Coronel EP arremete contra maestras

Denuncia de irregularidades en colegio nacional administrado por el Ejército Peruano (EP) ocasionó despido arbitrario. Pese a serios indicios de malos manejos y faltas administrativas, la UGEL no hace nada.

| 09 junio 2008 12:06 AM | Informe Especial | 1.9k Lecturas
Coronel EP arremete contra maestras
(1) Maestras denuncian haber sido despedidas como represalia tras divulgar irregularidades en plantel. (2) Ministerio debería responder.

Más datos

DATO

Silencio
A pesar de que en reiteradas ocasiones intentamos comunicarnos con Ángela Calderón Cuenca, directora de la UGEL 07, no pudimos recoger su versión. Las denunciantes aseguraron que dicha unidad tiene conocimiento del caso, pero que prefiere hacerse “de la vista gorda”.
1991

Director del colegio Emilio Soyer se enfrenta a profesoras. Hace unos días LA PRIMERA dejó al descubierto una serie de irregularidades que vienen sucediendo en el citado centro educativo, y entrevistó a tres docentes que vienen siendo víctimas de una serie de abusos, quienes tras la nota que divulgamos fueron despedidas de manera arbitraria por el coronel EP Pedro Díaz Belaochaga, director del plantel.

Las docentes Zayda López y Ninoska Niquén recibieron unos memorandos de Díaz Belaochaga, el pasado jueves (un día después de nuestra publicación), donde se les comunicaba que sus cargos habían sido puestos a disposición de la UGEL 7. Sin embargo el coronel de artillería Díaz no tiene las facultades para tomar tal medida, pues de acuerdo al Decreto Supremo 019 del Ministerio de Educación la única autoridad competente para retirar del cargo a un profesor es precisamente la UGEL, mediante una evaluación y sólo en los casos de exceso de plazas o proceso administrativo.

“El mismo día que se publicó la nota el director convocó a una reunión con todo el personal del colegio, habló de la publicación, señalando que las personas denunciantes seríamos separadas”, explicó López Jijado. “Luego de recibir su memorando quisimos reunirnos con él para que nos explique porqué atropella nuestros derechos, pero hasta la fecha no ha querido darnos la cara, se niega a recibirnos”, precisó Niquén Ponce.

Constatación policial
Las docentes se apersonaron al colegio al día siguiente de ser notificadas, sin embargo el portero no les permitió el ingreso, argumentando que ellas ya no eran parte de la plana docente. Inmediatamente se dirigieron a la comisaría de Huaylas, en Chorrillos, para hacer la constatación respectiva. “Llegamos con un policía y fue lo mismo, es más, se burlaron de nosotras y le cerraron la puerta en la cara al agente que nos acompañaba”, detalló Niquén.

Luego de ello ambas maestras procedieron a remitirle al director Díaz Belaochaga una carta notarial donde le daban un plazo de 48 horas para que las reponga en sus plazas, ya que su cargo no le da la autoridad para disponer de éstas como lo ha hecho. “Hay una violación a nuestros derechos, no podemos opinar ni decir lo que pensamos ni lo que sucede en el colegio. Esta represalia es por el testimonio que dimos”, agregó Niquén Ponce.

Denuncia penal
De no ser repuestas en sus cargos, la profesoras separadas arbitrariamente acudirán a las salas del Poder Judicial para interponer una acción de amparo, así como proceder a realizar la denuncia penal respectiva contra Pedro Díaz por el delito de abuso de autoridad, ya que el coronel de artillería del EP se atribuyó funciones que no le corresponden, pasando por encima de la UGEL.

López y Niquén han acudido a diversas instancias para realizar la denuncia del atropello del que son víctimas, sin embargo sus reclamos han caído en saco roto. Y es que todo parece indicar que el mismo Ministerio de Educación prefiere ignorar el caso y dejar a su suerte a ambas profesoras, pues hasta la fecha esta cartera no ha tomado ninguna medida.

Caso particular
Rita Carreño es otra trabajadora del colegio Soyer quien al empezar las irregularidades en el plantel y cuando se le trató de sacar del centro, decidió tramitar una reubicación de plaza en la UGEL para que ésta la asigne a un nuevo local, sin embargo, desde marzo de este año su destino laboral es incierto.

“En estos meses me han designado a tres colegios distintos, en todos los casos los directores de cada plantel han rechazado el traslado aduciendo exceso de plazas. Sin embargo en los documentos me ponen como ‘profesora destacada’, es decir que tampoco serán plazas fijas sino que al concluir el año académico deberé volver a buscar un nuevo centro donde enseñar”, detalló Carreño.

Director ahora se contradice
El despido de las maestras se dio tras la denuncia que hicieran de la intención que tiene el Ejército (administrador del colegio de Soyer) de privatizar el plantel. Cuando LA PRIMERA conversó con el director Pedro Díaz, éste en ningún momento negó que el colegio cobre cuotas mensuales a sus alumnos, sino que aseguró que éstas eran mínimas y que servían para mejorar la infraestructura del local. Sin embargo, cuando convocó a una reunión con el personal que labora en el Soyer, negó la información que consignamos y afirmó que las acusaciones que revelaron las profesoras eran falsas y que carecían de fundamento.

Convenio vigente
Para que el Ejército, a través del colegio, pueda hacer cobros a sus alumnos debería anular el convenio que tiene con Educación. En octubre pasado se hizo la solicitud, pero hasta la fecha no hay respuesta a tal pedido. Curiosamente la administración de este centro educativo dispuso que desde marzo de este año se inicie el cobro de pensiones, incurriendo en una falta administrativa grave, así como en un perjuicio directo para los casi dos mil estudiantes del Soyer Cabero.

Además, tras la denuncia que hiciera este diario, la UGEL debió haber iniciado una investigación de oficio, pues el dinero que se cobra, en todo caso, debe ser fiscalizado. Hasta la fecha no se ha dado ninguna pesquisa en esa instancia.

Omar Olivares Y.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD