La diva criolla

Es una mujer de arte y números pues, aparte de ser una cantante consagrada en el criollismo peruano y una promotora cultural, cuya escuela “Acordes” ayuda a formar artistas y a pulir músicos, Julie Freundt es licenciada en arquitectura. Freundt conversó con LA PRIMERA y nos contó su visión sobre cómo la juventud peruana se relaciona con el arte, y también acerca de la presentación que realizará este sábado 11 de mayo en el Círculo Militar de Jesús María junto a Bartola y Jean Paul Strauss para celebrar el Día de la Madre con el espectáculo llamado “Dos rosas, una espina”.

| 04 mayo 2013 12:05 AM | Espectáculos | 2.2k Lecturas
La diva criolla
Julie Freundt trabaja en nuevos proyectos y prepara una presentación por el día de mamá.
2283

—¿Qué nos puede contar de este concierto que la juntará con Bartola y Jean Paul Strauss?
—Es la primera vez que estamos los tres juntos en un escenario, y al parecer Jean Paul es la espina (risas) porque yo no tengo cara de espina y Bartola tampoco. Es un espectáculo que va a ser un homenaje a las mamás. Entramos de a pocos en el escenario y al final va a ver una fiesta maravillosa.

—Su escuela de artes, “Acordes”, es multidisciplinaria. ¿Cómo ha funcionado desde que la fundó?
—Tiene ya 13 años y hemos sido la casa de muchos artistas; para ensayar, preparar obras, el lugar de formación de muchos chicos y de realities de televisión, por ejemplo. Empezamos con “Camino a la fama” y “El show de los sueños”, por citar algunos. Acordes es un espacio donde el artista amateur se puede formar y el artista que ya es profesional se puede seguir cultivando. Aquí han ensayado Eva Ayllón, Cecilia Bracamonte, Cecilia Barraza, Damaris, Carlos Galdós. Cada vez nos preparamos para brindar una mejor infraestructura y un buen servicio. Es un sueño haber creado este espacio, pues existe y lo utilizan personas que quieren hacer casi lo mismo que yo. Es un espacio que te provoca seguir creando.

—¿Cómo podríamos hacer para construir más espacios como este? No es ningún secreto que muchos en la capital, y en el país, no hay.
—Los pocos espacios que hay son hechos por soñadores. Yo, cuando empecé este proyecto, no encontraba una alternativa parecida, este ha sido un esfuerzo muy personal. Cada vez que salgo a cantar sé que parte de ese dinero que entra por una presentación mía, va destinado para algún proyecto de Acordes, apostando por el talento joven. Hay pocos que apuestan pues no existe una política pública ni privada que apoye el tema cultural y ese es el mal de siempre. Sin embargo, en el tema de la música, algunas universidades ya tienen programas completos.

No importa si uno quiere ser un artista profesional o no…
—No importa eso, lo que importa es que la formación en el arte hace que uno se forme de otra manera como ser humano. Yo creo que mejor.

—Hay una sensación de que la juventud vive en un marasmo y una desidia artística, no es por generalizar, pero hay muchos chicos que ven en el espectáculo solo un espacio de distracción mas no de reflexión…
—Yo lo siento al revés. En mi generación éramos pocos los locos que queríamos hacer arte, y nuestros padres nos mandaban a estudiar “una carrera”, por eso estudié arquitectura. Entonces mucha gente pasó esa barrera. Hoy por hoy, hay más espacios, realities en televisión, oportunidades en otros lugares, en universidades, entonces siento que hay un boom hacia el arte. Hoy hay gente que quiere dedicarse a la música y tomarlo profesionalmente. De paso que hay una mayor apertura del mercado, ahora ya te pagan una entrada para ir al teatro, invierten en cultura, una o dos veces al mes, por lo menos.

—¿Se puede vivir de la música en el Perú?
—Si tú ves la profesión como algo que quieres que te dé dinero, entonces elige algo que rápidamente te dé dinero, pero si ves realmente la profesión con la que te sientas realizado eso hará que estés bien, y el resto va a venir como una consecuencia, por añadidura. Debe ser horrible levantarse todos los días e ir a un trabajo que detestas.

—¿Cómo ve el criollismo en la actualidad?
—No hay un boom en la actualidad. La producción se ha empezado a renovar, pero no existe difusión de las cosas nuevas. Renzo Gil, Carlos Ayala, Jorge Luis Jasso, todos ellos están haciendo cosas, pero no hay un medio, un espacio para cosas nuevas, pues en la radio siguen pasando “Mal paso”, “Propiedad privada” “Regresa”, lo mismo de hace 50 ó 40 años. Entonces el tema con la producción es que se puede morir sino hay difusión. Para eso hay que tener una política interna como país para desarrollarnos. Y pasa en todos los géneros, no solo en el criollismo…en toda la música peruana.

—¿Qué le diría a un joven que quiere dedicarse a la música o al arte?
—Autogeneración para hacer cosas, no estar tocando la puerta y pidiendo limosna, porque al final ya muy pocos te van a dar, hay que planear estrategias que se retroalimenten para, si se quiere hacer un negocio en el arte, y en la música, esto se termine dando. Al final generas bastante más trabajo.


Leonardo Ledesma W.
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD