Aún no hay base pero tropas ya están aquí

Oficialmente no hay base militar de Estados Unidos en territorio peruano. En realidad ya hace tiempo que hay zonas del país con presencia permanente de tropas extranjeras tomando decisiones en el orden militar y policial.

| 19 febrero 2009 12:02 AM | Informe Especial |951 Lecturas
Aún no hay base pero tropas ya están aquí
(1) García-Bush pactaron TLC y el ingreso de tropas al Perú. (2) Base militar de Manta, Ecuador, se cerrará próximamente. (3) Guantánamo es la base con mayor personal militar de EEUU.

Más datos

Constitución ecuatoriana

“El Ecuador es un territorio de paz. No se permite el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. No se puede ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas y de seguridad extranjeras”. (Artículo 5)
951  

Según informes del Pentágono citados por Decio Machado, existen actualmente 735 bases militares de los Estados Unidos a lo largo y ancho del planeta, comprendiendo un total de 130 países. Esto quiere decir que ocupan casi dos tercios de los países registrados en la ONU. Ninguna otra nación extiende su presencia militar en forma que siquiera se aproxime a este gigantesco poder armado. Y en muchos lugares (incluido el Perú), hay políticos y líderes de opinión que consideran que una base dentro de sus fronteras es una garantía de tutelaje y un factor a favor de una más estrecha alianza política con la primera potencia mundial.

En el Perú venimos discutiendo los dos últimos años sobre la supuesta intención del gobierno para facilitar la creación de una base militar norteamericana, y los airados desmentidos oficiales que parecieran querer decirnos que aquí estamos todos convencidos, incluido el embajador gringo, que las bases son la peor cosa que puede pasar.

Entretanto, el año pasado, esta misma discusión tenía que ver con el ingreso de mil soldados armados al VRAE y este año con 4 mil autorizados por el Congreso. Es decir que legalmente nos llenamos de soldados que ya tienen áreas delimitadas en Lambayeque, Ayacucho y Loreto, y continuamos perdiendo el tiempo en torno a la existencia de una base.

Mayor supremacía
Una base militar en el exterior, es una instalación con fines de guerra, administrada y operada por oficiales de una potencia extranjera, sobre el territorio de otro país. Puede vérsele como un enclave militar para intervenciones hacia objetivos cercanos y también como una inmensa red de dominio en ultramar. Según Chalmers Johnson las bases cumplen diversas misiones:

- Acentúan la supremacía militar de Estados Unidos sobre el mundo;

- Controlan zonas críticas;

- Se proyectan sobre fuentes petroleras; 

- Interfieren las comunicaciones y realizan inteligencia propia, coordinada con sus aliados locales;

- Permiten ensayar los últimos modelos del complejo industrial-militar y hacer vitrina internacional para su venta;

- Entrenan personal militar y policial nativo;

- Generan una actividad remunerada y un nivel de vida elevado para sus militares y sus familias;

Habría que preguntarse si estos no son temas en el Perú: de hecho, dados los cambios políticos ocurridos en la mayor parte de la América del Sur, los únicos aliados confiables con los que el imperio puede contar hasta ahora son los gobiernos de Colombia y el Perú, con la peculiaridad que el país de Uribe está inmerso en tantos problemas internos que resulta poco apto para cumplir buena parte de los elementos señalados.

Hace tiempo, además, que Alan García hace buena letra como “alternativa” a la expansión chavista, al indigenismo de Morales, a los maltratos a la inversión en varios países. Muchos han visto que las operaciones conjuntas de Estados Unidos con el Perú en zonas de selva, incluida la base antinarcóticos de Santa Lucía y los puntos de radar que han sido colocados en el Huallaga, así como en el norte del país, se enlazan con el Plan Colombia y la acción contra las FARC. Pero lo que es novedad es el involucramiento yanqui en el área caliente del VRAE, que es casi equivalente a meter tropa en Sinaloa o Juárez en México.

Más que una base
La base de Guantánamo, sobre territorio ocupado, no cedido, de Cuba, cuenta con 8,500 efectivos, pero es un caso extraordinario por el permanente acoso a la revolución y ahora como gran prisión antiterrorista. Otras bases como la de Soto Cano en Honduras, tiene 550 soldados; la de Manta, Ecuador, 475 efectivos; Puerto Buchanan, Puerto Rico, 118 soldados; Comalpa, El Salvador, 100; Aruba y Curazao, 450 soldados. En el Perú, viene funcionando el Centro de Capacitación Conjunto Riverino en Iquitos; hay tropas de Unitas en Chiclayo y desde el 2006 nos hemos incorporado al ejercicio denominado “Nuevos Horizontes”, que venía siendo postergado durante la época de Toledo.

Luego de abrazarse con Bush en Washington y asegurar el TLC, el presidente García dio luz verde para una presencia militar que nadie explica y que grotescamente el año pasado quiso venderse como un plan humanitario: se comprometían a refaccionar dos postas y dos escuelas y construir un pozo de agua, así como a brindar atención médica en su barco, y que permitía una rotación de contingentes armados de aproximadamente 150 hombres, hasta completar los 1000 efectivos. ¿Es esto una base militar o es una militarización sostenida del país, sujetándolo cada vez más a los intereses estratégicos de Estados Unidos?

Perú, la alternativa
Los Forward Operating Locations (FOL) o Centros Operativos de Avanzada, son las bases principales que articulan la estrategia militar de Estados Unidos en el continente. Actualmente se ubican en Ecuador, El Salvador, Aruba y Curazao, lo que plantea el problema de que por decisión del gobierno de Rafael Correa no se renovará la base de Manta y que deberá ser reemplazada bajo el riesgo de que al sur de América no haya una presencia equivalente a la de Centroamérica y el Caribe. Esto ha puesto sin duda los ojos sobre el Perú como locación alternativa, aunque hasta ahora se niegue tal posibilidad, por lo menos de la boca para fuera.

Los FOL están desarrollando un programa político militar que abarca temas como la lucha antidrogas, el terrorismo, la migración y las “influencias políticas” de otros países rivales de los Estados Unidos. Este es un asunto sumamente serio a cargo de un ministro de Defensa que más parece un personaje del programa de los chistosos.

¿Sabe lo que es el ILEA?
El gobierno de Costa Rica ha firmado con Estados Unidos un acuerdo para el establecimiento de la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley (International Law Enforcement Academy ILEA), que está en camino de ser ratificado por el Congreso de ese país. Se trata de un iniciativa para “apoyar el fortalecimiento de la justicia criminal en América Latina” que se dirige a la formación de directores policiales de nivel medio, fiscales, jueces y otros funcionarios encargados de la aplicación de la justicia criminal”.

Esta iniciativa ya está en funcionamiento en varios países donde operan este tipo de escuelas: Hungría, Tailandia, Botswana y en Nuevo México (Estados Unidos), pero Costa Rica es la primera proyección hacia el sur del continente. Y de acuerdo al debate que se está desarrollando en la nación centroamericana, lo que salta a la vista es que el ILEA aparece como una filial de la Escuela de las Américas y que su función es complementarla con un tratamiento del personal policial-judicial para que responda a los conceptos de lucha antidrogas, contra el terrorismo y otras que promueve Estados Unidos, para reforzar su política imperial en América Latina.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario