Famosos y necesitados

Cuando el público aprecia y se enternece con el filme “Slumdog Millionaire”, favorita a llevarse un Óscar a Mejor Película, que narra la vida de niños que viven en la extrema pobreza, no se imagina que estos noveles actores sí padecen la miseria total con sus familias. Es así que Azharuddin Mohammed Ismail (Salim, niño) duerme en una carpa de lonas y frazadas, mientras que Rubiana Ali (Latika, niña), en una pequeña choza rosada, que está junto a un desagüe.

| 20 febrero 2009 12:02 AM | Espectáculos | 551 Lecturas
Famosos y necesitados
“Slumdog Millionaire” genera polémica, pues los niños actores viven en la miseria.
Niños de película Slumdog Millionaire, a pesar de gozar de fama, viven en la completa miseria en la India. Venden cartones para comer.
551

Ambos fueron encontrados en un barrio marginal de Mumbai (India) y contratados para aparecer en la película que lleva recaudado más de 100 millones de dólares y que cosechó premios. Son los slumdogs de la vida real. Este término se alude en forma despectiva a los residentes de los barrios más pobres de una ciudad.

Igual que el protagonista de la película, un muchacho pobre que se hace rico y conquista a una millonaria al participar en la versión india de ¿Quién quiere ser millonario?, estos chicos tienen ahora la posibilidad de escaparle a la pobreza en la que nacieron. Pero las cosas en la vida real no son tan sencillas como en la ficción.

Héroes de película
A pesar que hoy gozan de fama mundial, las vidas de los niños siguen siendo las mismas. "Se supone que es un héroe en la película, pero miren como vive", se queja la madre de Azharuddin, Shameem Ismail, quien junto a su esposo ganan 40 dólares al mes, producto de la venta de cartones y madera.

Aproximadamente 65 millones de indios, una cuarta parte de la población, vive en slums, o barrios marginales.

Los cineastas les pagaron a los niños por 30 días de trabajo, y dieron a sus familias un pequeño sueldo y crearon fondos a beneficio de los niños para que terminen sus estudios.

A medida que la película ganaba popularidad, las familias empezaron a pedir más cosas, dinero y viviendas nuevas. Los cineastas aceptaron comprar departamentos para que las dos familias se instalen. Pero no les darán el título de propiedad a los padres hasta que Rubina y Azhar completen la escuela secundaria, a los 18 años.

“Slumdog Millionaire” se estrenó ayer en nuestro país, y su historia tiene mucho que dar. Más aún en la vida real.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD