El seductor neurótico

De algún modo, todos somos Humphrey Bogard. Y no por el sombrero de lado, el cigarrillo entre dientes o la actitud ganadora y tal vez hasta pueril, sino que, ante una situación particular todos, y sino todos la mayoría, han hecho de sus cojones su mejor aliado y han afrontado su responsabilidad o sus fantasmas tratando de imitar a algún héroe o ídolo perdido.

| 12 marzo 2013 12:03 AM | Espectáculos | 1.9k Lecturas
El seductor neurótico
Manuel Gold y Pietro Sibille protagonizan “Sueños de un seductor” en el Teatro Larco

Más datos

DATO

La temporada va de jueves a lunes a las 8 pm., domingos 7 pm. y las entradas ya están a la venta en Teleticket y en la boletería del teatro.
1959

Es así cómo se presenta “Sueños de un seductor”. La obra de teatro escrita por Woody Allen que luego se volvió una película (1972) protagonizada por él mismo y dirigida por Herbert Ross. En esta ocasión, la puesta ha sido montada en el teatro Larco de Miraflores, y es dirigida por David Carrillo. El encargado de interpretar al protagonista es Manuel Gold, quien se introduce en los zapatos de un tipo neurótico e hipocondríaco que se cuestiona sobre el amor, la vida, las relaciones, el matrimonio y trata de olvidar a su esposa que acaba de abandonarlo.

El montaje no solo es interesante, pues cuenta con un elenco parejo y divertido (Joaquín de Orbegoso, Alina Ferrand, Vania Accinelli y Emily Yacarini) y con un actor cuya interpretación siempre es camaleónica: Pietro Sibille. El recordado “Santiago” es un Humphrey Bogard que cumple las funciones de Cyrano de Bergerac o de Pepe Grillo, ya que acerca y aconseja a Alan (Gold) a tomar ciertas decisiones para los que algunos parecen predestinados pero que, simplemente, a otros no les sale.

La obra dura noventa minutos y no tiene intermedio. Las líneas, que comprenden citas ácidas pero inocentes, hacen referencia a películas como Casablanca o El Sueño Eterno. Si cabe un término muy de moda, el personaje es “freak”, sin embargo reta al espectador a resolver preguntas básicas sobre la amistad, el amor, el egoísmo, las ambiciones y las preferencias sobre lo que se quiere o no de la existencia.

Cómo no mencionar la actualidad de una pieza teatral que nos ubica en el epicentro mismo de los problemas psicológicos que no parecen encontrar respuesta en la lógica más elemental, y que llevan a muchos a un psicoanalista o a convertirse en adictos a las pastillas. Hay que ir a verla. Es lo que algunos llamarían “comedia inteligente”.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
1.24662899971