Tijeras en alto por Marco Antonio

Mientras que la policía sigue buscando al asesino (o asesinos) y aún no informa sobre nuevas pistas, una nutrida delegación formada por familiares y amigos, entre artistas y personajes de otros campos, llenaron el cementerio de Huachipa para seguir haciéndose la pregunta que flotaba sobre todos: ¿por qué?...

| 13 julio 2009 12:07 AM | Espectáculos |2.6k Lecturas
Tijeras en alto por Marco Antonio
(1) El dolor de una madre. (2) Aún con la incredulidad de haberlo perdido y en medio de tanto dolor, amigos y familiares despidieron al conocido estilista. En el cementerio de Huachipa descansan los restos del asesinado personaje.

Más datos

DETALLE

Marco Antonio no sólo era el Rey Midas de la belleza y la moda en el Perú. Escondía un ser solidario, conmovido por el dolor humano, especialmente de las mujeres víctimas de cáncer. Por ello inició una campaña para recolectar cabellos y confeccionar pelucas, a través de su fundación benefactora. “A la mujer cuando se le cae el cabello, la autoestima se le va por los suelos; de allí que mi preocupación es que tengan peluca, estén arregladitas, maquilladitas…”, dijo alguna vez  un Marco Antonio afectado por esta situación.
2642  

El cortejo salió desde el spa en San Borja, donde se velaron los restos del conocido personaje de la farándula y el estilismo nacional. Hasta allí llegaron, desde el sábado y hasta ayer en la mañana, figuras como Gisela Valcárcel Mónica Sánchez y su esposo, Katia Condos, Fiorella Rodríguez, Malú Costa, Mathias Brivio, Paula Marijuán, Laura Borlini y Vanesa Jerí, quien no pudieron evitar derramar algunas lágrimas antes de entrar al recinto.

Llegaron también personajes del espectáculo y la moda como Jessica Newton, Adriana Zubiate, Raúl, Elena y Bárbara Romero, Edith Tapia, Mónica Chacón, Adriana Quevedo, Deborah de Souza, la estilista Cuchi, Angie y su novio. Sergio Galliani, Connie Chaparro y Andrés Hurtado “Chibolín” fueron los últimos en llegar al velorio del recordado Marco Antonio.

Todos coincidieron en señalar que Marco Antonio era una persona muy generosa y alzaron su voz de protesta por la trágica muerte del estilista. Los arreglos florares que llegaron al spa fueron tantos, que debieron sacarlos a la calle, porque ya no había lugar dentro del local. En uno de ellos se pudo leer: “Con todo mi amor, mi querido hermano. Carlos Cacho”.

¿Venganza, robo o ajuste de cuentas?
Ha pasado poco tiempo desde el homicidio brutal de la cantante vernacular Alicia Delgado, cuando otro crimen conmueve los cimientos de Chollywood: el de Marco Antonio Gallegos Gonzales, cuya muerte abre muchas interrogantes por la forma cruel en que fue asesinado la madrugada del 10 de este mes en que fue encontrado muerto en su residencia de Choquehuanca 193, San Isidro.

A Marco Antonio lo encontraron boca abajo, cerca de un sofá. Tenía las manos y los pies atados con los cables de una computadora. Las características de su muerte son muy similares a las del estilista Rodrigo, el puertorriqueño asesinado en su departamento, el 12 de abril, en Miraflores. Un corte en su rostro y varios en su cuerpo es el reflejo de la crueldad de sus homicidas. Además, el cadáver de Marco Antonio tenía un polo de Universitario de Deportes que tapaba su boca y su cabeza estaba dentro de una bolsa de plástico.

Los que conocían al estilista sostienen que el autor o autores de la salvajada deben haberlo conocido, “porque Marco Antonio no dejaba entrar a ‘cualquiera’ a su casa. Era muy cuidadoso en ese aspecto”. Carlos Cacho, su amigo entrañable, lloraba a raudales. Todos sus amigos e inclusive Salvador, ex pareja de Marco Antonio, llegaron. Todos, menos su actual enamorado, un muchacho de 18 años llamado Paul Luna.

Marco Antonio celebró su cumpleaños número 43 el miércoles último rodeado de sus amigos, familiares y allegados. El jueves acudió a los ensayos para su participación en “El show de los sueños”. Seguidamente, asistió a una sesión de fotos con su colega Coqui Belaunde. Premonitoriamente, predijo que no conduciría más su espacio de belleza, lo que sus compañeros de ‘Hola a todos’ pifiaron en son de broma. Como no apareció, fueron a buscarlo a su domicilio. La puerta no estaba con llave y, al ingresar, encontraron su cuerpo tendido. En la casa se encontró copas y comida servida. Esto hace presumir a la policía que los asesinos son del entorno de Marco Antonio.

Con más de dos personas
Sus vecinos aseguran que el estilista estuvo en su domicilio con más de dos personas. Una vecina le dijo a Rosa María Palacios, de ‘Prensa Libre’, que vio las espaldas de dos sujetos que salieron en direcciones opuestas: uno para la avenida Arequipa y otro con dirección a El Olivar. “No hemos visto sus rostros, porque estaban de espaldas”, dijo dando a conocer algunos detalles que corresponden a las 4 de la madrugada. Señaló que se escuchaba bulla, que le decían a Marco Antonio “págame”, mentadas de madre, “te voy a matar”, ruidos y agresiones de palabra.

Una señora, llamada Elizabeth, comentó que pasó por la casa del estilista, el día del homicidio y a las 5 y 30 de la madrugada. Observó que en el carro de Marco Antonio había tres hombres bebiendo licor y que las luces de la sala estaban prendidas. Se trataba de un sujeto de tez blanca y cabellos castaños, otro delgado y un tercero, alto, que entraba y salía de la casa.

¿Cuáles fueron los motivos de su sanguinario asesinato? ¿Robo? ¿Venganza? ¿Crimen pasional? ¿Ajuste de cuentas? ¿Qué relación hay entre el asesinato del estilista puertorriqueño y Marco Antonio? Chollywood y especialmente el mundo gay está conmocionado. ¿Es que anda suelto un asesino, el denominado “matacabros”? La policía tiene la palabra.

Perfil de un psicópata…
Los violentos asesinatos de Alicia Delgado y Marco Antonio ponen sobre el tapete la existencia de personalidades disfuncionales, torcidas, sin conciencia: los psicópatas. Según Silvia Rojas, psicóloga forense, “pueden pasar como una persona normal, porque son muy afectivos, pueden pasar como una persona normal, puede estar en casa, ser un empleado; es decir: son aparentemente normales, pero dentro de ellos habita una personalidad psicopática”.

Pedro Mamanchura, por ejemplo, engañó a quienes lo conocían, porque parecía ser un hombre común y corriente, tal como lo confirma el hijo de Abencia Meza. “Era humilde, se mostraba muy empeñoso, voluntario en todo, le gustaba hacer la limpieza…”.

Sin embargo, lo que el hijo de Abencia y la misma Alicia Delgado no detectaron, es que ese sujeto amable, amigable, escondía una retorcida personalidad. No se dieron cuenta que tenían a un asesino en casa.

“Son simpáticos y graciosos”
“La gente no se da cuenta que una persona psicopática es muy simpática, son graciosos, amigos y tienen, incluso, un buen nivel intelectual”, dice Manuel Escalante, psiquiatra del Minsa. Estas personas, sin embargo, carecen totalmente de valores. “No tienen sentimientos, culpa, pueden cometer un crimen, otro y otro, y no sienten remordimientos, como que matan o dañan cualquier cosa sin importancia”, dice Rojas.

Don Juan Mamanchura, padre del asesino de Alicia Delgado, llora desconsoladamente y le pidió disculpas a los familiares de la finada. Nunca se imaginó que su hijo haya cometido tamaña brutalidad.

“Me siento mal”, dice angustiado, “yo no puedo dormir en paz”. El caso de Mamanchura es increíble. Nació en un lugar paradisíaco, bucólicamente tranquilo. Su familia es pobre, pero hubo un tiempo que fue feliz.

“Mi hijo era tranquilito, no se movía de donde lo dejaba, casi nunca jugaba, no hacía travesuras, nada, nada…”, dijo un apesadumbrado Juan Mamanchura. Pero don Juan no reparó que su hijo estaba dando señales de la psicopatía que estaba padeciendo, porque a cierta edad hay que tomar medidas según anotan los especialistas.

“Las criaturas que están yendo al colegio y que aparecen en la casa con objetos que no son suyos, son dignas de ser tomadas en cuenta y sus padres deben decirles que eso está mal y que devuelvan lo tomado, porque si no esas criaturas van a crecer creyendo que tomar lo ajeno no es grave sino algo natural”, dijo Escalante.

“Si no se les corrige, desarrollarán un patrón de conducta equivocado, pernicioso para su entorno”, remarca el especialista.

Otros casos
El caso de Pedro Mamanchura no es el único, porque hay otros psicópatas. Recordemos el asesinato del estilista puertorriqueño cuyos asesinos revelaron con lujos de detalle, frialdad y sin reparos, cómo lo mataron.

Otro psicópata, Róger Muñante, suboficial del EP, asesino a sangre fría de Guadalupe Cárdenas, a quien mató, quemó y descuartizó. Hay, empero, un caso más grave, emblemático y serial de los psicópatas: el del ‘Monstruo de Parcona’, que violó y asesinó a 13 niñas en Lima y en Ica, quien de niño sufrió una violencia sexual y de adulto se ‘vengó’ despiadadamente, haciendo en contra de los niños lo mismo que le infligieron, para luego desaparecerlos.

Todos estos psicópatas no tuvieron remordimientos. ¿Qué podemos decir del o los asesinos de Marco Antonio? ¿Qué los motivó a matarlo brutalmente? ¿Por robo? ¿Homofobia? ¿O celos pasionales?

El autor o autores pueden ser un amigo, un amante, un empleado, un familiar común y corriente o un socio alegre, buen amigo y servidor, gracioso y amigable, que esconde una personalidad psicopática.

Félix Grijalva
Samantha Aguilar

Loading...


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.