Chimbote al borde del caos social

Un total de 540 familias tendrán una triste Navidad, sumidas en la angustia del desempleo, debido a que la empresa Siderperú, administrada ahora por el Grupo Gerdau, despidió a ese número de trabajadores chimbotanos, pese a las grandes utilidades que obtienen los empresarios brasileños y al auge de la construcción.

Por Diario La Primera | 18 dic 2008 |    
Chimbote al borde del caos social
(1) La planta aumentará su producción con menos gente. (2) La empresa incumplió su promesa de generar más puestos de trabajo.

Ni las palabras altisonantes del presidente Alan García asegurando que el Perú está blindado y por lo tanto la crisis económica mundial no lo tocará, ni sus lecturas públicas de párrafos de la Biblia, impidieron que cientos de trabajadores de la región áncash recibieran sus cartas de despido y pasaran a integrar la legión de peruanos desempleados y desesperados por no poder cumplir con el sustento para sus familias.

Precisamente, el pasado 1 de diciembre cuando Siderperú, en manos del consorcio brasileño Gerdau, celebraba a lo grande la fiesta de San Eloy, el patrón de los siderúrgicos y cuya efigie se encuentra a la entrada del gran complejo, los hogares de más de cien trabajadores vivían momentos de angustia al recibir las cartas que daban por concluido el vínculo laboral de los jefes del hogar con su empleadora: Siderperú.

Fueron 133 los trabajadores que recibieron las primeras cartas los últimos días de noviembre pero las misivas continúan llegando, aunque ni siquiera la autoridad de Trabajo ni los sindicatos de trabajadores conocen la cifra exacta de despedidos por la reserva de la empresa en informar sobre este asunto.

Agua y pañuelos
LA PRIMERA obtuvo la directiva emanada de la alta dirección de Siderperú al responsable de ejecutar los despidos, la que irónicamente se titula: “Guia para reunión de comunicación exitosa. Preparación emocional” y en cuyo primer párrafo se lee, según sea el caso de trabajadores fijos o con contrato:

“Dada la actual coyuntura económica mundial, cuyas repercusiones vienen afectando nuestro negocio, por la caída de la demanda del acero, nos vemos obligados a tomar acciones de eliminar algunos puestos de trabajo que permitan asegurar y preservar nuestras operaciones en el largo plazo….

Plazo Indefinido: … Por lo cual su puesto de trabajo ha sido eliminado y nos vemos obligados a desvincularlo de la empresa”

Plazo Fijo: … Por lo cual estamos adelantando el vencimiento de su contrato de trabajo al día de hoy, viernes 28 de noviembre”.

En otro párrafo de la directiva se especifica que “si la persona se pone emotiva y/o llora, dígale suavemente que entiende sus sentimientos y déle tiempo con paciencia. Ofrézcale agua y pañuelos de papel”.

Las promesas de Gerdau
Tres meses antes de iniciar los despidos, el consorcio Gerdau ofreció convertir a Siderperú en una de las siderúrgicas más grandes de Sudamérica y generar 2 mil nuevos puestos de trabajo directos y 6 mil indirectos. El ofrecimiento lo hizo el máximo representante de la transnacional en Palacio de Gobierno ante un sonriente Alan García.

“El Perú es un país estratégico para Gerdau, pues constituye un mercado con gran potencial y con grandes posibilidades de desarrollo. Este proyecto consolidará el crecimiento de Gerdau en el sector siderúrgico sudamericano”, afirmó André Gerdau Johannpeter, director presidente de una de las más grandes siderúrgicas de Sudamérica.

“Los nuevos equipos que serán instalados contemplan tecnología para garantizar los más rigurosos patrones de protección ambiental. La fabricación de productos de acero crecerá a 1,5 millones de toneladas métricas para el 2011 y 3 millones para el 2013”, señalaba la nota periodística.

El peso de la crisis
“El injustificado despido es parte de la política empresarial orientada a cargar el peso de la crisis económica que los trabajadores no ocasionaron, sobre los hombros de los mas débiles: los siderúrgicos y sus familias, sin importarles el estado de zozobra en que quedarán cientos de hogares como consecuencia de la desocupación.

Siderperú ha generado ventas que sobrepasan los 1,300 millones de soles hasta setiembre; es decir, 59 por ciento mas, que lo obtenido en el mismo período el año pasado, mientras que sus utilidades bordean los 116 millones, 34 por ciento más que el año pasado”, señala en un comunicado público, la Federación Nacional de trabajadores mineros, metalúrgicos y siderúrgicos del Perú-FNTMMSP.

Por su parte, Wenceslao Vilca Cuadros, secretario de defensa del sindicato de empleados de Siderperú, asegura que la ley que invoca la empresa siderúrgica para despedir trabajadores, expedida durante el fujimorato, es anticonstitucional porque así lo ha expresado el propio Tribunal Constitucional.

Expresó asimismo que al tratarse de un despido arbitrario y sin previo aviso, han presentado denuncias ante el Ministerio de Trabajo y las comisiones de trabajo y de seguridad social del Congreso.

