Enseñándole a disfrutar de los alimentos

Conforme los niños van creciendo, sus necesidades van cambiando. En esta ocasión les dejamos a los padres algunos consejos que pueden ayudarlos a enseñar a sus hijos a disfrutar de los alimentos.

| 03 diciembre 2011 12:12 AM | Hogar | 1.7k Lecturas
Enseñándole a disfrutar de los alimentos 1726

A partir de los 8 meses si observamos a nuestro bebé ya es capaz de disfrutar del sabor de los alimentos, a esta edad es común llevarse todo a la boca, por lo que debemos aprovechar esta conducta del bebé para enseñarle a saborear los alimentos y gozar de su alimentación.

¿Cómo hacer esto?, bueno él debe aprender a comer primero con la mano, luego poco a poco ir aprendiendo a usar la cucharita y la cuchara como elementos que lo ayudarán a comer sus alimentos.

Sin embargo, deseo resaltar la importancia que tiene que el adulto que acompañe al bebé en su hora de alimentación debe estar sereno, dispuesto a jugar con el: hablándole, contándole qué está comiendo, qué sabor tiene, qué color tienen los alimentos, puede cantarle al bebé y, sobre todo, permitirle que manipule los alimentos con ambas manos.

Es recomendable que a partir de los ocho meses a la hora de comer tenga puesta ropita que pueda ensuciar y manchar, así evitaremos que la persona que le dé los alimentos esté preocupada por la ropa y solo se centre en el disfrute del bebé al comer sus alimentos.

Es importante tener en cuenta que la ración del bebé es una cantidad relativamente pequeña, por lo que debemos tener como sugerencia un plato pequeño para el bebé donde poner dos cucharaditas de arroz y dejar que coja grano por grano o un puñado de arroz y mientras tanto la persona adulta con la cuchara podrá darle el puré o la carne desmenuzada y así alternar con el bebé un poco de cada alimento en su platito donde él tendrá la oportunidad de experimentar: sentir la textura del alimento en sus dedos y palma de la mano llevarse el alimento a la boca, salivarlo, chuparlo y poco a poco aprenderá a masticarlo.

En este proceso es importante evitar darle los alimentos licuados, chancados o aplastados como única opción en su alimentación, ya que podríamos estar formando un niño y adulto poco apetente por los alimentos, pues le estamos evitando la experiencia de investigar, sentir, palpar, coger y sobre todo disfrutar los sabores de cada alimento. Si le damos todo licuado combinando la carne con la verdura el niño no aprenderá a diferenciar los sabores pues la verdura es blanda y dulce , la carne es un poco más dura y tiene sal y otros condimentos Como vemos a través de este relato vamos negándole la oportunidad de un rico aprendizaje en la vida del bebé ligado a emociones que deben ser placenteras: alegría, tranquilidad, comunicación, paciencia para que tengamos a un niño que coma de todo, que le guste comer, y que asocie la alimentación con un momento de armonía entre él, la persona que lo atiende y también en momentos de armonía con la familia.

Es recomendable que a la hora de comer el televisor esté apagado, pues la alimentación debe ser entendida como un proceso de desarrollo en el que el bebé debe aprender a relacionarse con los miembros de la familia, expresar su agrado o desagrado por alguno de los alimentos y ser comprendido en su contexto, sin que esto genere situaciones de conflicto, momentos de alta tensión y estrés para quien atiende al bebé. Y para que sienta que llegó la hora de comer y él empieza a ponerse irritable, llorón y a veces entra en crisis de llanto con tal de no llegar a este momento.


Lic. Amelia Tirado
Clínica Central de INPPARES
informes@inppares.org


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD