Crónica de una noche de funk

Me encontré con el escritor Diego Trelles y su novia poco después de que Los Amigos Invisibles tocasen “Mentira”, la primera canción que estos venezolanos radicados en Estados Unidos posicionaron en las radios y en las cabezas de cuanto muchacho se excusaba con su novia para poder irse de juerga. Julio Briceño, el vocalista de esta agrupación, tenía puesta una polera a pesar de los casi 30 grados que registró la noche limeña, y aunque su temperatura corporal quizá haya ameritado el uso de la prenda, el tipo supo poner a bailar a los asistentes que para esa hora aún no pasaban de diez mil. “En cuatro”, se llama la canción más bailada y conocida de unos amigos invisibles que tienen mucha notoriedad. Con ese tema, y con la andrógina imagen de su tecladista meneándose como una culebra, los llaneros cerraron la primera presentación de la noche.

| 22 febrero 2013 12:02 AM | Espectáculos | 1.4k Lecturas
Crónica de una noche de funk
Jamiroquai, Illya Kuryaki and The Valderramas y Los Amigos invisibles se presentaron en el Estadio Nacional ante 15 mil personas

Más datos

DATO.

El concierto acabó a la 1.30 de la mañana y los grupos cumplieron con el horario preestablecido.
1401

El título del concierto era “Colors Night Lights”, y de verdad que hubo para todos los gustos. A un lado había un espacio cerrado publicitado por una conocida marca de cervezas en donde desfiló lo más selecto de la farándula local pero, honestamente, lo importante era el concierto, lo trascendente, en ese instante, era ver luego de una década, por ejemplo, a Illya Kuryaki and The Valderramas. Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur salieron al escenario vestidos de negro y con la actitud de dos músicos que saben lo que están haciendo. Ambos trataron al público de manera fraterna, con un “gracias, hermanos” luego de, por ejemplo, canciones como “Chaco” y “Remisero”. Luego, mientras la cerveza iba y venía como en todo concierto, pusieron a la gente a mover el “Coolo”, popularísimo tema con el cual ingresaron a nuestras casas en la década del 90, y que revolucionó la protesta, convirtiéndola en un mensaje entre lúdico y postmoderno. “Jennifer del Estereo” y “Yaguar House” reventaron el Nacional, mientras en la tribuna Occidente un grupo de personas hacía proselitismo político en contra de la revocatoria. Los argentinos se fueron y regresaron luego de que el público les pidiese “Abarajame”. Con ese tema cumplieron con los entusiastas, como uno que volteó a decirme “waaaa, esto es una locura…”.

El rey del funk
A las 11.30 la gente quería seguir bailando, aunque la falta de cerveza le pasó factura a varios. Con un sombrero verde y un poncho colorido, moviéndose de forma estilizada y armónica, apareció Jamiroquai. La banda conformada por once músicos, de la cual se puede apreciar con claridad el saxofón, la trompeta, el teclado, la guitarra y las tres guapas morenas que hacen los coros, tocó joyas como “Space cowboy”, “Main vein”, “Cosmic girl”, “Travelling without moving”, “Love foolosophy” y “Deeper underground”. A la mitad del show, Jamiroquai se introdujo en la ya legendaria casaca de la selección peruana de México 70, y aunque no cantó ni “Seven days in sunny june” o “Virtual Insanity”, todos, o casi todos, se fueron contentos a sus casas.


Leonardo Ledesma W.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD