Por fin descansa

Luego de los homenajes de los máximos poderes del Estado, con ciertos excesos protocolares para muchos, Arturo “Zambo” Cavero llegó al sitio donde por fin descansará eternamente. El campo santo los “Jardines de la Paz” fue el elegido.

| 12 octubre 2009 12:10 AM | Espectáculos | 860 Lecturas
Por fin descansa
Cavero fue enterrado. Sus hijas rompieron en llanto. Luego de tanto espectáculo oficial, enfrentaban la partida de su querido padre.
860

Aproximadamente a las 2:10 de la tarde, el ataúd con los restos del músico hizo su aparición en hombros de los miembros de la cuadrilla uno de la hermandad del Señor de los Milagros, a la que el criollo perteneció durante muchos años.

Minutos después, el féretro de quien dedicó su vida a cantarle a nuestro país, descendió a la tumba y sus hijas Zorka, Morayma y Elena Cavero, rompieron en llanto al enfrentarse (tras tantas despedidas y bullicio) cara a cara con el simbólico y estremecedor momento. Reiteraron el agradecimiento al país, que se mantuvo a la expectativa de los últimos días de vida del artista. “Agradecemos a todos. Mi padre siempre estará en nuestro recuerdo porque fue un gran cantante, amigo y sobre todo padre”, manifestó Zorka, la hija mayor, con voz entrecortada.

El dolor de las herederas de don Arturo fue tal que tuvieron que asistirlas con agua de azahar para que se calmaran. “¡Adiós papá, adiós papá!”, repetían.

Fuertes medidas de seguridad evitaron la aglomeración de seguidores del criollo, que llegaron hasta el cementerio para darle el último adiós a su artista favorito. La ausencia del presidente Alan García sorprendió, pues desde el deceso llenó los medios de comunicación proclamando su amistad con el veterano músico y lamentando su decesión.

En comparación con toda la multitud y los aparatosos homenajes de la mañana, el entierro de Cavero fue más íntimo, pues sólo acudieron sus familiares más cercanos, y amigos como Lucho Barrios, el único artista que tuvo acceso al sepelio. “Se va un gran amigo, ya nos volveremos a ver. Cuando lo vi hace algunos meses en una peña no pensé que iba a morir. Descansa en paz, hermanito”, expresó el bolerista, para luego entonar “Mi niña bonita”, la canción favorita del “Zambo”.

La ceremonia concluyó con la presentación de un conjunto criollo que interpretó, entre otros temas, el clásico de Cavero, “Contigo Perú”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario