Un peruano suelto en Hollywood

“Me fui a estudiar a Estados Unidos para estudiar debido a una beca gracias a que yo jugaba tenis. Yo realmente comencé a estudiar arte dramático cuando me gradué, pues cuando estaba en la universidad se me hacía muy difícil porque tenía responsabilidad con el equipo”, nos cuenta Diego Acuña, actor y productor peruano que desde hace 15 años se viene forjando una carrera en la meca del cine mundial y que ha llegado a trabajar con Leonardo DiCaprio y Clint Eastwood. Hoy está en el Perú para presentar la película Árida Maldición, donde es el protagonista. En conversación con LA PRIMERA, Acuña también nos cuenta lo que piensa del cine peruano.

| 27 enero 2013 12:01 AM | Espectáculos | 2.3k Lecturas
Un peruano suelto en Hollywood
Diego Acuña ha trabajado en películas como “The city of gardens”, “Warrior”, “Primitive Recall” y “La Hacienda”.
2305

—¿Cómo es llegar al mercado estadounidense para un actor?
—Depende de tu personalidad. Es díficil abrirte camino porque es un mundo basado en conexiones, relaciones, parámetros establecidos por la industria, uno no puede mandarse así nomás si no está en el sindicato de actores y entrar allí es dificilísimo, tienes que trabajar de extra y hacer una serie de cosas hasta acumular experiencia y llenar el currículo para presentarse a algo más grande.

—Usted ha dicho que el mundo de Hollywood es un poco sucio y codicioso ¿Qué tan cierto es esto?
—Di una entrevista y no quedé muy satisfecho con el enfoque que le dieron. Yo no me estaba quejando, pues he trabajado ahí y tengo proyectos allá. El mundo de Hollywood es lo que es, tiene una manera de ser. Yo he tenido la oportunidad de estar tras bastidores tambien y cuando uno va alternando con gente conocida se da cuenta de que es bastante menos glamoroso que lo que vemos en televisión o de lo que aparenta. Hay ventajas también: puedes ser famoso, hacer dinero, tener cierta cantidad de poder, abrirte camino, definitivamente hay cosas buenas, pero hay un punto en el cual debes tener los pies puestos en la tierra.

—Se va a quedar aquí ¿Qué proyectos tiene?
—Me voy a quedar indefinidamente. Tengo un par de películas que quiero hacer, uno de los proyectos está en pañales y el otro trata de una comedia juvenil.

—Ha estado viendo cine peruano últimamente
—Mantengo mucho el contacto con gente del cine peruano. Josué (Méndez) por ejemplo. Estoy esperando las películas que van a salir este año. Particularmente a mí me gustaría que se hagan más películas de terror, particularmente es un género que me encanta y satisface a todos. Al final se puede apuntar a eso y no solo a hacer películas antojadizas.

—El 2012 no ha sido muy bueno para el cine peruano. La gente no ha ido a ver cine peruano porque considera que las películas tienen una temática similar y siempre tocan los mismos tópicos como las diferencias sociales, el terrorismo, etc ¿Qué se necesita para atraer al público a ver cine peruano?
—El cine peruano necesita volverse competitivo. En un mundo globalizado ya no podemos hablar o pensar en qué el público tiene que consumir mi película, porque este tiene acceso a películas de todo el mundo, a Batman, a James Bond, al 3D, tú no le puedes exigir que no vea esas y que vea la tuya, primero porque las personas son libres, entonces hay que ver la manera de motivarlos, para eso tienes que escoger bien el tema, para eso tienes que rodar de una cierta forma, y eso es lo que quiero hacer. Si uno le da lo que provoca ver, es seguro que el público responderá. La gente ahora quiere relajarse, pasarla bien. El cine ahora se ha democratizado con la era digital, se puede lograr más con costo menor, pero yo siento que hay un sector muy fuerte acá que se encapricha con ciertas temáticas y está presentado con una idea visual que ya no es atractiva.

—¿Habría que tener un equilibrio entre el tema artístico y comercial, entonces?
—Algunos consideran que ceder ante ese tipo de presiones es prostituir su arte. Hay que pensar en esto también como en un negocio, sin dejar de lado el tema artístico.Así poco a poco se generará una industria. Hay muchos que no quieren escuchar sobre ese lado industrial del cine. Si quieres pertener a la industria o si quieres hacer cine arte sin importar las consecuencias y por ahí celebrar tus galardones pero no ganas dinero, es una decisión que cada uno debe tomar, pero hay formas de hacer que estas dos partes se concilien. Es lograr más, pero de otra manera, utilizando otras herramientas y buscando otros caminos. No corrompas tu mensaje, pero busca tener algo que a la gente le provoque.

—Cuéntenos sobre la película que viene a promocionar, “Árida Maldición”
—Dinámica de cámara muy rápida con un asesino al que nunca se le ve el rostro. Todo sucede en un granero, y a través de las historias que van contando conocemos por qué están ahí y el asesino está presente, junto con su hacha (risas). Queremos que la gente nos mande a nuestra página de Facebook, luego de ver la película, las razones por las cuales cree que el asesino mata, pues al final nadie sabe por qué lo hace.

—Trabajó con Leonardo DiCaprio y con Clint Eastwood en la película “J. Edgar” ¿Cómo fue esa experiencia?
—Yo tuve un “Under five”, que es un extra de cinco líneas o menos. Fue increíble estar ahí en la sala del FBI, con Eastwood que debe ser el mejor director de la actualidad y con DiCaprio, que tiene una preparación actoral fenomenal. Fue una experiencia muy enriquecedora.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.08601808548