Salsa dura y comprometida

Nunca he visto a Bruno Macher sin ese característico gorrito que parece un kipá. Ahora, en esta entrevista, no fue la excepción. El líder y vocalista de “Sabor y Control”, que estudió teoría musical en Argentina y tuvo que seguir su sueño musical a pesar de las recomendaciones familiares, habló con LA PRIMERA; y nos contó un poco sobre sus inquietudes musicales, el inicio de la banda, su relación con las radios locales y sobre porqué no toca en salsódromos.

| 27 octubre 2012 12:10 AM | Espectáculos | 1.3k Lecturas
Salsa dura y comprometida
Sabor y Control presenta hoy su nuevo disco, “Cruda realidad”, en una fiesta en Chucuito, en el Callao.
1395

-Cuéntenos cómo se inició “Sabor y Control”.
-Ya a fines de 1999 tenía la idea de hacer salsa, pero con toques más antiguos, haciendo algo más duro y con sonidos más rotos, pues creía que la salsa era un manera más cruda de expresar ciertos sonidos, ya que el tema instrumental, de boleros o de latin jazz era muy ligero. Al comienzo empecé a componer percusiones, utilizábamos menos instrumentos y éramos seis músicos, poco a poco la banda fue tomando forma. En el 2006 lanzamos nuestro primer disco (“El guapo soy yo”), con temas inquietos, un trombón más, algunos tambores, entre otras cosas. Poco a poco fuimos evolucionando, por ejemplo en “El más buscado” utilizamos guitarras.

-¿Cuál es la dinámica del grupo en términos de composición, convivencia y objetivos?
-Yo compongo, luego llevo el tema y cada uno le mete su sazón, de ahí lo armamos entre todos. Somos diez músicos y somos como una familia. He tenido problema con algunos músicos en tiempos anteriores, gente que no era muy profesional o no estaba muy comprometida, sin embargo, actualmente todos tenemos un norte similar, una filosofía parecida y sabemos que la música está primero. Por otro lado, siempre hemos estado muy pendientes de lo que pasa en la calle. Para alejar a la juventud del pandillaje, las drogas y la delincuencia. En cierta forma tenemos una responsabilidad con la sociedad y a través de la música, y sobre todo de un género tan popular como la salsa, podemos trabajar en esto.

-¿Cómo describiría este último disco, “Cruda realidad”?
-Este disco muestra nuestra preocupación por lo que ocurre en la ciudad. Yo salí a caminar con Alejandro Lasso a tomar fotografías de lo que pasa. Aquí hay temas como el maltrato a la mujer, la prostitución, las drogas. Sin embargo no queremos deprimir a las personas con nuestra música, sino enviar un mensaje positivo. Hay un tema llamado “Levántante”, que refleja muy bien este sentido. Aunque, hay que decirlo, en cierta forma se siente algo de impotencia al saber que no se puede hacer mucho ante las injusticias, lo único es pensar que no es el final.

-Hay personas que tienen cierta desconfianza con ustedes, y dicen que son “pitucos” haciendo salsa. ¿Qué opinión le merece esto?
-Nosotros nos mostramos tal cual somos, con humildad, que es lo esencial. Como compositor no hay forma que pueda hablar de la calle si no salgo y la recorro. Hay que salir y sentir la realidad que te toque. Sin embargo, hay que apuntar que hay algo de prejuicio, la gente cree que como soy medio blancón me quiero acercar con alguna intención disimulada, o inclusive que no puedo hacer buena salsa. Eso es falso, y al final la gente se da cuenta, pues te percibe tal cual eres. En esa instancia no hay forma de engañar. Hay una frase de Charlie Parker que resume muy bien esto: “Si no lo vives, no lo puedes tocar”.

-¿Cuál ha sido su compromiso social?
-Hemos dictado talleres en la Quinta Carbone, en Barrios Altos, en el Rímac, en el Callao. La gente nos recibe bien, ya nos conocen. Hemos hecho intervenciones en diversos barrios, en La Victoria, Chorrillos y el Callao; y también hemos estado en algunos penales con “Salsa a la cárcel”, tocando para los reclusos.

-¿Por qué no tocan en salsódromos?
-El problema con los salsódromos es que la mayoría de veces te piden que toques covers, y yo estoy en contra de eso, al menos en “Sabor y Control” siempre tocamos música propia. Es por eso que estamos agradecidos con mucha gente que no nos pide canciones de otras agrupaciones, sino que ya saben que solo tocamos nuestros temas.

-¿Qué opinión le merece el tema de las radios comerciales? Habiendo público para todos los géneros, se limitan a pasar algunos cuantos.
-El tema de la radio ya ni lo hablo. Es de nunca acabar. La verdad no tengo idea, pues, como dices, hay público para toda música, sin embargo te dicen que algunas cosas “no son comerciales”. Tal vez haya una argolla, tal vez ya tengan un paquete de músicos que pasan y repasan hasta el hartazgo. Esto no va a cambiar hasta que no se haga una ley que diga que al menos se tiene que pasar cierto tiempo de grupos peruanos en las radios. Aquí hay que lucharla. De paso que muchos Djs no tienen oído, una vez fuimos a una radio y el encargado nos dijo que sonábamos tipo Santana ¡No, pues!, si no usamos guitarra. De verdad, a veces hay cada despistado.

-Personalmente, ¿cuáles son sus influencias musicales?
-Los boleros, el son, la música espiritual, la instrumental, la onda de medio oriente, también la música criolla y la vernacular. Me gusta la música que pasa por pocos filtros, la que es más “pura” por decirlo de alguna forma, del instrumento al disco, sin muchos efectos o sin muchas mezclas en la masterización.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD