Camélidos contra la pobreza

La crianza de camélidos sudamericanos – alpacas, llamas, vicuñas y guanacos - más que una alternativa para sacar de la miseria a millones de comuneros, es una actividad distante del desarrollo rural.

| 16 julio 2009 12:07 AM | Informe Especial | 3.3k Lecturas
Camélidos contra la pobreza
(1) Los camélidos son todo un símbolo peruano. (2) Todos en la familia son pastores. (3) Protegidos contra el inclemente frío. (4) No sólo adornan, tiene diversa utilidad.

Más datos

Son una gran riqueza, que el mundo aprecia

Según la FAO, los Camélidos Sudamericanos son una riqueza pecuaria y genética de las poblaciones andinas y se encuentran en los páramos de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Sirven para la carga y transporte; su fibra para vestimenta; los excrementos como combustible y fertilizante. La carne, no obstante su alto contenido de proteína y bajo porcentaje de grasa, tiene un consumo bajísimo en la ciudad.

La vicuña aporta una fibra de excepcional calidad. El Perú posee alrededor de 3 millones de alpacas, un millón de llamas y alrededor de 125 mil vicuñas, y se encuentran particularmente en Puno y Cusco.

La fibra de alpaca, cuya producción alcanza cerca de 3 400 toneladas anuales, es destinada en un 85% a la industria, la mayoría para exportación, y el 15% a la artesanía y autoconsumo.

Informes técnicos indican que las llamas y alpacas pueden crecer en altitudes que van de los 3,800 metros hasta los 5 mil. “Los comuneros creen que a más altura, el animal tiene mejor fibra”.

En EEUU, Australia y Nueva Zelanda, la crianza de alpacas y llamas está logrando resultados, lo que confirma la gran capacidad de adaptación de estos animales a otros ámbitos geográficos.

La lucha contra la caza indiscriminada de la vicuña ha logrado que su población se recupere, pasando de especie en peligro de extinción, en 1969, al status de especie vulnerable en 1972. La mayoría de la producción de fibra de vicuña es comprada por dos compañías nacionales: Prosur y Michell.

La FAO recomienda prestar la debida atención a: Reducción de la mortalidad de crías y adultos así como el impacto de las enfermedades parasitarias; elevación de las tasas de natalidad; implementación de sistemas eficaces de alimentación, y adopción de tecnologías mejoradas de obtención y utilización de los productos.

Será muy importante la introducción de incentivos económicos que hagan atractivos los cambios. Así, la conservación y aprovechamiento racional de la vicuña serán cada vez más exitosos ya sea en sistemas de plena libertad o en semi cautiverio. La caza furtiva de la vicuña sigue siendo un problema.
3309

La acción estatal de conservación, promoción y articulación productiva y comercial se reduce a un vago mensaje sobre una relación cuasi mítica con el alma de los pueblos andinos, cuando ya en varios países del norte este recurso natural se está adaptando con éxito y como base de sólidas industrias textiles.

El 24 de junio, Día del Campesino y del cuadragésimo aniversario de la trunca reforma agraria que inició en 1969 el gobierno militar, fueron celebrados en la localidad de Ticlio - el balcón más alto del Perú, 4,781 metros de altura al pie de los nevados de la sierra central, entre Jauja y Lima. Agrorural, entidad estatal que aglutina algunos programas sociales, se unió tímidamente a los festejos, inaugurando un pequeño cobertizo para las alpacas que habitan en los alrededores de los centros mineros de Cerro de Pasco y de la refinería La Oroya, una de las diez ciudades más contaminadas del planeta.

Ticlio, al igual que todo el mundo rural, no tiene ninguna importancia en la geografía económica. Hace años, la autoridad regional solo mandó construir un simple mirador, el cual ya está deteriorado. Aquí podrían existir más de un restaurante, hoteles, escuelas, pero no hay nada, solo el cielo azul y el sol hasta el mediodía. Con la tarde llega la tristeza, y se agudiza el frío. Los coloridos ponchos, mantas y polleras, con las danzas guerreras, que tanto gustan a los turistas, poco sirven para mitigar las heladas y la oscuridad de las noches infinitas.

No es casualidad que en 2009, el Banco Mundial sostenga enfáticamente que “el mejor enfoque para encarar las desigualdades geográficas del bienestar en todo los países, es promover la igualdad de oportunidades, específicamente asegurando el acceso equitativo a la salud, la educación y los servicios básicos”.

Algunos comuneros se convierten en vendedores ambulantes de cereales tostados, y comentan a los viajeros que pasan por la falda de la nieve perpetua, que si quisieran educar a un hijo en una universidad, necesitarían no menos de 400 cabezas de ganado. Aspirar a tener esa población alpaquera es una quimera. Una libra de fibra vale solo cuatro soles (1.20 dólar). Los hijos no siempre asisten a la escuela, y si lo hacen tienen que caminar hacia La Oroya, sede de una centenaria refinería de minerales, donde el aire que se respira contiene altos índices de contaminación. La empresa Doe Run (Ciervo que Corre), ante la permisividad de la autoridad estatal, posterga año tras año los planes ambientalistas suscritos en sendos contratos, mientras los niños agonizan por intoxicación de plomo en la sangre.

“Una taza de café de cebada tostada sin azúcar, cancha y un pedazo de cecina (de alguno de sus animales muertos por frío o accidente), es el desayuno y el almuerzo; y en las noches, una sopa de papas con el aroma de hierbas del campo. No hay atención médica. Luz eléctrica no se conoce, tampoco agua potable”, relatan los pocos campesinos que caminan Ticlio, de paso a sus estancias.

La fusión de los programas sociales contra la pobreza, mitigación del cambio climático y la agricultura son y serán insuficientes en tanto la población local, los técnicos de los gobiernos regionales y municipales y la banca privada y pública no actúen concertadamente. La burocracia carece de mística, de sensibilidad, y la promoción política de esos cobertizos y de otros proyectos sociales casi no convence a la ciudadanía.

Los doce mil cobertizos construidos en los últimos tres años por más de 73 millones de soles, no siempre aprovechan los recursos locales. “De qué modo afecta que los arquitectos no participen orgánicamente en lo diseños de la obra pública, y solo prevalezca la dictadura conceptual”, se pregunta, desde la Universidad Nacional del Altiplano en Puno, el arquitecto Hugo Zea, al mismo tiempo que hace una interesante referencia: La biblioteca de esa universidad aprovecha la energía solar y congrega diariamente a muchos jóvenes. El Perú tiene una potencia solar o capacidad dispensable en sierra y costa promedio de 5w x m3, mucho más que España con 4.3 x m3.

Raúl Cocachis, presidente de la junta de vecinos de Ticllo y uno de los más dinámicos criadores de alpacas, considera que esta labor convierte a toda la familia en pastores, y si los hijos se van a la escuela tienen que vivir encargados entre los allegados del distrito más cercano. Además, señala que los alpaqueros son víctimas de abigeos, de la indiferencia de la policía de carreteras y del sistema nacional de sanidad animal que al no ejercer controles eficientes, facilita la comercialización ilegal de las carnes.

“No soy una persona letrada, pero puedo afirmar que vivimos como hace 200 años, sin posibilidades de mejorar nuestra existencia. Lo que ha ocurrido recientemente en la selva con la muerte de 34 personas entre policías y nativos, tiene una clara explicación, dado que los pobladores han reaccionado con extrema violencia porque nosotros vemos que por Ticlio pasa la riqueza de la Amazonía sin dejar nada para los moradores”, reflexiona Cochachis.

Sabino Taype Palomino, comunero huancavelicano, es un comunicador por excelencia. Hablando quechua, español e inglés, cuenta que dejó su tierra del sur andino porque las 1,500 alpacas de propiedad de más de 500 comuneros, no supera la angustia de ninguno. “Quiero ser parlamentario, voy a involucrarme en el proceso electoral del 2011, ojalá un partido me acepte en sus filas”, comenta con ironía a sus interlocutores.

El vicario episcopal de la Iglesia Católica Ecuménica Renovada de Guatemala (Icerga), Gerardo Sotomayor, encargado de bendecir el cobertizo, critica que la iglesia católica romana está cada vez más lejos de los pobres, porque se va acercando más al Opus Dei, la iglesia más conservadora y alejada de las necesidades espirituales de los feligreses.

Jorge Zavaleta Alegre
Colaborador

Loading...


En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD