En el nombre del Padre

El dolor nunca desaparece, sino que siempre convive con quien lo sufre. Lo sabe bien Deyvis Orosco, cuya vida dio un giro trascendental aquella noche en que su padre Johnny Orosco y los demás integrantes del Grupo Néctar murieron en un accidente vehicular. Desde aquella madrugada, el joven que entonces tenía 20 años, se convirtió súbitamente en sostén de la familia. Han pasado cinco años de aquella trágica noche y Deyvis promete mantener el legado de su padre

| 14 mayo 2012 12:05 AM | Espectáculos | 2.8k Lecturas
En el nombre del Padre
A cinco años de la partida del grupo Néctar, Deyvis Orosco recuerda

Más datos

DISCO PÓSTUMO
Deyvis actualmente trabaja en un proyecto titulado “Más allá del cielo”, donde podrá cantar a dúo con su padre los temas que quedaron inconclusos.
2803

Una madrugada de domingo
Pocos días antes de morir, Johnny Orosco le contó a su esposa de un extraño sueño. Estaba en un avión blanco envuelto en llamas. Antes de ir a Argentina junto a Néctar, le dijo a su hijo que no lo acompañe. “Él ya sentía que iba a pasar esto. Me dijo que si en la casa no estaba él, tenía que estar yo. Si en algún momento pasaba algo, no podía ser a los dos”, recuerda.

Fue como ayer, un domingo 13 que coincidía con el Día de la Madre, un domingo que nunca olvidará. Deyvis lo recuerda así:

“Ese sábado estaba viendo un programa cómico con mi mamá y me empezó a picar el cuerpo de una manera extraña. Estaba inquieto. La abrazo y le digo: “Gordita así me vas a ver en la televisión, voy a ser famoso y vas a tener que acompañarme a los canales”. Me acosté cerca de la una de la mañana y al amanecer me dieron la noticia. Cuando me levanto, un mar de periodistas estaban en la puerta de mi casa. En un abrir y cerrar de ojos mi vida cambio. No podía asimilarlo. Empecé a llamar a Buenos Aires y nadie contestaba. Recuerdo que fui al segundo piso y mi mamá estaba parada viendo las noticias en la televisión que informaban sobre el accidente. En ese momento entré a mi cuarto, mire la foto que tengo con mi papá, desfogué un minuto y dije: “tú no te puedes haber ido”.

Inmediatamente viajó a Buenos Aires para traer el cuerpo de su padre y también de los demás miembros de Néctar, un trámite que llevó dos meses y que estuvo lleno de obstáculos.

“La gente me decía tú ya tienes tu familiar, llévatelo, por qué peleas por los otros. Les dije que yo sabía que estaba haciendo lo correcto, que no podía llevármelo solo sino que tenían que irse juntos y el día de hoy están todos juntos en el cementerio”, dice.

Cinco años después el caso sigue abierto y la familia espera que algún día se aclare, pero prefieren dejarlo olvidarlo para mantenerse tranquilos. Se habló de envidias, Su único consuelo está en saber que Johnny está descansando en paz.

El legado de Néctar
La tragedia, a decir de Deyvis, “sensibilizó” a la gente con respecto a la cumbia y fue determinante para este boom que ha vivido el género. Se rompió un muro que dividía clases y ahora temas “El Arbolito” son infaltables en cualquier fiesta de cualquier nivel social.

El “Bomboncito de la Cumbia” recuerda a Johnny Orosco como una persona alegre y muy talentosa. Cuenta que además de cantar, su padre estaba pendiente de cada detalle de sus canciones. Fue él quien grabó las características líneas de guitarras de “El Arbolito”, “Pecadora” y “Ojitos hechiceros”, dándole el toque que hizo tan popular a Néctar y que lo convirtió en uno de los grupos de cumbia más populares del Perú.

“No puedo ser malo con la vida, siempre le agradezco a Dios que me haya permitido pasar los momentos que quise con el. Una de las cosas que admiraba de él era su fortaleza para la vida. Nosotros que somos personas grandes sabemos cuan dura es la vida pero él llegaba a la casa y nunca había nada malo. Le daba vuelta a los problemas, siempre con su risa y con su lucha cambiaba y arreglaba todo”, dice.

Felizmente para él, la muerte es solo un paso otra vida, y sabe que algún día podrá reencontrarse con su padre

“Se convive toda a la vida con esto. Nunca uno va a dejar de llorar. El único consuelo es que mi padre está descansado y no sabe nada de esto. Y lo que yo le prometí y me prometí a mi mismo era que voy a dejar todo de mí aquí para que cuando me encuentre en la otra vida con él, nos abracemos y me diga que se siente orgulloso de mi. Para eso estoy trabajando ahora”, finaliza.


Fernando Pinzás
Editor de Espectáculos


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD