconocer que esas organizaciones populares cumplen otro rol, combatir a la delincuencia y al narcotráfico, cuyos índices han bajado fuertemente en esos lugares. Pero opacan esos logros dando estadísticas de las muertes que ocurren a diario en ese país, pese a la disminución registrada.

Cabe señalar que la violencia de este tipo en Venezuela data de hace décadas y que surgió y se extendió debido a los cinturones de miseria que en ese entonces se crearon y rodearon a Caracas, la capital. De modo que la disminución registrada es lo imputable al actual gobierno.

Pero con lo que se hizo más escándalo fue con un mapa que se presentó como entregado por un militar en la zona fronteriza con Colombia y que, se afirmó en el video, comprobaba la existencia de 15 campamentos de las FARC en territorio venezolano, en las cercanías de la supuesta base, sin que el ejército hiciera nada al respecto.

Todo esto dicho y reafirmado el domingo y el lunes, vísperas del encuentro presidencial, bajó de tono el martes a raíz de los resultados de la reunión. Entrevistado por la CNN el martes, el director del programa, un español residente en Estados Unidos, tuvo que admitir que el mapa no era tal, que fue hecho por la “postproducción” interpretando lo que supuestamente les dijo el supuesto militar cuyo rostro nunca se vió, como así tampoco la base militar.

Este video fue producido en un entendimiento entre el grupo español Prisa, que edita el diario El País, y la cadena televisiva CNN. No se sabe si el nuevo presidente colombiano lo vio, lo que sí se apreció en la transmisión de su encuentro con el presidente Chávez fue su desconcierto cuando Chávez afirmó que en su país no había campamentos guerrilleros y recordó que a él, como subteniente, le había correspondido reprimirlos.

Estados Unidos
Conocido el resultado del encuentro entre los presidentes, la secretaria de Estado estadounidense dijo que esperaba que esto condujera “a una resolución positiva de los desacuerdos de larga data”, e incluso elogió el rol que desempeñó el ex presidente argentino Néstor Kirchner, lo que causó sorpresa en medios latinoamericanos.

Sin embargo, esto no es indicio de que Estados Unidos esté dispuesto a aceptar y reconocer que el presidente Chávez es un mandatario legítimamente elegido y reafirmado en sus funciones en los referendos revocatorios intentados por la oposición y reelecto para sucesivos mandatos.

Ahora Washington quiere imponer un embajador que en las audiencias para su ratificación en el Senado del norte dijo que “a pesar de las grandes inversiones que ha hecho el presidente Chávez en defensa, el profesionalismo del ejército está cayendo también debido a la reducción de entrenamiento para oficiales”.

Luego afirmó que ”problemas en el mantenimiento de equipos podrían ocasionarle serias consecuencias a su capacidad de reacción” y citó “reportes que hablan de profundas divisiones, especialmente a raíz del rompimiento de relaciones con Colombia”. Después se refirió a los “claros lazos” entre miembros del gobierno venezolano y las FARC y a “la falta de voluntad del gobierno para impedir que la guerrilla use su territorio”

Además, señaló “su preocupación porque dos altos miembros del gobierno sigan en sus cargos pese a ser incluidos en la lista Clinton por narcotráfico”. Criticó designaciones miiitares del gobierno venezolano y apoyó las denuncias del gobierno de Uribe en la OEA.

Todo esto fue transmitido por el corresponsal de un diario colombiano en Washington, el gobierno de Venezuela ha dicho que no le dará el beneplácito, pero Estados Unidos insiste en que lo mantiene como embajador designado. Esto contribuye, junto con el video de CNN, a mostrar lo que se tenía preparado contra Venezuela.

Frida Modak
(ALAI)

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.