27 días de cárcel por una vida

El que la discoteca Utopía no contara con mínimas medidas de seguridad tiene sin duda como responsables principales a sus directores accionistas, es decir a Azi Azizollahoff, Edgar Paz y Fahed Mitre, como también al gerente general Percy North. Por esas cosas extrañas que tiene la justicia peruana, los primeros no han sido condenados ni están siquiera procesados judicialmente, mientras North purgó carcelería menos de tres años. Con esta condena y según los deudos de los jóvenes fallecidos, el criterio fue que pague 27 días de prisión por cada vida perdida por su irresponsabilidad criminal.

| 12 julio 2009 12:07 AM | Informe Especial | 2.7k Lecturas
27 días de cárcel por una vida
(1) Los familiares de los 29 jóvenes que murieron en el incendio exigen sanción penal para los dueños de la discoteca. (2) Para el psicólogo Leopoldo Caravedo, padre de Vanessa, fallecida en el siniestro, el duelo es más difícil por falta de justicia. (3) Roberto Valverde, representante de los padres de Utopía, confía en que después de siete años el Poder Judicial actúe con rectitud y severidad.
Fue la condena dada al gerente de Utopía. Increíble comportamiento del Poder Judicial en el caso.
2788

“Para esos jueces ese es el precio de una vida, menos de tres años por los 29 chicos y chicas que murieron por su irresponsabilidad”, señala con amargura Roberto Valverde, padre de la joven Milagros, fallecida aquella fatídica noche.

Para los deudos, los responsables deben ser juzgados por omisión dolosa, porque la discoteca no contaba con los 30 extintores que exige la ley (uno por cada 30 metros), tampoco tenía luces de seguridad, ni señalización, ni mangueras contra incendios.

Lo más absurdo de este proceso es que el director gerente de Utopía, Alan Azizolahoff no está inculpado ni acusado formalmente. Al parecer sus contactos amicales con una ex primera dama lo salvaron en un primer momento y luego los enjuagues de la defensa ejercida por su abogado, el acusado por el tema de los petroaudios y cercano al presidente García, Alberto Químper, el de la voz aguardientosa que puso de moda el preciso término del “faenón” al alimón con Rómulo León. Solo así se explica que esté libre de polvo y paja, impune y en la calle, listo para hacer otro negocio sin importar la seguridad y la vida de los demás.

Abogado del diablo
“Después de dos años de insistencias, el 27 de abril del 2004 el Ministerio Público denunció a Alan Azizollahoff, y se inicia el juicio en el 21 Juzgado Penal de Lima. Azizollahoff rinde su instructiva, el Ministerio Público acusa por homicidio culposo a 6 años de privación de la libertad, sólo faltaba la sentencia. En estas circunstancias interviene el abogado Químper y presenta un extraño hábeas corpus ante el 12 Juzgado Penal de Lima y, sin dejarnos intervenir, la juez lo declara fundado. El broche de oro de Químper fue lograr que la 4ta. Sala Penal de la Corte Superior de Lima, donde se veía nuestra apelación respecto al hábeas corpus, anule todo el juicio el 19 de julio del 2007. El poder corruptor de Químper había logrado un imposible jurídico, destrozando nuestros derechos y dejando en ridículo a la autoridad judicial. Vuelto el expediente al Ministerio Público, éste ha desestimado nuestra queja. Para ello se ha demorado extrañamente 16 meses, hasta el 25 de julio del 2008”, explica Jaime Delgado Aparicio, representante de los familiares de las víctimas de Utopía.

Sin embargo, esta actitud del Poder Judicial, que algunos llaman cómplice, no ha arredrado a los familiares que han presentado un recurso extraordinario a la Corte Suprema que fallará en los próximos días, cuando está próximo el sétimo aniversario del fatídico incendio de la discoteca Utopía, del 20 de julio de 2002. Esta vez confían en el nuevo presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein, quien ha manifestado preocupación por este caso e interés humano en que se resuelva con justicia.

La falta de justicia
El psicólogo Leopoldo Caravedo, padre de la joven Vanessa, otra de las víctimas de Utopía, dijo sentir indignación por la falta de proceso a los directivos de la discoteca “los familiares sentimos como si hubiera impunidad, como si hubiera flaqueza de la justicia lo que hace más difícil el duelo, mientras que los responsables… bien, gracias. También nos preguntamos si hay diferencia en el trato de la justicia, creo que por lo menos tenemos derecho a que se realice una investigación de la tragedia. ¿Cómo se puede entender que alguien que construye un local sin seguridad no tenga responsabilidad?”.

Luego prosiguió “nos arrebataron a nuestros hijos por una negligencia imperdonable y nuestro trabajo, sin insultar ni maltratar, es pedir una justicia justa y honesta, de ninguna manera podemos dejar pasar un hecho así y resignarnos. También tenemos que ver nuestra causa como una forma de enseñar a los demás a luchar por sus derechos cuando son vulnerados, abusados”.

Caravedo expresó, asimismo, que los familiares son la voz de los chicos que murieron en la discoteca y que tenían todo el derecho a la vida. En ese sentido manifestó su admiración por la lucha que despliegan día a día los delegados de los padres por lograr justicia. “Nos representan a todos magistralmente, es un gran esfuerzo el que desarrollan, es un trabajo fuerte el acudir constantemente a las instancias judiciales”, manifestó.

Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD