La ceremonia de New Order

Con momentos para el baile y momentos para la nostalgia, New Order ofreció ayer en Lima un concierto impecable que dejó ampliamente satisfechos a sus miles de seguidores y donde la figura del desaparecido Ian Curtis, vocalista de Joy Division, estuvo presente permanentemente.

| 07 abril 2013 12:04 AM | Espectáculos | 1.3k Lecturas
La ceremonia de New Order
Banda británica rindió tributo a Joy Division en impecable concierto realizado en la explanada sur del Estadio Monumental.

Más datos

No te vayas en silencio

La segunda parte fue un homenaje a la memoria de Ian Curtis. Comenzó con la “Atmosphere”, haciendo derramar más de una lágrima. Mientras Bernard Sumner clamaba “No te vayas en silencio”, mientras aparecían las imágenes del emocionante videoclip dirigido por Anthony Corbijyn. Y entonces, el hermoso rostro de Ian Curtis, en su eterno blanco negro, apareció, haciendo más intensa la experiencia. “Transmission” hizo bailar y corear a los nostálgicos para dar paso a “Love Will Tear Us Apart”, una de las más esperadas. Y nuevamente, la mirada de Ian, el suicida de 23, apuntaba hacia los presentes, para luego cerrar con la frase “Forever Joy Division”. Alguien lo comentó por ahí: más que un concierto, fue una ceremonia.
1342

Así quedó claro cuando la banda abrió con “Elegia”, el vals compuesto en memoria del desaparecido cantante. Ya Bernard Sunner, cantante de New Order, había manifestado su sorpresa por la gran cantidad de fans peruanos de Joy Division que encontró, así que decidieron dejar para el final un set de tres temas de esta influyente banda. El concierto siguió con “Crystal” y “Regret”, para luego retroceder 30 años con canciones inmortales como “Ceremony”, “Age Of Consent” y luego “Isolation”, un clásico de Joy Division. Pero fue hasta “Your silent face”, ejecutada con elegancia y con unas proyecciones hermosas, que New Order llegó a uno de los puntos más memorables del concierto.

El momento de la “música para las masas” llegó con “Bizarre Love Triangle”, el máximo hit radial que logró la banda en el dial peruano y que hizo despertar a aquellos que parecen ir a conciertos solo para escuchar dos canciones. El baile siguió con “586”, “True Faith”, “Perfect Kiss”, la genial y esperada “Blue Monday” y “Temptation”, con la cual cerraron la primera parte.

También hubo momento para la patería nacionalista cuando Sumner dijo (leyendo un papel): “Viva el pisco, viva la comida, viva el Perú caracho”. Curiosamente, a pesar de esas vivas, el vocalista confundió en dos ocasiones a nuestro país con Chile. Al público no le importó la confusión. No son especialistas en geografía sino leyendas de la música británica y lo estaban haciendo de maravilla.


Fernando Pinzás
Colaborador

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD