El uso de los celulares y la dependencia

A veces escuchamos “Mi negocio depende de que los clientes puedan localizarme cuando lo necesitan” y eso significa en cualquier momento. Y creemos que requieren atención urgente y para saberlas tenemos que leerlas. Y vayamos a donde vayamos siempre tenemos nuestro blackberry o el celular que tengamos, siempre con nosotros y que constantemente lo tenemos en la mano revisando si llegó un mensaje o no.

| 14 julio 2012 12:07 AM | Hogar |2.6k Lecturas
El uso de los celulares y la dependencia
Es cierto que los teléfonos celulares y otros dispositivos portátiles nos hacen la vida más fácil, pero pagamos un precio.
2601  

Siempre ocupados. Las encuestas indican que el empleado de oficina, envía y recibe 108 e-mails diarios: que puede llevar horas revisar. Incluso cuando logramos resolver las cosas pendientes. Es cierto que estos aparatos nos hacen la vida más fácil, pero pagamos un precio. La tecnología nos permite hacer cosas que antes no podíamos, y eso es muy bueno”, dice el doctor Edward M. Hallowell, “lo malo es que es adictiva y podemos hacer uso de ella hasta quedar exhaustos”.

Según una encuesta realizada en 2007 por la Asociación Estadounidense de Psicología, el 48 por ciento de las personas afirma que su vida se ha vuelto más estresante en los últimos cinco años. La comunicación electrónica no ha reducido la avalancha de correo tradicional, memorandos, libros, revistas y otros materiales impresos que la mayoría de la gente lee para estar al día. No sorprende que más de un tercio de las personas encuestadas nos refiere, que uno de los principales factores que aumentaban su estrés era que el trabajo cada día invadía más su tiempo personal.

¿Cuándo parar? “Los humanos tendemos una compulsión al contacto con la gente, el día laboral jamás termina. Para mucha gente, los principales culpables son los aparatos inalámbricos, como los celulares y los BlackBerry. Nos facilitan mucho comunicarnos con quien sea, en cualquier instante, y como siempre hay información disponible en Internet, uno nunca se detiene. Además, estamos expuestos a lo que llamamos “no información”: un alud de datos en la Red que aumenta nuestra ansiedad porque no podemos digerirlo todo, pero aun así lo intentamos. “Si uno cede a eso, la búsqueda nunca termina”, hay que reconstruir los límites de la tecnología.


Pisc. Marisol Linares Saman
Psicóloga Psicoterapeuta
INPPARES Ate
informes@inppares.org

Loading...


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.