La bella por despedir

Rebeca Escribens fue sentenciada el sábado pasado en el Gran Show, y pide al público que la apoye para que siga luchando por el sueño de Moisés, que también es el de ella ahora.

Por Diario La Primera | 20 set 2010 |    
La bella por despedir
Rebeca Escribens ha quedado en capilla en el Gran Show y pide apoyo para su heroína: una niña que sufre de malformaciones.

Más datos

DATO

El periodista Mauricio Fernandini también quedó sentenciado, dizque porque sufrió una lesión. La modelo Angie Jibaja se salvó, dejando fuera a Adolfo Aguilar con una amplia diferencia en llamadas: 60.26% contra 39.74%. De lejos, el menos carismático de todos. Se fue solo.

Luchan en la pista por Giovanna, una niña de 12 años huérfana y que nació con malformaciones congénitas. La niña es de Cajamarca y espera que el público apoye a Rebeca y Moisés para poder realizar sus sueños de ser operada. (La opción 14).

La niña por la que bailan se llama Giovanna, tiene 12 años, es huérfana de madre, y desde los cinco años vive en el albergue Santa Dorotea de Cajamarca, donde la dejó su padre, un hombre muy pobre que se vio imposibilitado de cuidarla y protegerla. La historia de esta niña empieza desde su origen. Ella nació con malformaciones congénitas que se traducen en ausencia de ambas piernas y un brazo, y en la fusión de sus dedos en una sola membrana de piel. Las religiosas del albergue dicen que la niña podría recuperar parcialmente el habla y el movimiento de sus dedos con una intervención quirúrgica.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.