De Causita a profesor

Omar García es un claro ejemplo que la pinta es lo de menos. Hace años protagonizó la telenovela “Demasiada belleza”, donde su personaje Cipriano, pese a no ser un típico galán, tenía rendida a sus pies a Vanessa Saba. Hoy es el “Causita”, que se luce con bellas modelos en un conocido comercial que lo sacó del anonimato al actor, un profesor de vocación que estuvo trabajando seis meses en la reconstrucción de Chincha, tras el terremoto del 2007.

| 08 febrero 2009 12:02 AM | Espectáculos |  3.8k 
De Causita a profesor
El Causita comparte la actuación con la docencia.
El protagonista del comercial del verano entró de casualidad a la actuación y cuenta cómo ayudó en la reconstrucción de Chincha.
3833  

-¿Cuánto influyó tu físico para que destacarás en televisión?
-Definitivamente, no reniego por mi nariz. Por mi físico me eligieron para protagonizar “Demasiada belleza”. Ahí comenzó todo, no lo busqué. No quería ser popular ni nada de eso, pues fui a un casting para ver qué ocurría. Ahí comenzó todo.

-Muchos no saben que viviste en Chincha y ayudaste en su reconstrucción luego del terremoto del 2007…
-Mi profesión, comunicador para el desarrollo, me llevó a Chincha. Los últimos seis meses del 2008 la pasé allá, fue una experiencia intensa. El terremoto fue el 2007, pero cuando fui no había un plan de reconstrucción en marcha ni en Pisco, ni en Chincha. La ciudad estaba en ruinas, era caótica la situación, la cual contrastaba con el optimismo y la alegría de su gente.

-¿Qué experiencia sacaste de todo esto?
-La realidad que se vive acá es distinta a la zona afectada. A pesar de todo, esa gente humilde no perdía la fe. La experiencia de vida que me dejó fue extraordinaria, diferente a la frivolidad de la televisión. Lamentablemente las únicas ayudas que llegaban eran de ONGs o extranjera, no del Estado.

-Lo vivido contrasta con lo frívolo de la farándula.
-Yo nunca busqué pertenecer a este rubro, mi profesión es otra. Incluso hace tres años soy profesor universitario. Lo del comercial se presentó como una oportunidad, pero lo mío es la docencia y el teatro. El mundo televisivo es algo asfixiante, no me interesa figurar, sólo hago mi trabajo, aunque no puedo negar que gracias a la telenovela “Demasiada belleza” (2003) mi vida cambió.

-¿Qué tan exigente eres como profesor?
-Lo normal. Enseño a chicos de 18 años y busco que el diálogo sea horizontal, no ser serio ni el malo de la película. Trato de aprobarlos a todos, si se puede, claro.

-Con qué personaje te quedas, Cipriano de “Demasiada belleza” o el Causita…
-Aunque no lo creas, aún me reconocen por Cipriano y por mi nariz.

Loading...


En este artículo: | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.