Problemas de aprendizaje

Con cierta frecuencia los profesores o los por padres de familia se percatan que su niño o niña tiene dificultades para lograr un buen aprendizaje en la escuela y que habitualmente también presentan problemas de conducta.

Por Diario La Primera | 30 jul 2010 |    
Problemas de aprendizaje
Esta vez vamos a hablar sobre “desorden de atención” asociado al síndrome de hiperactividad. Inicialmente, cuando aún no se conocía muy bien la naturaleza de esta enfermedad, era denominada como “daño cerebral”, “daño cerebral mínimo“, o “disfunción cerebral mínima”.

Para una fácil comprensión de este cuadro diremos que es muy frecuente, se presenta en el 5 a 10% de niños en edad escolar, siendo más prevalerte en los varones. Se caracteriza porque el niño no puede centrar su atención en un punto o tema determinado sino que esta es dispersa, tiene dificultad para mantener la atención cuando se le dice que haga algo, aunque le hablen directamente comete errores con frecuencia cuando tiene que trabajar en un proyecto aburrido o repetitivo.

El otro aspecto, la hiperactividad, se caracteriza porque el niño mueve pies y manos cuando está sentado, abandonan su asiento en clase u otras situaciones cuando debe permanecer sentado, tiene dificultad para permanecer quieto y está en permanente movimiento aunque se le ordene permanecer tranquilo.

Es importante señalar que este cuadro puede detectarse incluso desde que el niño es lactante porque no se alimenta bien, llora mucho y duerme muy poco y es cuando el niño inicia sus primeros pasos cuando se detecta la hiperactividad. Existen trastornos asociados a esta enfermedad como problemas de lenguaje y aprendizaje, problemas de conducta, estado de ansiedad o depresión (en el niño mayor), migraña en el niño o adolescente y otras alteraciones más complejas que harían muy extensa la explicación de este artículo.

Pero ¿qué es lo que determina esta enfermedad?.

En primer lugar diremos que el cuadro es genético (generalmente los padres lo padecen), además diversos estudios han demostrado alteraciones anatómicas en el cerebro de estas pacientes especialmente en el lóbulo frontal y temporal del encéfalo. Asimismo, hay una alteración bioquímica de ciertas sustancias (mediadores químicos) del cerebro, como la dopamina y noradrenalina.

El tratamiento de la enfermedad es fundamentalmente medicamentoso. Actualmente se dispone de medicamentos como Atomoxetina y Metilfenidato y los resultados son favorables. Y sólo deben ser prescritos por el médico especialista. Existen algunas terapias complementarias como terapia del lenguaje y aprendizaje. La psicoterapia y el apoyo psicológico más bien estarían dirigidos a los padres de familia para disminuir la ansiedad que esta enfermedad les genera. En cuanto al pronóstico, si la enfermedad no es tratada, ésta puede continuar en la adolescencia y en la vida adulta.

Dr. Roger Escobar
Neurólogo
Clínica del INPPARES
informes@inppares.org

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.