Las chicas de los quioscos

Definitivamente el peruano se detiene en los puestos para ojear los diarios sensacionalistas y centrarse en la foto: su estrella semidesnuda, con el rabo perfilado por el photoshop, o quizá para ver la carnosidad de sus labios.

Por Diario La Primera | 07 set 2010 |    
Las chicas de los quioscos

Pero la bella está seleccionada como ninguna en el mundo local de los espectáculos, que hay de todo como en mercado y para llevar a pocos céntimos. Los peruanos tenemos buen ojo para las mujeres bellas de nuestro reino, y hasta el escritor español Hernán Migoya se preguntaba: “Por qué las mujeres son tan bonitas, y los hombres peruanos son tan feos”.

Lo cierto es que en nuestra fauna de Chollywood abunda mucho desde las magas de la pasarela, sólo para llevar hueso, tipo las modelos de las grandes marcas de ropa, como los certámenes de los pompis de las marcas playeras, digamos Vanessa Tello, la más nueva, y ya pues, Tilsa Lozano. Perfección de rostro y de cuerpo, el sueño hawaiano, playa Asia, o Máncora.

El otro lote es el requerido por aquellos que se alucinan exquisitos, y tienen como gurú al Omar Machi, quien matriculó en sus gustos a Viviana Rivasplata, y a la Delly Madrid. Los peruanos también las quieren rubias, y la Señito ya pasó de moda por eso ya sintonizan con el conocido magnate de los casinos. Quieren cuerpos de cintura delgada, caderas de Barbie, altas para la media de las peruanas de a pie. Otro bloque es definidamente liderado por Leysi Suárez –encabezándola con la pechonalidad bien prominente-. En este comando se encuentran amigas y enemigas, amantes del bisturí y los aceites de avión a toda costa. Al peruano no le importa, sólo nota que el periódico gana en curvas y el resto es puro cuento. La extrañadísima Mónica Adaro, y todas las malcriadas que el buen lector tiene apuntadas en un pedacito de papel.

La chola power siempre fue una vitamina hormonal del macho peruano para alabar el código genético de la peruana –si existiera aquello-. Las vemos siempre por las calles y nos viene a la mente inmediatamente el arribo de las zonas tangenciales de la Lima, llámese las periferias o emergentes. La chola power es aquella de poderosa cadera, de rasgos andinos o afro, un mix inalcanzable de nuestras diferentes cataduras de la piel, pero siempre bondadosas en las caderas y derriere, tanto así que puede cazar a las categorías y grupos ya mencionados. Las más sobresalientes al día son: Karen Dejo, Tula Rodríguez, y Maricarmen Marín.

Por Luis Torres Montero
Editor de Espectáculos

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.