Arte y ciencia detrás del fogón

El mundo de la culinaria y la gastronomía, felizmente, ya no es más únicamente una cuestión empírica o de afición. De hecho su evolución se debe en parte al rescate de viejos conceptos y tradiciones de madres y abuelas. Pero hoy, estas antiguas técnicas culinarias son cada día más refinadas en universidades y escuelas de gastronomía.

Por Diario La Primera | 30 enero 2009 |  714 
Arte y ciencia detrás del fogón
El mundo de la cocina en los últimos años ha trasladado técnicas y conocimientos a las aulas para bien de nuestra gastronomía.
Gastronomía peruana
714  

Todo lo hecho en los últimos años por quienes supieron ver en el buen diente nacional un rasgo cultural de profundas raíces y significados ha dado sus frutos, y la gastronomía se ha convertido en nuestro país en un verdadero campo de acción, cada vez más lejano de la improvisación y más ligado, por un lado, a los rigores de la ciencia y, por el otro, a las libertades creativas de las artes.

En este marco se inscriben los centros de formación para quienes aspiran a hacer de su afición por la cocina una verdadera profesión. En los últimos años, estas instituciones se han ido multiplicando rápidamente, y hoy las hay de todo calibre y dimensión. Ya sea bajo el título de escuela, instituto o academia, todas ofrecen a los interesados la información que necesitan para convertirse en chefs, maestros pasteleros, asistentes de cocina o especialistas en las más diversas áreas del rubro.

Unas incluyen en su programa de estudios bases sociológicas y antropológicas del tema, otras, más prácticas, se concentran más bien en las características de los alimentos y las técnicas de cocción y presentación, y no son raras las que se toman su tiempo para echarle un vistazo a las fusiones que se han ido dando en nuestro medio con la sucesiva llegada de grupos de inmigrantes de los más diversos orígenes.

En todo caso, lo importante antes de decidirse por una de ellas, es fijarse bien en que esta currícula corresponda a los propios intereses, y en que la infraestructura – instalaciones y equipamiento-, así como la plana docente no defrauden las aspiraciones y expectativas.

Garantizados tales ingredientes, será el estudiante quien deberá añadir las porciones suficientes de empeño e interés para lograr los resultados deseados. Si a todo ello se suma una pizca de imaginación, entonces el éxito y el reconocimiento con los que seguramente sueña estará asegurado.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario