Terapia musical

Muchos creen que la cumbia y el rock están en las antípodas. Sin embargo, esa idea se desbarata cuando se entiende que, en el fondo, tienen el mismo origen musical. Los tiempos, los instrumentos y el compás hacen que estos dos géneros sean muy fáciles de fusionar. Para “Los Terapeutas del ritmo” es así. Ellos cogen canciones rockeras y las vuelven una cumbia o una pachanga y ponen a bailar a todos. El Dr. Chau, líder de la banda, conversó con LA PRIMERA y nos contó quiénes son los Terapeutas, por qué hacen música e, inclusive, habló sobre el real significado de la etiqueta “música peruana”. Billy Jean, de Michael Jackson, es uno de los covers más memorables de esta agrupación formada por Dr. Chau, Dra. Kitsch, Dr. Hell, Dr. Turbo y Dra Soul.

| 03 marzo 2013 12:03 AM | Espectáculos | 1.8k Lecturas
Terapia musical
“Los Terapeutas del ritmo” acaban de presentar su nuevo disco, “Lo sabroso del fin del mundo”

Más datos

Música peruana

—¿Por qué cree que aún personas que consideran la música peruana como un género y no le dan ese título a otros géneros hechos aquí?
—Yo hablaba con un músico muy conocido, Kiri Escobar, y conversábamos sobre qué es la música peruana, qué se define como “peruano”, porqué el vals si y el rock no. El vals viene de Austria y la guitarra de España, en dónde está lo peruano. Él me dice que desde la guerra con Chile las letras empezaron a hablar de los peruanos. Y yo le digo que las letras de Leuzemia también y las canciones clásicas del rock nacional igualmente. Entonces, no hay un consenso, no hay un criterio definido para decirle a algo “música peruana”. Yo creo que la peruanidad está en la composición, al final.
1836

—“Fiesta Brichera” fue el disco más vendido del 2011, ¿Qué significa esto para ustedes, ya que tienen solo tres años de formados?
—La piratería consume la industria; entonces, hay muy poca venta de discos. Desde el punto de vista de una disquera internacional, ésta siempre se fija en cuántos discos vende un grupo en su país. Entonces, ser los más vendidos en un rubro durante un año, nos ayudó muchísimo. Las ventas son referencias de negocios. Estamos a 300 discos del Disco de Oro; y eso nos agarra justo lanzando “Lo sabrosos del fin del mundo”, nuestra segunda producción.

—¿Qué cosas nuevas hay en este disco?
—Es un poco de todo: un poco la continuación del disco anterior, que es los 80 en cumbia, que era básicamente rock clásico, pues la cumbia y el rock parten de la misma raíz. Nosotros lo que hacemos es jugar con la música, así que este nuevo disco es más lúdico. Hacemos el tema “Demolición”, de Los Saicos, y por ahí algunos temas punk y new wave. Y también tenemos una canción con La Tigresa del Oriente y, de verdad, fue una experiencia sorprendente.

—¿La mezcla o su música fusión responde a la exploración que ustedes han querido hacer como músicos, o a un tema coyuntural y de moda?
—Mi origen es subte, yo he estado en la formación de Narcosis, he escrito letras, he grabado, no en la maqueta, pero sí en lo ensayos. Tengo esa filosofía transgresora y es por eso que lo que estamos haciendo es transgresor: tratar de no clasificarnos y de no hacer las cosas para complacer a la gente sino a nosotros mismos. Es divertido y va a durar mientras nos parezca entretenido. Si esto se vuelve una fórmula monótona de hecho vamos a hacer otra cosa.

—¿Por qué los Terapeutas del ritmo?
—El nombre responde a eso, una terapia, una libertad. Es una especie de hacer lo que me da la gana, de escapar de los encasillamientos que te dice qué cosas es qué, qué genero es tal. Cuando nos preguntan cómo definimos el estilo no sabemos qué responder, pues la música es una sola, son las mismas doce notas con las que experimentas siempre y eso, de acuerdo con la personalidad del intérprete, te da la magia que puedes escuchar.

-¿Cree que hay un abandono por parte de las radios hacia el artista nacional o alternativo?
—La verdad el tema de la radio acá como en cualquier parte del mundo, como los canales que pasan videos, es un tema de parrilla, es algo finito, ya que tienen un límite y algo que se va a acabar. Entonces, van a la segura y ponen lo que ya saben que les funciona. La producción, en este caso, excede al formato, pues hay más producto que espacio o vitrina para ser mostrado en radio. Al final, el consumidor escoge, pues ahora hay otros soportes como el Internet para masificar el tema musical, pero la radio sigue cerrada. Yo creo que la radio no está viendo el negocio. Creo que falta un poco de imaginación y exploración para tener un buen negocio y a la vez brindar calidad.

—¿Qué se viene como grupo? ¿tienen algo pensado o solamente se están dejando llevar?
—Queremos que la parte de la puesta en escena y teatral esté completamente desarrollada, y ahí simplemente no vas a tocar sino todo va a ser más armado en su totalidad. Así se convertiría en audiovisual, como es ahora gran parte de la música. Toda la música te lleva a un sentimiento y a una imagen, y eso es inevitable. Siempre con mucho respeto por el escenario. Más que hacer conciertos, queremos hacer fiestas donde la gente esté involucrada y no sea pasiva. No queremos un formato de pub, sino de disco donde la gente baile y se integre con el escenario.

—¿Para qué le ha servido hacer música en todo este tiempo?
—La labor de la música en el ser humano es refrescarle la vida, emocionar, y no encasillar. Escoge esto porque te tiene que gustar, y si te gusta esto no te puede gustar aquello. La idea de la música y del arte es romper con esas etiquetas y con lo más importante, la autenticidad. Como dicen los Café Tacuba, queremos eliminar el borreguismo, el esquema de las apariencias y las estructuras. Abajo con ellas ya hay bastante estructura en la vida para meternos en una más.


Leonardo Ledesma W.
Editor Espectáculos


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.597468137741