Una clase para hacer televisión

Santiago Vitteri estudió dirección de cine y televisión en el Instituto Charles Chaplin. Hace una década se fue a Estados Unidos para seguir su sueño y en el 2010 su corto “I didn´t know who i was” participó del Festival de Cannes, y cosechó elogios hasta del mismísimo Woody Allen. Ha dirigido “El Cartel de los Sapos” para Telemundo, y “Mujeres Asesinas”. Hoy se encuentra en Lima trabajando en una serie para un canal local y terminando su documental “From Trujillo to the World” que estrenará en Cannes.

| 11 noviembre 2012 12:11 AM | Espectáculos | 843 Lecturas
Una clase para hacer televisión
El director trujillano Santiago Vitteri vive en Nueva York y ha dirigido series como “El cartel de los sapos”.
843

-¿Por qué decidió irse a Estados Unidos?
-Me fui a Estados Unidos hace casi diez años. Si yo no me iba tenía que volver a Trujillo porque en ese tiempo, cuando cayó el fujimorismo, dejaron de financiar muchas telenovelas y yo trabajaba como asistente de dirección. Así que no tenía trabajo y me fui unos meses a EE.UU. Allá repartí currículos y unos meses después me llamaron. Cuando me fui lo hice solo por una entrevista, me tiré a la piscina. En ese momento había que arriesgarse. Tenía que tomar decisiones.

-¿Cómo fue su experiencia en el Festival de Cannes?
-Realmente que Cannes fue un sueño. Algo inesperado. Hasta último momento no sabía si iba a ir, no programé el viaje con anticipación. Cannes es un lujo completo, otro planeta. Hay conferencias por todos lados, simposios, lugares acondicionados para entrevistas. De todo. Ahí vi a Tim Burton, Benicio del Toro, Woody Allen, y otras personalidades. Sin duda es el festival más importante del mundo. Cuando llegas te piden los datos y ahí mismo arman todo: te dan el programa, te sacan una credencial alucinante, te regalan libros con los nombres y las sinopsis de las películas, todo con una coordinación impecable.

-¿Cómo se animó a realizar el corto que participó en el festival francés?
-Yo lo concibo en el 2008. Justo terminaba “El cartel de los sapos” y quería hacer cine, pues para mí el cine es como mi manera de oxigenarme. Yo quería hacer cosas en inglés, y el corto fue un trampolín muy importante.

-¿Cuál de sus trabajos lo ha dejado más satisfecho?
-“Mujeres asesinas” era una serie que siempre me gustó, y cuando me invitaron a hacer ese proyecto me emocioné, aunque me gustó más cuando me enteré que los guiones eran argentinos. Así que quise igualar la calidad. Traté de contactar a Natalia Oreiro, pero no encontramos un capítulo como para ella. Me gustan cómo se trabajan las series en EE.UU. es una experiencia distinta, se graban tipo cine, hay un presupuesto grandísimo, y ahí es donde apunto. Es lo que quiero hacer: televisión en Estados Unidos.

-Cuéntenos sobre el documental que está realizando.
-Ahora estoy filmando un documental sobre mi tierra, Trujillo. Y se llamará “From Trujillo to the World”. Lo presentaré en Cannes y mi idea es mostrar Trujillo como un lugar turístico. Pues uno más que recordar países recuerda ciudades: Barcelona, Nueva York, Londres, Madrid, etc. Cusco, por ejemplo. Los gringos no dicen Perú, dicen Cusco. Así que mi idea con el documental es vender la ciudad.

-El Cartel de los Sapos fue una serie muy vista por aquí. ¿Cómo llegó a trabajar en ella?
-El Cartel de los Sapos me lo encargaron porque entre las virtudes que tengo como director es que soy rápido, y para esa serie se necesitaba velocidad, ya que el presupuesto era limitado y no podíamos pasarnos mucho tiempo en Miami, pues todo era carísimo. Así que ahí trabajé con Manolo Cardona. Fueron jornadas de 12 a 14 horas.

-¿Cuál es el perfil del actor peruano?
-En el Perú los actores ya no viven de la televisión, sino del teatro, así que en TV hay mucha improvisación. Y los actores tienen que ser súper profesionales. Tienen que tener varios puntos de vista. El actor interpreta las cosas a su manera, construye personalidades, su cuerpo es un instrumento, porque lo que transmite, cautiva, y si cautivas lo crees, y el que te la creas hace que veas… hay más sintonía. Es toda una cadena. Así que yo prefiero actores que humanicen el personaje, que el actor pueda hacer en televisión lo que hace en el teatro, entendiéndose que es en el teatro donde demuestra todo su esplendor.

-¿Cómo va el mercado de series y miniseries en el Perú?
-Hay muchas series en el Perú, pero no van al extranjero porque no pasan el control de calidad. No todas, pero la mayoría. Es cuestión de presupuesto también. Acá quieren que se grabe un capítulo en 2 o 3 días, los guionistas trabajan rápido y a veces mal, todo es apurado, el actor también tiene que “improvisar” y eso te da productos lamentables.

-Muchos aquí se quejan de las historias en televisión, de que no están bien contadas. ¿Es un problema de guion?
-Me dejan guiones de teatro y siempre los leo. Aquí el problema es un poco el cierre de la historia, pues abordamos bien los temas pero no sabemos cómo rematarlos. Y los guionistas… digamos que hay mucho guionista de escritorio. Falta gente que camine la calle, que observe. Las ideas ya existen, pero vale la habilidad del escritor para entender esas ideas y aplicarlas a su realidad. Aquí los guionistas siguen siendo los mismos de siempre: Augusto Cabada y Giovanna Pollarollo. Y también está (Eduardo) Adrianzén, y algunos más, pero ahí se acaba.

-¿Cuáles son sus temas preferidos?
-A mí me gustan los temas de relaciones personales, las familias disfuncionales, los problemas sexuales, las cuestiones íntimas, pues el sexo es cultura.

-¿Le gustaría adaptar libros al cine o la televisión?
-Me gustaría adaptar los libros de Jaime Bayly, pues sus personajes y su temática generan mucha empatía con el público. Aparte que son interesantes y tiene personajes muy conflictivos, muy humanos.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.00718998909