Comenzó cacería humana en Italia

Unos cien mil peruanos en la mira. Senado italiano aprobó ley de “mano dura” a inmigrantes. Implica expulsión y decomisarles sus propiedades. Compatriotas marchan el sábado en Torino.

Por Diario La Primera | 24 jul 2008 |    
Comenzó cacería humana en Italia
(1) A pesar de todo, muchos peruanos siguen emigrando a Europa. (2) Las colonias se alistan a celebrar las fiestas, pero también saldrán a protestar. (3) Berlusconi en el ojo de la tormenta. (4) De lejos también se puede protestar.

Más datos

DETALLE

Hace pocas semanas, la policía italiana arrestó a más de trescientos inmigrantes, de los cuales 53 fueron llevados de inmediato a la frontera para su expulsión, en un operativo sin precedentes. Días después, un grupo de vecinos de Nápoles incendió un campamento de gitanos rumanos. Y a una semana, vecinos de Ponticelli atacaron con cocteles molotov otro campamento de gitanos rumanos. Esto ocurre en un contexto en el que el gobierno insiste en la criminalización de los migrantes.

El sentimiento xenófobo en Europa comenzó a legalizarse mediante ofensivas leyes discriminatorias y ya es oficial en Italia, país que empezó lo que muchos ven como descarnada “cacería humana” contra los extranjeros, especialmente de países pobres como los sudamericanos. El Senado italiano aprobó una ley de “mano dura contra la inmigración” que no sólo les duplica penas sino que implica deportación así como decomiso de sus casas y demás propiedades. En este mar de rechazo no faltó la voz de la comunidad peruana, integrada por unos 100 mil compatriotas. La lucha recién comienza.

La propuesta, semanas atrás, generó reacciones de organismos que defienden a los inmigrantes. Parece que eso no le importó al Senado italiano, que igual aprobó ayer una de las leyes previstas por el gobierno conservador de Silvio Berlusconi incluidas en su política de mano férrea contra la inmigración y que recoge, entre otras medidas, facilitar la expulsión del país. La ley fue aprobada por 161 votos a favor, 120 en contra y la abstención de los 8 senadores de la Unión de Demócratas de Centro y Democristianos (UDC).

Entre las medidas que el gobierno italiano califica como “paquete de seguridad”, destaca la de considerar la inmigración ilegal como un agravante, lo que supondrá aumentar en un tercio la pena de las personas sin papeles que cometan un delito en Italia.

Además, será más fácil expulsar a los inmigrantes condenados, ya que podrán ser repatriados cuando tengan penas superiores a dos años y no diez años como en la actualidad, o a quienes no puedan demostrar sus fuentes de ingresos.

Es decir, más allá de que lógicamente se debe castigar (italiano o extranjero) a quien comete un delito, aunque sea menor, la injusticia radica en que para los extranjeros la pena será mayor. Y si con ese aditivo llega a dos años (aunque no implique carcelería) es candidato a ser deportado. Y sus bienes confiscados.

La nueva ley establece también la confiscación del apartamento para quien lo alquile a inmigrantes sin papeles, así como una pena de cárcel entre seis meses y tres años.

El gobierno incluye en este conjunto de medidas el empleo del Ejército en la seguridad ciudadana, con la movilización de tres mil soldados que patrullarán las calles, por un periodo de seis meses y prorrogables otro medio año.

Entre las nuevas medidas se encuentra además el aplazamiento durante 18 meses de los procesos por delitos cometidos antes del 2 de mayo de 2006 y que la magistratura considere menos urgente. Esta disposición fue la más criticada por el gobierno ya que podría frenar uno de los juicios por corrupción contra Berlusconi, acusado de haber pagado 580,000 euros al abogado británico y magnate de la televisión David Mills para que falsificara sus testimonios en dos procesos.

Peruanos salen a las calles
En medio de este panorama, están en riesgo unos 100,000 ciudadanos peruanos que conforman la comunidad inca en Italia. Además de sumarse a las críticas, la queja concreta es que esta ley quiere aprovechar la actitud de extranjeros que cometen delitos para empezar a sentar precedentes que permitan expulsiones y acciones represivas contra todos los extranjeros. Según informó a LA PRIMERA Marco López, peruano radicado en Italia hace muchos años y perteneciente a organismos defensores de derechos ciudadanos en dicho país, los peruanos ya empezaron a preparar las protestas en calles italianas.

Específicamente en Torino, sindicatos y diversas asociaciones de inmigrantes residentes en dicha ciudad programaron para este sábado una marcha de protesta frente a la Prefectura en Piazza Castello, a las 5 de tarde. “Ninguno está libre de esta caza a los inmigrantes, pues así como en Italia no todos son mafiosos, tampoco todos los inmigrantes somos delincuentes. Primero se apunta a los ilegales, mañana seremos todos quienes por algún pretexto suframos discriminación y abuso de manera legal para el Estado”, señaló.

La consideración de la inmigración clandestina como delito ya figuraba en una ley promulgada durante el anterior mandato de Berlusconi, que fue declarada parcialmente inconstitucional.

Como señalamos, la inclusión de este delito es considerado un triunfo del ministro del Interior, Roberto Maroni, de la Liga Norte, partido con tintes racistas.

Aunque esta ley inicialmente afecta a ilegales y –especialmente– a las comunidades de gitanos (que suelen vivir en campamentos, en diversas ciudades, no integrándose a la comunidad itálica) todo apunta que es el inicio de más leyes que buscarán cada día mayores pretextos para empezar a desalojar del país a los no nativos. Ello, sin recordar que no sólo Italia sino todo Europa huyó del continente ante la sombra mortal de la I y II Guerra Mundial, siendo continentes como África y especialmente Sudamérica los que recibieron a miles de europeos, por lo cual Sudamérica es fusión de razas. Olvidando el pasado, denotando ser malagradecidos, Italia inició lo que millones de personas esperan no se vuelva una epidemia xenófoba…

Exigen respuesta firme de gobiernos americanos
Para el director de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), Francisco Soberón, la aprobación del proyecto de Ley en el Senado italiano referido al endurecimiento de penas contra inmigrantes ilegales es inaceptable, porque no es posible tratar como criminales a los ciudadanos que no han podido regularizar su situación legal.

Soberón explicó a LA PRIMERA que la medida demuestra el carácter represivo del gobierno de Silvio Berlusconi y señaló que se requiere la respuesta firme del Perú y todos los gobiernos de América Latina, calificando como “ambigua” la posición mostrada hasta la fecha por nuestra nación.

“No es posible que América Latina siga negociando acuerdos de asociación comercial con la Unión Europea en estas condiciones. Los capitales europeos transitan libremente en nuestro continente y a las personas se les pone restricciones. No son delincuentes, son gente con derechos y que necesitan ser defendidos”, puntualizó Soberón, aclarando que la ley aprobada ayer en Italia es para quienes cometen delitos, pero base para otras mayores.

Similar posición expresó el ex canciller peruano Manuel Rodríguez Cuadros, quien pidió que el gobierno asuma con firmeza la defensa de los casi 250 mil peruanos en condición ilegal en Europa y lamentó que -en vez de ello- se haya abandonado la lucha diplomática. Como se recuerda, semanas atrás el canciller José García Belaunde se opuso a la iniciativa de Bolivia y Ecuador, respecto a no negociar acuerdos de asociación comercial.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.