Tacu Tacu para todos los gustos

Resulta difícil creer que exista algún peruano que no haya probado alguna vez en su vida un apetecible tacu tacu. De hecho si no lo hizo por simple gusto, fue la necesidad de alimentarse la que lo llevó irremediablemente a saborear este emblemático plato. La creatividad de hoy, le rinde honores a este peruanísimo potaje.

| 06 marzo 2009 12:03 AM | Gastronomía | 2.9k Lecturas
Tacu Tacu para todos los gustos 2914

Mezcla, mezcla, seria la traducción exacta si a algún infaltable “creativo” se le ocurre castellanizar el nombre del tacu tacu, aunque esperemos que eso nunca suceda, puesto que parte del encanto que guarda este potaje –peruano de puro sabor por donde se le mire- es justamente su nombre. Es el “Ttacu” (palabra originariamente quechua que significa mezcla) que junto a licuadas menestras, cremas, ajíes, arroces y demás hierbas, es todo un desafío a nuestro paladar.

Se piensa que el comúnmente llamado tacu tacu, es un plato cargado en carbohidratos y grasa, aunque, para conocimientos de muchos, hay que dejar en claro que no son los frijoles propiamente los que contribuyen al incremento de peso, puesto que este ingrediente no contiene grasas; tan solo fibra, leguminosas y buena cantidad de harina vegetal, a la inversa de los otros componentes del suculento potaje, como el arroz, huevo, salteados o trozos de lomo que lo acompañan.

Combinado ideal
Se dice equivocadamente que el tacu tacu engorda, pero la polémica que inútilmente se desata sobre las propiedades de este potaje es lo que menos importa. Importa más las formas y variedades de cómo se prepara este nutritivo plato peruano.

La creatividad culinaria de cientos de hombres y mujeres dedicados a resaltar nuestra comida y la magia que las amas de casa aplican a diario para aplacar el hambre de sus vástagos o familiares ha hecho que este plato sea preparado en decenas de formas.

Con o sin menestras, ya sea con arroz, trigo o quinua, con lomo o plátanos fritos, usando crema de arvejas o de ollucos, cualquiera sea la forma de combinar los ingredientes y ponerlos sobre una sartén, lo cierto es que la mezcla se ha convertido hoy en más que un ícono de nuestra gastronomía.

Con olluco
Una porción de queso serrano licuado y combinado con crema de olluco, su infaltable salsa de ají verde, las especias de rigor y la creatividad como bandera, hacen que el tacu tacu de olluco, por ejemplo, sea un apetecible y costoso manjar en los más reconocidos restaurantes de la capital.

Si hablamos propiamente de menestras, las lentejas, los garbanzos, los pallares, la soya y las demás legumbres le han hecho el pare al tradicional frijol canario o negro, tratando de ganarse un merecido espacio dentro del codiciado nombre del tacu tacu.

Ya sea con puré de pallares, con quinua gratinada, majado de yuca, trigo guisado o algún otro ingrediente hecho crema que se le ocurra; no interesa cual sea la forma o los ingredientes en palestra, lo cierto es que la emblemática mezcla de nombre quechua, será por siempre el potaje que simbolice la creatividad de los peruanos.

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD