Un hogar libre de gérmenes

La lejía es un compuesto químico llamado hipoclorito de sodio. Fue desarrollado en 1787 para blanquear telas, pero desde fines del siglo XIX pasó a convertirse en el mejor y más económico de todos los desinfectantes.

Por Diario La Primera | 27 ago 2010 |    
Un hogar libre de gérmenes

Algunas familias peruanas pueden gastar aproximadamente entre 30 y 60 nuevos soles en la compra de productos limpiadores y desinfectantes para los diferentes ambientes del hogar. Sin embargo, muchos desconocen que la lejía o simplemente el “cloro” es el único producto capaz de sacar manchas y además, acabar con todos los gérmenes del hogar.

Y es que contrariamente a lo que se cree, el hogar es también un gran productor de microorganismos, los cuales afectan la salud de las familias. Según médicos infectólogos, la mayoría de enfermedades que contraemos las adquirimos en casa.

“Muy a menudo se piensa que las infecciones estomacales, intestinales o alérgicas fueron generadas fuera de casa, pero es precisamente al contrario, pues al menos el 50% de las enfermedades que contraemos las adquirimos en el hogar, por una inadecuada desinfección de ambientes como la cocina, el baño u otros espacios”, explicó el Dr. Mendoza, médico infectólogo y miembro del Instituto Nacional de Salud, para luego agregar que el cloro puede reemplazar a cualquier otro producto desinfectante básicamente por dos razones: por su alto poder germicida y su precio económico.

Sin embargo, la lejía debe ser empleado racionalmente para preservar la salud, tanto de las personas, como de los animales.

Lugares más infectados
Algunos estudios realizados por la empresa Clorox han demostrado que contrariamente a lo que se cree, la cocina es el espacio del hogar que más gérmenes concentra. Y los principales culpables son los paños, las esponjas de cocina, los lavaderos, las tablas de picar y los grifos.

Y aunque sea difícil de creer, este mismo estudio detectó que el asiento del inodoro fue uno de los lugares menos contaminados. No obstante, la palanca del inodoro y los grifos del baño no corrieron la misma suerte, pues dichos lugares acumulan una gran cantidad de bacterias. Sin embargo, luego de desinfectarlos, los microbiólogos encontraron grandes reducciones en los niveles de virus y bacterias, del orden del 98%, comprobándose así la efectividad del cloro en la tarea de limpiar y desinfectar siguiendo las instrucciones de uso de los envases.

Por ello los especialistas recomendaron desinfectar todos los días las esponjas, paños, tablas de picar, la poza del lavatorio, y las mesas. También es recomendable desinfectar los pisos de las cocinas y baños, así como los patios y lavanderías, al menos tres veces por semana. En el baño, se recomienda desinfectar diariamente, las llaves de la grifería y la palanca del inodoro; y semanalmente el inodoro, las bañeras y duchas. Por último, aconsejaron desinfectar diariamente los juguetes de los niños y al menos tres veces por semana el área de mascotas.

Finalmente, el Dr. Mendoza y Ricardo León, representante de Clorox, añadieron que basta con echar unas gotas de lejía en un litro de agua o en su defecto, seguir las instrucciones del envase de cloro.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.