De Ayacucho a Berlín

La historia de Magali Solier es más impactante que cualquier película. Hace poco más de dos años vendía “puca picante” (el plato típico ayacuchano) en la plaza de armas de Huanta, para juntar dinero y pagar su viaje de promoción escolar al Cusco. Hasta que se cruzó en su vida la cineasta Claudia Llosa.

Por Diario La Primera | 15 febrero 2009 |  1.7k 
De Ayacucho a Berlín
Magali Solier
1723  

Claudia le preguntó si deseaba actuar en una película. En esa oportunidad sólo intercambiaron teléfonos. Sin embargo, al año, y un día antes de terminar la secundaria, Claudia le pidió que viaje a Lima para que realice la prueba. La jovencita, que no llegaba a los 20 años, venció a actrices profesionales y fue elegida (justamente por su naturalidad) como protagonista de “Madeinusa”, la ópera prima de Llosa. Logró muy buenas críticas.

La espontaneidad con que Magali interpretó el papel, la hizo inseparable de Claudia, quien considera a la ayacuchana como su “musa”. En su segunda película (“La teta asustada”) la cineasta volvió a convocarla. Los triunfos ahora saltan a la vista.

Pero Magali es una artista en todo el sentido de la palabra, pues no sólo se inclina por la actuación. La música es otra de las cosas que le apasionan. Por eso prepara un disco de folclore. En una ocasión manifestó que le gustaría ser como Yma Sumac.

A pesar de la fama adquirida con estas películas y otra más grabada con directores europeos, la joven actriz no ha dejado en el olvido ni a su familia ni a sus raíces. Suele regresar a su tierra, a su Huanta, para -como ella misma dice- “lampear” en su chacra. Hoy es la ganadora del Oso de Oro. Una historia de película, con un final que ni Hollywood hubiera imaginado…

Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario