Un tonto con suerte

Muchos aún recuerdan sus inicios como parte del cuerpo de baile del programa de Raúl Romero. Posteriormente debutó en la actuación en la serie “Condominio”. Han pasado unos años y Sebastián Stimman vuelve con “Placeres y tentaciones”, como el típico jovenzuelo que dice saberlo todo, pero en realidad “no ata ni desata”. Tiene a su favor ser hijo del dueño del restaurante, sacando provecho a su situación, que lo convierten en el donjuán de la serie que debuta mañana vía Canal 2.

| 18 enero 2009 12:01 AM | Espectáculos | 2.9k Lecturas
Un tonto con suerte
Será un donjuán en serie que debuta mañana vía Canal 2.
Sebastián Stimman se confiesa tímido, aunque en “Placeres y tentaciones” besa a todas las actrices.
2961

-Eres hijo de diplomático y tu madre fue campeona de atletismo, ¿por qué decidiste ser actor?
-Fue una bomba para mi familia que decida ser actor. Mi papá no tiene nada que ver con el arte, él es economista y cónsul de Noruega, un tipo criado de forma muy recta, pero finalmente también terminó apoyándome. Mi mamá pensó que era un capricho, se dio cuenta que me gustaba y ahora me apoya. Aunque mi mamá a veces se queja de que salga casi toda la serie, sin polo y agarrándome a todas las chicas… pero que se hace, así es el trabajo… (risas)

-Tu experiencia en la televisión, básicamente ha sido de canto y baile…
-Participar en “Placeres y tentaciones” es mi primer papel importante, antes conduje el programa ‘Animateens’, formé parte del grupo ‘Sacúdete’ y en la serie ‘Condominio’.

-Cuéntanos sobre tu personaje en la serie
-Soy Facundo de la Piedra, el hijo único de los dueños del restaurante ‘Novo andina’, al que sus padres mandan a París a estudiar cocina, pues acá se vivía una situación terrible. Por allá la cosa no cambia, lo botan de la escuela y se da la gran vida con la plata que le envían sus padres. Cuando regresa quieren ver lo que ha aprendido y lo nombran chef principal del restaurante y se dan cuenta de que no sabe nada. Es muy cómico. Se cree lo máximo, pero es un niñito de papá. Es un tonto con suerte.

-Eres el donjuán de la serie…
-Sí, un poco tiene un afán por las mujeres mayores, son su debilidad. Lo cierto es que tengo aventuras con todas las chicas, qué suerte, pero el corazón de Facundo pertenece a la mesera, Thalía (Natalia Salas) con quien lo une una relación amor-odio. Aunque paro besando a las chicas en la serie, soy tímido. Muchos pensarán, ‘que suerte de este pata’, pero todo es actuación, luego sigo siendo el mismo tímido de siempre.

-En un principio eras deportista y hasta ganaste premios, ¿por qué dejaste el deporte?
-A los 13 años había ganado algunos premios, practicaba deporte inspirado en la disciplina donde mi madre Edith Noeding destacó (4 veces campeona sudamericana de atletismo), pero la actuación pudo más. Y no me quejo.

Samantha Aguilar
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD