Reflexión musical

Javier Echecopar domina la música tanto en la teoría como en la práctica. Es un convencido de que la cultura y las artes son las bases para el desarrollo de cualquier sociedad y, ante esto, reflexiona sobre la poca preocupación, tanto de las autoridades públicas como de los empresarios, para apoyar y difundir el talento que hay en este país.

| 02 diciembre 2012 12:12 AM | Espectáculos | 1.1k Lecturas
Reflexión musical
Este miércoles 5 de diciembre a las 7.30 pm en el Teatro Municipal se presentará “Javier Echecopar & amigos”
1118

En el concierto que dará el 5 de diciembre habrá temas dedicados a Julio Ramón Ribeyro, Blanca Varela, Armando Villanueva y Javier Pérez de Cuéllar. Lo acompañará su amigo Manuelcha Prado.

Echecopar, experto en música barroca, andina y clásica, confía en que ese divorcio entre lo “popular” y lo “intelectual” se pueda terminar en algún momento. Este compositor peruano es un investigador y académico de la música, así como fundador de la Escuela de Música de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

—¿Cómo empezó su afición por la música?
-Poco a poco se fue dando mi pasión por la música en general. Una vez me enseñaron una filmación de cuando era chico, y me vi a mí mismo bailando. Luego cogí una guitarra que compró mi hermana, y ahí empezó todo. A mi madre también le gustaba la música. Más adelante, en mis épocas de juventud, empecé a viajar y a recoger diferentes experiencias de cada lugar que visitaba. Estudié música en París y luego hice un posgrado en Londres. Si bien vivía afuera, nunca me fui del todo. Siempre estuve en contacto con el país, pues creía y creo que hay mucho por hacer.

—¿Cómo ve el panorama musical peruano?
—En todas las áreas destacamos: criollo, andino, barroco; sin embargo, es irónico que de lo barroco se conozca muy poco, debido a nuestra tradición colonial. Y es que en el ambiente académico nuestra propia música clásica aún tiene que ser reivindicada, pues no se toca o se toca muy poco.

—El apoyo y la inversión en las artes aún no es suficiente, ¿por qué?
—La música es la manera de integrar nuestro Perú. El empresariado nacional y el Estado se tienen que aliar para apoyar la cultura y la educación en el país, pero hacer esto de verdad y no de manera tibia o diplomática porque a veces se apoya pero solo para quedar bien, y no con una idea de hacer un trabajo sostenido. Un boom musical ayudaría muchísimo en otras áreas. Hay que invitar a los empresarios a invertir en música y en cultura. Durante mucho tiempo ha habido un temor y una idea preconcebida de que si le das mucha educación al pueblo, este se te puede poner chúcaro…y no es así. Al contrario, seríamos una sociedad más sana.

—¿Cree que podría haber un desarrollo artístico y musical importante en el Perú?
—El Perú es uno de los países más atrasados académicamente en la música y eso es paradójico por toda la riqueza que tenemos. Los artistas, y especialmente los músicos, aún no son el plato fuerte del país, todavía siguen relegados. Una vez un embajador me dijo que no hay mejor diplomático que un artista y eso mismo tenemos que entender: nuestro arte, en el Perú, es nuestra mejor carta de presentación ante el mundo. Muy aparte de que la música nos permite comunicarnos a un nivel espiritual.

—Un “boom” artístico ayudaría a un crecimiento conjunto…
—Sí, claro. El arte va a potenciar al país a nivel turístico y de enseñanza. Sin embargo, debe ser un trabajo conjunto, pues durante los últimos años se ha inducido al país a una vorágine de desinformación de parte de los medios de comunicación. Ha habido una tendencia a banalizar la información para que la gente no piense. Digamos que esto ha sido producto de la violencia política y el terrorismo de los últimos años, pero no hay que tener temor de decir quiénes somos. No debemos cortar con el pasado. Hace veinte años hice grabaciones con instrumentos andinos, y muchos, profesores inclusive, me decían por qué perdía el tiempo con eso. Por qué no iba a Bach o a Mozart (que son igual unos maestros), pues creo que no hay que cortar con el pasado, no hay que desarticular nuestra historia.

—¿Por qué aún persiste la idea de que la “alta cultura” y lo “popular” no se pueden mezclar?
—La balanza está un poco fregada, no todo debe ser sesudo e “intelectual” o pesado, pues lo ligero no tiene nada de malo. El tema está en la inconsciencia y la falta de conocimiento, también de motivación para querer saber “algo más”. Así uno puede ver a Paul MacCartney, a Lady Gaga o escuchar a los Rolling Stones e ir a un concierto de música clásica, música andina, ver a la Sinfónica, etc. La idea es no disociar y cree que hay música “para inteligentes” o que simplemente es aburrida.

—¿Cómo será el concierto que se viene: “Javier Echecopar & Amigos”?
—En este concierto estarán mis amigos. Los he elegido con mucha precisión pues, digamos, casi todos compartimos una visión parecida. Estará mi gran amigo Manuelcha Prado. Todos nosotros buscamos integrar al público con la música. También habrá danzantes de tijeras, Andy Tueros ‘Cusi Cusi’ y Jorge Luis Astovilca ‘YanaPaccha’, un especial de danza barroca, con Magdalena Villarán y Álex Álvarez; y danza contemporánea con Fany Rodríguez.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.742686033249