Eternamente YOLA

Una conversación de madrugada con la mujer-hada que se ha robado para siempre el corazón de chicos que ahora ya están grandes. Estuvo 24 años en la televisión sin interrupciones. “Todos me dan su amor y su cariño, porque he sembrado campos de amores”, dice.

Por Diario La Primera | 01 oct 2010 |    
Eternamente YOLA
SIENTO QUE ME HAN QUITADO A LOS NIÑOS

Más datos

“Me gustaría hacer la versión musical de ‘Hola, Yola’ con todos los adelantos de hoy para distribuirlos en todos los colegios como material didáctico; porque creo que no hemos avanzado mucho en ayudar a los niños. Se está haciendo lo mismo que hace 38 años. Espero que el canal 4, donde trabajé, me entregue los materiales que yo hice”.

—Hola, Yola.

—Hola.

—Pensé que era broma eso de citarme tan tarde.

—No es tan tarde. Son las 11 de la noche.

—No. Ya son la 12, Yola.

—No es tan tarde.

A Yola se le ha quedado la costumbre vital de hacer sus cosas mientras el resto duerme. Ha encontrado en las madrugadas la tranquilidad perfecta para pensar, para escribir, para leer, para contestar preguntas, para terminar aquel trabajo importante que debe estar listo mañana por la mañana. No deja que el tiempo se muera en la inutilidad.

—¿Desde cuando es usted noctámbula?

—Desde siempre. Hay una magia en las madrugadas que te ayuda a estar más clara en ciertas cosas; para mí las madrugadas han sido los momentos en que podía concluir con éxito los trabajos que había empezado durante el día.

Nadie sabe, pero es posible que, desde muy pequeña, a Yola le gustaban las madrugadas porque en vez de dormir obligada a su tía Elcira que le contase todos los cuentos del mundo por horas y horas hasta que despuntaba el día.

Soledad, mi mejor compañía
Yola vive en La Molina, alejada del ruido, en una casa enorme y hermosa y casi amurallada. Su jardín es amplio con su sala, cuya decoración de la sala hace pensar que estamos muy lejos de Lima. Vive sola; pero esto no es ningún problema. Vivir sola para ella es la elección perfecta. Es de las chicas modernas que dicen que no es tan bueno vivir junto al hombre amado en el mismo cuarto. Es de las que plantean que de cierta forma es un error para el amor eso de vivir en el mismo techo con quien se ama.

“Estoy cómoda. Cuando una vive sola se acostumbra y es difícil encontrar una compañía. A mí me gusta mucho la soledad. Pero a veces no tanto; pero cuando vivo con alguien siento que él debe obedecerme en todo. Soy quizá una chica complicada. Si tengo una compañía, que cada uno tenga su habitación; no mejor, dos casas, una frente a la otra, con una puerta o algo asÑ Tú casa, mi casa; pero vivimos juntos. No sé hasta ahora lo sigo pensando”, dice y se acomoda su gorrita negra, tan negra con esta rara madrugada de primavera”, dice.

La perfección, primero
Yola es sumamente perfeccionista, para ella no hay eso de “así nomás”, “ya, después lo hacemos”. Yola no estará contenta jamás si es que el último detalle de su trabajo no está bien hecho o no ha quedado como ella quería que quedase. Para Yola la mediocridad debe ser arrancada del todo y lanzada al tacho de la basura.

—Se siente cómoda con ser perfeccionista.

—Yo no sé si es una virtud, yo no sé si es un defecto. Yo no puedo decir “ya que importa”. Quizá es que yo estoy inconforme siempre ¿no? Al final, digamos me alegro con ser perfeccionista, porque esa cualidad mía la usé, la uso todavía para hacer el bien, el bien a favor de peruanos. Siempre he sido exigente y si alguien no está haciendo las cosas como yo quiero que las haga entonces yo misma las hago y las hago bien; por eso me convertí en todo.

“Soy artista. Soy productora de televisión en la especialidad de programa para niños; en mis programas yo era la directora, la coreógrafa, libretista, bailarina, cantante, compositora, diseñadora; he vestido a Yola, la he cambiado a Yola. Todo esto yo lo aprendí en la televisión. Le decía a los que trabajaban conmigo, ¿dónde se estudia esto? Nadie podía responderme.”, dice.

Esposo e hijos
Tanto ha trabajado Yola que quizá por ello descuidó eso de casarse y tener hijos propios. “Digamos que por el tipo de trabajo que realizaba no tenía tiempo para dedicarle a alguien que podía ser mi esposo y el padre de mis hijos. Lo más importante era mi trabajo, y los resultados debían ser óptimos. Además yo era un ejemplo para los niños, no podía cometer errores de ningún tipo, todo tenía que ser perfecto. ¿Qué hubiese pasado si me divorciaba? No iba a ser buen ejemplo; si me separaba, tampoco; si me hacían un laberinto, y la prensa si se enteraba iba a ser atroz. Por suerte, yo no sentía las ganas de casarme y tener hijos. Además aquellos años no estaba de moda salir embarazada en televisión. No era bien visto. Las mujeres embarazadas no podían trabajar como ahora”, dice.

—No se ha casado; pero imagino que ha tenido muchos amores, ¿qué nombre se le viene en este instante?

—He tenido pocos amores y por espacios muy cortos. La que ponía los horarios era yo.

—¿A quién recuerda en este instante?

—A nadie.

Púrpura sanguínea
Yola fue una niña feliz y muy traviesa; pero cuando cruzada los siete años de edad una enfermedad rara, Púrpura sanguínea, la jaló para la tristeza y no la dejó ser niña “normal” por mucho tiempo. Sin embargo, supo salir bien librada gracias a los médicos y un yerbatero. “Es muy curioso; porque después del gran trabajo de los médicos fue el yerbatero que finalmente me curó. No te imaginas las dietas que hacía, las infusiones, todas esas yerbas, antes de almuerzo, después del almuerzo, a las tres, a las cuatro, a las siete. No comía sal. Comía linaza, sopa de verduras. Yo sentí y vi muy pequeña el esfuerzo que hacen para salvar a una niña que se va a morir, yo era esa niña. Por todo lo que he pasado, creo que los médicos se han convertido en mis mejores amigos”, dice y calla. Un silencio extraño interrumpe la conversación.

Los niños
“Si un grupo de niños, ahora mismo, llegaran aquí y empezaran a jugar, a gritar, a correr, a silbar, a hacer cosas, no me molestaría; pero si llegasen adultos en menos cantidad que los niños y solo dirían algunas palabras, si me fastidiaría”

“Lo mío es orientar inclinaciones artísticas en los niños, es decir, sacar de cada uno lo mejor de sÑ Me ha tocado trabajar con los niños del pueblo también y ahora me doy cuenta que en televisión no se están haciendo las cosas que yo hacía. Yo salvaba, rescataba, por ejemplo, a los niños prodigio. Hacía lo que los gobiernos deben hacer. En Japón, si hay un niño prodigio lo ayudan le pagan todo, lo educan. Aquí no”.

Para mis niños de 30
Yola ahora hace un show bellísimo llamado “Para mis niños de 30”, en el cual los padres se divierten más que sus hijos. “Es muy gratificante que me recuerden, que los niños que han crecido conmigo me den todo su cariño. Es lindo ver como aquellos niños de antes se pueden divertir conmigo junto a sus hijos. Al final nunca perdemos totalmente el niño que llevamos dentro. Pese a que hay cierta que gente que algún día me dijo que no hable de Yola para que se olviden de ella, Yola está en los corazones. El que “siempre cosecha”,dice.

—Usted además hace espectáculos en bodas.

—Hace más de 12 años empezó el asunto. He ido a muchísimas bodas y es maravilloso porque todos se divierten como chiquitos; es como si estuviese bailando conmigo en la televisión. También voy a empresas grandes y cumpleaños y sorpresas. La última que recuerdo fue el show ante más de cien jefes de las mejores avícolas del país. Siento que la gente me reconoce, porque he sembrado campos de amores.

Alcaldesa
—¿Por qué nunca ha aceptado ser candidata?

—Porque yo ayudo más sin cargos públicos. Quizá acepte en los años que vienen, cuando ya no suba a los escenarios. La idea será siempre ayudar a los peruanos. Mi idea siempre ha sido ayudar a los niños, protegerlos, quererlos y defenderlos y pelear por sus derechos.

—¿Usted que sabe mucho de televisión, está de acuerdo con que el gobierno militar de Velasco hizo buena televisión?

—La dictadura de Velasco sí hizo una buena televisión; pero la dictadura de Fujimori fue horrible.

—¿Por quién votará usted?

—Hasta ahora estoy en un perfecto centro.

Sólo aquí pasaron de moda
Es muy lamentable que un programa como el que hacía Yola no surja en el país. Lamentable porque su programa ayudaba a los niños a encontrar el camino, en muchos casos, a encontrar, la ruta de sus vidas. “Sólo en el Perú pasaron de moda el tipo de programa que yo hacía. Es raro porque lo que era tabú en las épocas que yo trabajaba es ahora primera plana y el tema de los niños es tabú. ¿Niños? No hables de eso. No sabes cuánto daño se está haciendo. ¿Quién es el paradigma de los niños ahora? Es una pena. Los niños chiquitos tienen algo maravilloso. La primera infancia me interesa, es la oportunidad para formar a los niños. Yo trabajo para el pueblo, porque los ricos sí pueden pagar una buena educación. Yo estoy demostrando que después de dejar la televisión hace 15 años (sin mi consentimiento) todavía puedo convocar un público grande. Me he metido también al mundo de los grandes. Pero se necesita en la televisión a alguien que rescate a los niños; siento que me los han quitado”, dice.

Para recordar
Yolanda Piedad Polastri Giribaldi nació un 25 de febrero. Con el nombre “Yola Polastri”, se convirtió en la pionera de la conducción de programas infantiles en televisión. Sus programas más importantes fueron “El Mundo de los Niños”, “Los Niños y su Mundo” y “Hola, Yola”, este último estuvo ininterrumpidamente al aire por más de 20 años en el canal 4. Grabó más de 400 canciones como “Mi ranchito”, “El Telefonito”, “La Gallina Turuleca”, “Los Niños y su Mundo”, “El Eco”, etc, las cuales, junto a su éxito en televisión, la convirtieron en un personaje de culto. Sus discos:

- Hola, Yola (1975) 
- El Romance del Cucharón y la Espumadera (1975) 
- Las Palmaditas (1976) 
- La Semillita (1976 )
- La Pantera Aventurera (1977) 
- La Parrandita de Yola (1977)
- Pa’Rondas y Pa’Ronditas con Yola (1978) 
- Navidad con Yola (1978)
- Yo...Yola...y...Los Niños y su Mundo (1979)
- Disco Yola (1980)
- Soy Yola...la que le canta a los niños (1981)
- Yola y sus muñecas (1982)
- Yola Discoteque (1983)
- La Banda de...¡Hola, Yola! (1984)
- La Semillita / La Pantera Aventurera (1984)
- Yola a Todo Ritmo-Sabor a Miel (1986)
- Hola, Yola...Rocker (1989)


Paco Moreno
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.