¡No más humedad en los saleros!

Claro que no es posible tener la sal siempre guardada, pero intenta no dejarla fuera de su lugar durante mucho tiempo y pon la sal que no guardes en un salero dentro de una bolsa plástica bien cerrada. Para prevenir que la sal absorba humedad mientras la tienes fuera de su lugar de almacenamiento, puedes poner unos granos de arroz o pimienta dentro del salero en que la guardas. Así, la humedad será absorbida por estos elementos y la sal quedará intacta. Al lavar el salero, hazlo con agua tibia y jabón. Luego de lavarlo, sécalo con un trapo limpio, pero solo por fuera. Deja que el interior del salero se seque solo, pero dale bastante tiempo para secarse por completo. Recuerde que cualquier humedad que haya en el salero cuando pongas la sal, causará que se formen grumos en esta.

Por Diario La Primera | 16 mar 2013 |    
¡No más humedad en los saleros!

 


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.