Con alma de chico

Actriz que protagonizó a madre de Augusto Ferrando en miniserie “De pura Sangre” estaba disconforme con su sexualidad. Ahora se llama Ariel y espera cambiarse de sexo.

Por Diario La Primera | 16 mar 2009 |    
Con alma de chico
Ana María, ahora se hace llamar Ariel.

Ana María Varela Villar es actriz y cantante. En diversas ocasiones demostró su talento, como en el caso en la telenovela peruana “Cosas del amor”, donde dio vida a una vecina chismosa, o la miniserie basada en la vida de Augusto Ferrando “De pura Sangre”. Sin embargo, jamás se podía prever que detrás de ese rostro simpático de ojos grandes y mirada femenina, podía esconderse un hombre. El alma de un hombre.

Lo cierto es que Ana María, cansada de ser mujer y de tener en el casi anonimato su opción sexual, frente a las cámaras de “Reporte semanal” se destapó, dejó a un lado el maquillaje, y se mostró con los pantalones bien puestos, a confesar su verdad, la verdad del ahora Ariel, a sus 40 años.

“Siempre me decían que usara vestidos porque me veía linda, pero yo sentía que se me caía el mundo. Desde los 12 años fui un chico, hasta que me dijeron ‘eres una chica’ y no entendía cuál era la diferencia que había entre los dos sexos. Me olvidé de mí como persona, llegué a odiarme a mi misma porque disfruté la felicidad de los demás y eso me hizo infeliz”, manifestó Ariel que decidió mostrar su nueva identidad luego que su padre falleciera.

El artista espera juntar los 60 mil dólares que le hacen falta para someterse a la operación de cambio de sexo, una faloplastía. “Tengo que seguir un tratamiento de por vida, ya lo estoy haciendo hace un año y luego vendrán otras operaciones respectivas, hasta la faloplastía que no se hace acá, sino en EE.UU. y que cuesta 60 mil dólares. ¿Si tendrá la misma sensibilidad? Con esta operación se han dado muchos casos con éxito”, concluyó.

A los 17, primer amor
“A los 17 años me enamoré por primera vez, pero no tenía el cuerpo que debía tener para estar con ella. Me pregunté si yo era lesbiana, porque podía ser. Me le declaré, sin embargo no pude abrazarla sabiendo que yo tenía busto igual que esa mujer. Me sentí un monstruo y renuncié al amor”, indicó.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.