Marino ávila, secretario general del sindicato de trabajadores de Siderperú, dijo que han exigido a la empresa la entrega de la lista de despedidos y que hasta el momento no les brindan la información. “El pueblo de Chimbote está preocupado con los despidos porque se puede crear un caos social”, manifestó.

Siguen los maltratos
Ayer en la puerta de la siderúrgica se formó una larga cola de despedidos que pugnaban por ingresar a la planta para cobrar sus indemnizaciones y lo correspondiente al despido intempestivo. “Hasta hace poco entrábamos fácilmente y ahora nos tratan como a desconocidos, hasta nos han arranchado los fotochecks” se quejaba un ex trabajador.

Manuel Domínguez, un obrero que trabajó en la sección mecánica durante 34 años, se quejaba de su artrosis. “Casi no puedo caminar, este mal lo he adquirido por el contacto diario con materiales tóxicos como petróleo y gasolina. He dejado los mejores años de mi vida en esta empresa y ahora recibo este pago”.

Despidos son un pésimo precedente
De continuar la ola de despidos en la región, el 2009 será un año de una gran convulsión social, aseguró Hipólito Luna, presidente del Frente de Defensa de áncash al conocer la noticia de los 540 trabajadores despedidos de Siderperú, a quienes expresó la solidaridad de su organización. El dirigente calificó el hecho que tiene preocupado al pueblo de Chimbote, como un abuso y un mal precedente “ya que otros empresarios pueden seguir este mal ejemplo y todo por una ley laboral inflexible que protege a los empresarios”.

Luna hizo un llamado al presidente del Consejo de ministros, Yehude Simon, para que tome cartas en el asunto e impida más despidos no solo en la región Ancash sino en todo el Perú. “¿Dónde esta el blindaje contra la crisis que tanto anunció el presidente García?”, se preguntó.

“Por ejemplo, para el plan anticrisis, no se ha coordinado para nada con los gobiernos regionales. Esa es una medida desacertada ya que se les está dando todo a los empresarios y a los trabajadores qué?, precisó. Según Luna, el 2009, cuando se ponga en vigencia el Tratado de Libre Comercio-TLC con Estados Unidos, se vislumbra un panorama sombrío para los peruanos y los pequeños industriales “ya que todo entrará subsidiado y muchas pequeñas empresas quebrarán”.

Siderperú se ampara en ley dictatorial
La cifra de 200 despedidos de Siderperú se incrementó esta semana a 540 causando desazón y angustia en los hogares chimbotanos que dependen para su subsistencia de esos puestos de trabajo.

Fue la congresista aprista Helvezia Balta de la comisión de trabajo quien confirmó la cifra al secretario general del sindicato de empleados, Secundino Torres, luego de reunirse con el presidente ejecutivo de Siderperú, Luis Polaccini. “Es una noticia que nos afecta terriblemente porque compromete seriamente a nuestros afiliados. Estamos en sesión permanente estudiando las medidas que vamos a tomar como organización sindical” dijo el secretario de defensa Wenceslao Vilca. El Dr. Julio Torres Cobían, director regional de trabajo y promoción del empleo de la región áncash criticó a Siderperú por su decisión. “Es un despido abusivo e injusto porque se trata de una decisión unilateral. No hubo intención de dialogar primero con el sindicato”, precisó. También dijo que apenas se enteró de los primeros despidos citó a la representación empresarial para que explique su decisión y por lo menos efectúe una mejor oferta económica. “De 12 sueldos y medio que estaban entregando por despido arbitrario han subido a 18 y 24, según los años de servicio prestados”, manifestó. El representante regional lamentó que se apliquen dispositivos fujimoristas para el despido de trabajadores. “Tenemos legislación de esa corrupta dictadura y es el colmo que no se haga nada por derogarla. Invocó a los congresistas a que terminen con ella. También en la minera Huallanca, al amparo de esta ley, se ha despedido a 400 servidores”, recalcó.

Empresa guarda absoluto mutismo
En absoluta reserva se mantiene Siderperú después de informar a la congresista Helvezia Balta que son 540 los trabajadores entre obreros y empleados que han sido despedidos de la empresa, hoy en manos de la trasnacional brasileña Gerdau.

En los últimos días se han congregado grupos de ex trabajadores en la puerta de la empresa, ubicada en la Av. Industrial, para cobrar sus indemnizaciones y lo que les corresponde por despido intempestivo. Cuando nos acercamos a la ventanilla para pedir una entrevista con algún directivo, de muy mal talante la recepcionista nos acercó un papelito con el número telefónico pidiéndonos que los llamáramos de la calle, lo que también resultó imposible.

Hoy logramos ubicar telefónicamente a José Carbajal, jefe de personal de Siderperú y cuya firma llevan las cartas de despido, quien nos expresó que no era la persona indicada para absolver nuestras preguntas. Luego indicó que nos comunicáramos con Milagros Canales o Ernesto Pay, quienes nos podrían atender.

La misma recepcionista nos dijo que Milagros Canales y Roberto Pay ya no trabajaban en la planta.

Dennis Merino
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.